Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 CIENCIAyFUTURO VIERNES 15 s 2 s 2008 ABC La reprogramación celular elude el riesgo del cáncer Científicos japoneses transforman células del hígado en otras que se comportan como embrionarias y son seguras N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. La reprogramación celular, la técnica que sortea la utilización de embriones en medicina regenerativa, se encuentra más cerca de su aplicación terapéutica. Científicos de la Universidad de Kioto (Japón) han alejado uno de los problemas de seguridad que ponían en duda la utilización de células reprogramadas (iPS) en tratamientos. Los mismos investigadores que encontraron la fórmula para transformar una muestra de piel en células similares a las embrionarias han perfeccionado su técnica. Han hallado una vía más segura que evitaría el desarrollo de tumores en caso de implantarse. Los detalles de este nuevo éxito de la medicina regenerativa se publican hoy en la edición digital de la revista Science El experimento, dirigido por Yamanaka, se realizó con ratones a los que se implantaron células reprogramadas, transformadas a partir de muestras de hígado y estómago. A los seis meses del trasplante no había tumores. Yamanaka se ha perfeccionado a sí mismo para superar ese escollo. En esta ocasión, los investigadores no partieron de células de la piel, como en sus primeros experimentos. La reprogramación de células adultas se hizo a partir de hepatocitos (células del hígado) y del epitelio de la mucosa gástrica. Recurrieron al mismo retrovirus que actuó como vector para introducir también los mismos genes del otro estudio que permitieron la transformación. Pero en esta ocasión demostraron que el retrovirus no tuvo la necesidad de integrarse en la zona del genoma de la célula que dispara el riesgo tumoral. El descubrimiento despeja el camino a la utilización de estas técnicas en futuras terapias. El objetivo de la reprogramación es contar con unas células con todas las propiedades beneficiosas de las embrionarias, aunque sin su carga negativa. Las nuevas iPS cumplen con ese requisito, casi en su totalidad. Pueden convertirse en casi cualquier tejido y ser una fuente inagotable de neuronas, células musculares, cardiacas... para crear tejidos y órganos de recambio en el laboratorio. Listas para trasplante y sin rechazo inmunológico, porque partirían de una muestra del paciente. Además no plantean recelos éticos porque su obtención no pasa por la destrucción de embriones. El mayor escollo de las valiosas iPS era su seguridad. El pasado mes de noviembre el grupo de Yamanaka y otro de Estados Unidos demostraron que el santo grial de la medicina regenerativa era posible. Que se podía avanzar sin tener como compañero obligado el debate sobre el uso de embriones y la clonación terapéutica. Dos semanas después de aquel hito científico, otros científicos proporcionaron la prueba de concepto que se necesitaba para ver su eficacia en el tratamiento de enfermedades. El instituto Whitehead de Cambridge recurrió a la reprogramación para corregir una enfermedad hereditaria de la sangre, una forma grave de anemia. En el origen de esta anemia está la mutación del gen encargado de la hemoglobina. Las personas que lo padecen son anémicos crónicos y sufren numerosas complicaciones. La reprogramación y manipulación genética de las células de la piel curaron a un ratón modificado para ser un modelo fiel de esta patología. El trasplante celular logró generar células sanguíneas sanas que eliminaron cualquier rastro de la enfermedad. Era la prueba que se necesitaba para dar la bienvenida a una nueva forma para tratar las enfermedades. El sistema planetario descubierto (abajo) guarda semejanzas considerables con nuestro Sistema Solar (arriba) SCIENCE Prueba de concepto Descubren un sistema planetario análogo al solar a 5.000 años luz Su estrella es parecida al Sol y cuenta con dos planetas como Júpiter y Saturno S. B. MADRID. Un grupo internacional de astrónomos de once países ha descubierto un sistema planetario con una estrella de magnitud parecida al Sol, y dos planetas de características similares a Júpiter y Saturno, por sus masas y por la distancia que les separa de su sol. Uno de los autores de la investigación- -publicada en la edición de hoy de la revista Science Alison Crocker, astrofísico de la Universidad británica de Oxford, afirma que se trata del primer descubrimiento de un sistema planetario análogo al Sistema Solar, ya que los otros 28 sistemas multiplanetarios conocidos tienen planetas mucho más grandes y que giran en órbitas muy cercanas a su sol Hasta el presente han sido descubiertos cerca de 250 planetas extrasolares. Uno de los planetas de ese nuevo sistema solar tiene el equivalente al 70 por ciento de la masa de Júpiter, el otro equivale al 90 por ciento de la masa de Saturno, y sus distancias respecto de su estrella son de magnitudes análogas. En cuanto a su estrella, su masa es del 50 por ciento de nuestro Sol, ha sido denominada con las siglas OGLE- 2006- BLG- 109 L y se halla a 5.000 años luz de la Tierra. Ahora sabemos que los sistemas planetarios como el nuestro son, al parecer, bastante comunes según Michael Briley, director de programas de Astronomía de la Fundación Nacional de las Ciencias. La existencia de los dos planetas orbitando en torno a su estrella, y sus características, fueron descubiertas por medio del efecto gravitatorio conocido como microlensing o lente gravitacional- -su existencia fue predicha por Albert Einstein- Fueron revelados cuando su sol cruzó por el paso de otra estrella más distante, aumentando la luz procedente de ésta a causa de la curvatura que experimentaron los rayos. La técnica, perfeccionada Las células reprogramadas se comportan como las embrionarias para lo bueno y lo malo. Lo malo, en este caso, es que favorecen el crecimiento celular descontrolado y la aparición del cáncer. Para transformar una convencional célula adulta en una iPS también se recurre a virus para introducir genes (uno de ellos un oncogén) que permiten dar la vuelta al desarrollo biológico. Pero también añade más riesgo a la posible aparición de tumores. Seis meses después del trasplante de las células reprogramadas no había rastro de ningún tumor El hallazgo despeja el camino a la utilización de las nuevas células iPS en futuros tratamientos Más información sobre la investigación: http: www. eurekalert. org jrnls sci emb scipak pdf Aoi- 02- 15- 08. pdf Faltan años de investigación para llegar al paciente Paso a paso, la reprogramación celular se asienta como una nueva estrategia para abordar enfermedades incurables. Cada nueva investigación lo confirma. Shinya Yamanaka, el padre científico de la técnica es optimista, aunque opta siempre por la cautela. Tras el último trabajo que se publica en la revista Science el investigador de la Universidad de Kioto califica sus resultados de prometedores pero advierte que faltan años de investigación hasta que la reprogramación celular llegue a los enfermos Más información sobre los planetas: http: www. eurekalert. org jrnls sci emb scipak pdf gaudi. pdf Yamanaka pide tiempo para trabajar y poder utilizar las células iPS en pacientes. Su promesa es que hará el máximo para que su técnica llegue lo antes posible a los hospitales Conocedor de su potencial, el científico nipón camina con pies de plomo. De la reprogramación celular se ha dicho que acaba con todas las polémicas de tipo ético de la medicina regenerativa. Pero él ha sido el primero en pedir que la legislación regule su tecnología. Aseguró recientemente que su método ofrece herramientas sencillas para crear vida humana en el laboratorio, un avance que sí se inmiscuye de lleno en el campo de la ética. El poder de su hallazgo se puede emplear en hacer algo malo reconoció.