Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15- -2- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 99 Sólo las aguas cercanas a los Polos están libres del impacto de la mano del hombre Más del 40 por ciento de la extensión de los océanos sufre un nivel medio- alto o alto de cambios ecológicos ARACELI ACOSTA MADRID. La sombra de la mano del hombre sobre los océanos es muy larga. Tanto que sólo han quedado relativamente libres de su acción algunas zonas en los Polos. Ésta es una de las principales conclusiones que arroja el primer mapa de la huella humana en los océanos, que cubren el 70 por ciento del planeta, aunque de este mapa se desprenda que están menguando en cuanto a su capacidad para generar recursos. Y es que los impactos son muchos y variados- -en esta ocasión los investigadores han estudiado 17 actividades humanas- muchos de ellos ocurren simultáneamente en un mismo lugar y van desde la pesca y la contaminación hasta el cambio climático, aportando una imagen de cómo y dónde nuestras actividades están perjudicando a los mares. Y las regiones más afectadas son el Caribe oriental, el mar del Norte y las aguas de Japón, según este nuevo mapa, presentado en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, celebrada en Boston, y que hoy publica la revista Science Nuestros resultados reflejan que cuando se suman éstos y otros impactos individuales, el cuadro general es mucho peor de lo que habíamos imaginado aseguró el autor principal de la investigación, Benjamin Halper, del Centro Nacional para la Ecología de la Universidad de California. El equipo de Halper recopiló datos de diferentes fuentes y los volcaron en un modelo que asignó a cada kilómetro cuadrado de océano un valor único. Este valor refleja el conjunto de impactos de todos los cambios inducidos por los humanos en ese espacio en concreto. Y el resultado revela que no hay ninguna área del océano que esté completamente a salvo de las actividades humanas. En cada uno de los kilómetros cuadrados de nuestros mares están ocurriendo cambios ecológicos debidos a causas antropogénicas, dice textualmente el estudio. Por eso, en la escala de afección que han utilizado HUELLA HUMANA EN LOS OCÉANOS Caribe oriental no existe el valor 0, sino que el más bajo se refiere a un impacto menor de 1,4. En este sentido, y aunque muchas zonas de las regiones polares aparezcan por ahora por debajo de esa cifra- -también el Estrecho de Torres, al norte de Australia- los investigadores advierten de que es probable que, a medida que el cambio climático caldee esas áreas, la mano del hombre acabe llegando hasta allí con toda su fuerza destructiva. No obstante, este análisis no tiene en cuenta la polución atmosférica, que es particularmente alta en el Ártico. Donde ésta ya ha llegado es a un 41 de los océanos con un impacto medio- alto y alto. Y aunque el porcentaje donde las afecciones han sido muy altas sólo representan el 0,5 de los mares, en cifras absolutas este Mar del Norte porcentaje representa una superficie de más de 2,2 millones de kilómetros cuadrados. Los ecosistemas más tocados son las plataformas continentales, los arrecifes rocosos, los arrecifes de coral, las praderas y las montañas submarinas. Y además de las regiones antes citadas (Caribe oriental, Mar del Norte y aguas de Japón) los investigadores identifican otras zonas con luz roja el mar de la China, en su Aguas del Japón parte meridional y oriental, la costa este de Norteamérica, el mar Mediterráneo, el mar Rojo, el Golfo Pérsico y partes del Pacífico occidental. Según explica John Bruno, de la Universidad de Carolina del Norte y uno de los autores del trabajo, esta nueva base de datos revela por primera vez la magnitud, extensión geográfica y localizaciones precisas del calentamiento del océano. Armados con esta información, los investigadores pueden ahora comenzar a enfrentar el problema mayor de comprender y prever cómo el calentamiento del océano impactará sobre los ecosistemas marinos Asimismo, los resultados ayudarán a clasificar un orden de prioridad para los proyec- Estrecho de Torres tos de conservación marina. Por ejemplo, las zonas de pesca pueden modificarse y las rutas de navegación redefinirse para disminuir los impactos en ecosistemas sensibles. Pero esta investigación también ha servido para confirmar una tendencia muy preocupante: están emergiendo nuevos contaminantes, que acaban sin remedio en nuestros mares. Así, de los 30.000 compuestos químicos que se comercializan en Estados Unidos y Canadá, unos 400 no se descomponen y acaban afectando y acumulándose en la cadena trófica. De éstos, el 75 nunca han sido estudiados. Kilómetro a kilómetro Proyectos de conservación Las regiones más afectadas por la acción humana son el Caribe, el mar del Norte y las aguas de Japón Para acceder a los mapas: http: www. nceas. ucsb. edu Global Marine ABC Impacto muy bajo Impacto bajo Impacto medio Impacto medio alto Alto impacto Impacto muy alto