Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 2 s 2008 Festival Internacional de Cine de Berlín VIERNES deESTRENO 95 No hay ninguna democracia en Europa que haya pasado por lo que está pasando Italia Nanni MorettisDirector de cine que ha presentado en la Berlinale la película Caos calmo POR TONI GARCÍA SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. Cáustico, echando mano de su habitual punto de soberbia pero de magnífico humor, el director italiano Nanni Moretti charló con ABC en un apartamento privado cerca de la sede de la Berlinale. La reciente polémica con los obispos le ha mantenido caliente en la ciudad alemana. Y todo a propósito de una escena de sexo en su última película- -como actor- Caos calmo demonizar la televisión... Así no vamos a ninguna parte. Todos esos chavales han crecido en esta situación en la que les parece normal que un tipo que tiene tres televisiones se presente cada año a las elecciones. No una, ni dos, ni tres veces, sino cinco. -No es eso, pero estoy seguro de que no hay ninguna democracia en Europa que haya pasado por lo que está pasando Italia. -No es lo mismo. Esta mañana un periodista francés me hablaba de Sarkozy... ¡Sarkozy no es Berlusconi! No se parecen en nada. Lo de Italia no tiene parangón, entiendo que todo el mundo nos encuentre incomprensibles... Realmente lo somos. ¿Esperanza en el futuro? -Aquí es donde debería decir que sí, supongo, debería levantarme y decir creo en la juventud de Italia pero lo cierto es que no creo en ella en absoluto. -Entonces, ¿renuncia? -En Polonia tampoco parecen muy contentos... -Así que el título de su película Caos calmo podría venirle al pelo a su país. ¿Qué opinión le merece el hecho de que Berlusconi vaya a ser el más que probable ganador de las próximas elecciones en su país? -Sólo a medias, Italia es un caos, pero de calmado nada. -Mira, aquí hay dos cosas: primero, la prensa italiana que tiene una irritante tendencia a magnificar las cosas y a crear polémica. Segundo, la iglesia, que en mi país tiene la costumbre de meter la nariz en todas partes. Lo que más me sorprende es el punto de surrealismo al que llegan algunos: estuvieron llamándome todo el día... Bueno, mi teléfono no lo tienen, pero llamaron al productor, al director, etc. El caso es que como todos nos habíamos puesto de acuerdo en no decir nada, acabaron llamando a mi madre... Es increíble. ¡A mi madre! Ya me pasó algo similar con la película El caimán cuando todos hablaban de la película y nadie la había visto, es algo a lo que estoy acostumbrado. -Parece que cada vez que se estrena una película suya alguien se molesta... El director Nanni Moretti, ayer en Berlín AFP El cine español pone mesa y mantel en el Festival E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. Se acaban las películas y no llega la película Ayer soltaron otras tres a concurso y lo más destacable de ellas fue la interpretación de Kristin Scott Thomas. Y las grandes preguntas son: ¿Cómo en una sección oficial en la que casi todo ha sido medianía no ha podido entrar ni siquiera una película española? ¿No debería el Ministerio de Cultura o el Instituto de Cine preguntarse si han hecho lo suficiente para que éste o cualquier otro festival lleve cine español en su programa oficial? Porque, lo cierto, es que no metemos ni de canto una película en un festival importante. Lo más cercano a lo esencial que ha estado el cine español en esta Berlinale ha sido Isabel Coixet con su película americana y con Penélope Cruz, y ayer José Luis López Linares, que presentaba fuera de concurso un documental titulado El pollo, el pez y el cangrejo real un divertido e intrigante seguimiento de la participación de Jesús Almagro, cocinero y chavalote en el campeonato Bocuse d Or en el que los mejores cocineros del mundo combaten casi como en el circo romano. La película es una delicia y lo que hacen ellos con los animalillos del título, otra. De haber estado en la competición, al menos el premio de interpretación para Jesús Almagro caía. Kristin Scott Thomas es una actriz elegante, seca y serena como un modigliani, y en la película francesa Il y a longtemps que je t aime... de Philippe Claudel, tiene un cometido con una pendiente del cien por cien, una pared lisa: interpreta a una mujer que sale de la cárcel, en la que ha estado quince años por haber matado a su hijo de seis años. Tela. El personaje tiene tanta vida como un pollito rosa en manos de unos gamberros, y el reto de la película consiste en alentársela a nuestros ojos; es decir, que permanezcamos a su lado y a ver qué pasa... Francesa al fin y al cabo, Il ya longtemps que je t aime... se entretiene ella- -mientras que el que mira, no tanto- -en personajes de bofetada ¡esos amigos! y en conversaciones de arcada (Rohmer sí, Rohmer no... pero se y te mantiene alerta porque esa actriz de gesto entoldado ha de explicarse en algún momento ante la pantalla. Las otras dos películas a concurso eran Corazón de fuego de Eritrea, aunque producida por Alemania y dirigida por el italiano Luigi Falorni; y Restless película neoyorquina aunque dirigida por el israelí Amos Kollek (que se hizo moderadamente célebre con Fast food, fast woman Buenísima intención en la primera, que se centraba en una niña enredada en las guerrillas de liberación pero con no sé qué talentos ese Luigi conseguía que el espectador viera eso tan impactante como si tal cosa. -Bueno, yo creo en el juego limpio, y lo que no puede ser es que uno de los candidatos posea tres televisiones, y a todo el mundo le parezca normal. Puedo asumir, aunque me sepa muy mal, que Italia es un país de derechas, porque al fin y al cabo la derecha siempre acaba ganando, pero lo que no puedo aceptar es que esto parezca una carrera de 100 metros donde uno de los atletas adelanta la línea de salida 20 metros. ¡Así hasta yo podría ganar! Lo peor es que la gente de derechas dice que eso no tiene ninguna importancia, que la televisión no tiene tanta influencia; y los de izquierda dicen que lo que no podemos hacer es