Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 s 2 s 2008 Precampaña electoral s El PSC se desploma en el sondeo de la Generalitat ESPAÑA 13 Batacazo del PSC Los socialistas catalanes caen diez puntos en intención de voto s Cobra auge el independentismo, pero no apoya a ERC ÁNGEL MARÍN BARCELONA. Los socialistas pagan la factura del apagón, del AVE y del caos de las infraestructuras con el castigo de la indiferencia política de una cuarta parte de su electorado en Cataluña. El PSC cae diez puntos en intención de voto de cara a las generales- -al pasar del 37,3 (en noviembre) al 27,1 por ciento- según los datos del barómetro de enero del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat. El resto de los partidos catalanes registran también un ligero descenso, excepto el PP, que sube tres décimas en intención de voto para situarse en el 5,3 por ciento. No obstante, los populares tienen un voto oculto histórico en Cataluña que podría hacerle superar los resultados (11,8 que logró en los anteriores comicios. CiU desciende sólo cuatro décimas en intención de voto, al obtener el 11,6 por ciento, aunque la federación nacionalista está ahora cuatro puntos por debajo del porcentaje de votos (15,7 obtenido en 2004. ICV pierde siete décimas y se queda en el 3,7 por ciento en intención de voto, mientras que ERC baja un punto y medio respecto al barómetro de noviembre (7,6 lo que significa que los republicanos pierel barómetro anterior (17,3 Además, los federalistas, los partidarios de un Estado catalán dentro de una España federal (36,4 superan, por primera vez, a los autonomistas, los que defienden que Cataluña sea una comunidad (34,8 Tan sólo un 3,8 por ciento de catalanes cree que debería de ser una región de España. En la presentación de estos datos, basados en 2.000 encuestas realizadas por el Instituto Opina entre el 21 y el 30 de enero, el director del CEO, Gabriel Colomé, atribuyó el peor resultado del PSC en intención de voto en los últimos cuatro años- -casi tres puntos menos que los resultados (29,9 obtenidos en los anteriores comicios- -al hecho de que los indecisos que en aquella ocasión votaron a los socialistas vuelven a la indecisión Es decir, una gran parte de los abstencionistas de izquierdas, que se movilizaron tras el brutal atentado del 11- M, no piensan acudir a las urnas el próximo día 9 de marzo para castigar la gestión del Gobierno de Zapatero y del tripartito de Montilla en el caos de Cercanías y de la llegada del AVE a Barcelona, entre otras crisis. El director del CEO anunció que la semana que viene presentará un estudio sobre la estimación del nivel de participación de los catalanes en las generales. Contenido íntegro del sondeo de la Generalitat en http: gencat. org EL DATO JUSTO PARA LA TENSIÓN ADECUADA Ninguna macroencuesta del CIS ha adelantado nunca los resultados de unas generales, pero suelen apuntalar las estrategias de campaña de los gobiernos tro ponía el listón a Aznar justo en los 176 escaños de la mayoría absoluta. Era una cifra que desmoralizaba a la entonces oposición socialista y animaba al electorado del PP a ir a votar para librar al Gobierno de los nacionalistas. Es imposible medir la influencia que ese sondeo tuvo, pero Aznar superó la barrera y sumó 183 escaños. Ante las elecciones de 1993 y 1996, el CIS sirvió las mismas tendencias que ahora: empate técnico o ligera ventaja para uno de los dos partidos. En las primeras, a Felipe González los sondeos le sirvieron para apuntalar su mensaje basado en el voto del miedo contra la derecha y salvarse de la derrota. En las de hace doce años, ni el CIS apostaba por el PSOE. Ganó Aznar, pero con una diferencia tan corta (1,2 puntos) que nadie esperaba. Como anillo al dedo, el 1,5 de esta macroencuesta del CIS encaja con las necesidades de la campaña del PSOE: mantiene la moral del votante fijo, crea incertidumbre en el menos fiel y sirve para movilizar a la izquierda en general para frenar al PP. Es el dato justo para crear la tensión adecuada. Pero si se cumplen las tradiciones del CIS, o bien ganará Zapatero por un margen más amplio, o bien se impondrá Rajoy. La inmigración, el principal problema La inmigración, con el 27,5 por ciento, es el principal problema de los catalanes, por encima del déficit de infraestructuras y del acceso a la vivienda, según el sondeo. La sensación de preocupación entre la ciudadanía aumentó notablemente tras la detención de un grupo terrorista islamista en el barrio del Raval, que pretendía atentar en el Metro de Barcelona. Uno de cada cinco catalanes muestra su inquietud por el aumento del paro y el funcionamiento de la economía. Vuelven los indecisos Ángel Collado den la fidelidad de la mitad del electorado que les apoyó en las pasadas generales. Paradójicamente, el auge del independetismo es uno de los datos más destacados del sondeo de la Generalitat. El mensaje soberanista ha calado en algunos colectivos de jóvenes desencantados e indignados tras la interrupción, por espacio de dos meses, del servicio de Cercanías de Renfe. Uno de cada cinco encuestados (19,4 apoya ahora la independencia de Cataluña, lo que supone dos puntos más que en Las diferencias se acortan en la misma medida que se amplía la preocupación en el PSOE por el relajo de su electorado. Entre el barómetro de otoño del CIS y la macroencuesta de enero- febrero, los socialistas se han dejado en el camino casi un punto de la escasa ventaja de 2,3 que tenían sobre los populares. No es por pensar mal- -la profesionalidad de los funcionarios del CIS está fuera de toda duda- pero el registro histórico de todas las macroencuestas del centro suelen encajar perfectamente con las estrategias electorales del Gobierno de turno. Además, los pronósticos quedan casi siempre alejados de los resultados reales que arrojan las urnas pocas semanas después. El sondeo oficial de 2004 quedó anulado con los atentados del 11- M y el partido que le supo sacar el PSOE en la jornada de reflexión. El CIS preveía una victoria de Rajoy por siete puntos. Zapatero ganó por cinco. Pero cuatro años antes, el Cen-