Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 2 s 2008 MADRID 65 Joyería con acento de Madrid Su padre, Alejandro Gayubo, fundó la empresa hace cincuenta años. Hoy son sus hijas, Almudena y Pilar, quienes recogen el testigo para continuar con la saga familiar vinculada a la joyería. Una tradición que, poco a poco, va desapareciendo en la ciudad POR MABEL AMADO MADRID. Aunque la región cuenta con una gran tradición joyera, poco a poco los condicionantes de seguridad y los cambios generacionales han ido transformando la imagen del sector. La desaparición de la figura de aprendiz y el centenar de robos de media que padecen los talleres y tiendas van dejando un nubarrón negro en el horizonte de la joyería. Por eso, descubrir cómo una familia madrileña continúa la tradición y, además, mantiene todos sus servicios en la misma región, es digno de alabanza. Hablamos de Gayubo, una empresa que comenzó de forma casual. Como relata Pilar Gayubo, a mi padre siempre le gustó la artesanía, aunque trabajaba en la Casa Real del Mueble. Tras una baja a consecuencia de una herida en la mano, se incorporó como ordenanza al Gremio de Joyeros Fue este colectivo el que le dio la oportunidad de conocer las tiendas y a los comerciantes. Con el tiempo, y como autónomo, se dedicó a mediar entre ambos, primero vendiendo estuches para joyería hasta que puso un taller propio. Tras dedicarse durante años a la distribución, hace apenas cinco, animado por sus hijas, creó la empresa de alta joyería Gayubo. La necesidad de dar un aire nuevo al negocio y de crear una marca propia fueron decisivas. Ahora, aunque el fundador ya está jubilado, Pilar (gemóloga) y Almudena (diseñadora) siguen con las riendas del negocio, siempre con la ayuda y experiencia de su padre. Ahora mismo está en Tucson (Arizona) donde se celebra la mayor feria de bruto del mundo afirma Pilar, quien reconoce que la compra de piedras y oro es la única actividad que realizan en el extranjero. El resto del proceso para crear una joya se lleva a cabo en España. Y recién inaugurado el principal encuentro de la industria joyera en nuestro país, Iberjoya (abrió sus puertas ayer, 14 de febrero) animamos a ambas expertas a mostrarnos su nueva colección. Como reconocen, siguen una línea de diseño clásica y atemporal para poder llevar las joyas todo el día y en cualquier ocasión, incluso con vaqueros. Y es que, ambas tienen muy presente siempre al colectivo juvenil en sus propuestas, aunque se trate de alta joyería. Por ello, sus piezas están basadas en el oro blanco, en el origen y pureza de formas de las gemas, en la transparencia de los diamantes y en los colores de la esmeralda, el rubí y el zafiro. Un buen fondo de armario y de... joyero Las joyas son el complemento de la ropa y, por ello, igual que tendemos a organizar un fondo de armario, deberíamos tener alguna pieza indispensable en nuestro joyero. Como reconocen las hermanas Gayubo, un chatón de brillantes sería la pieza ideal. Y es que, con unos pendientes así, cualquier prenda de ropa se luce en todo su esplendor. Después ya habrá tiempo para combinarla con una pulsera. Aunque muchas mujeres piensen que la pieza imprescindible es un anillo, ambas expertas reconocen que no es así. El anillo es mucho más sentimental; un recuerdo de la boda, del nacimiento de un hijo o de un hecho trascendental de la vida. Sin duda, es un básico más de regalo afirman. Tomen nota... ABC Su nueva colección, titulada Orgánica se inspira en la naturaleza. Arriba, pendientes; a la derecha, un broche ren llegar a una amplia franja de edad y realizan pendientes desde 400 euros. Dentro de nuestras colecciones siempre tenemos una línea básica a la que puede llegar el joven. Un fabricante nunca se puede olvidar de ellos y debe recordar una máxima: Con una joya, una mujer siempre está mejor que sin ella dicen. Sin embargo, su línea de alta joyería está dirigida a un pú- Formas geométricas Con una clara inspiración en la naturaleza y las formas geométricas, su nueva colección lleva por título Orgánica por lo que recuerda las formas vegetales. Sin olvidar nunca la pieza básica con la que irrumpieron en el mercado- -unos clásicos chatones con brillantes con un precio muy ajustado- continúan realizando diseños que recuerdan su marca de identidad: anillos de oro blanco y brillantes, brazaletes, gargantillas de diamantes con oro blanco y esmeraldas... Aunque reconocen que la brillantería siempre se ha relacionado con gente mayor y con un elevado precio, ellas quie- Espectacular brazalete de oro blanco y brillantes Iberjoya blico con un mayor poder adquisitivo con el objetivo de que la joya sea, por su valor, reconocida como objeto configurador. Si a esta premisa unimos que la empresa controla todos los procesos de la fabricación, podemos afirmar que su imagen de marca está más que consolidada en el sector. Y si preguntamos cómo son los nuevos diseños, responden al unísono que se ha vuelto a los setenta y ochenta. Calabrotes, brazaletes, broches estilo Audrey Hepburn (Alejandro Gayubo es un gran enamorado de estas piezas) pendientes muy grandes o muy pequeños... Y sobre todo, recuerdan que está volviendo el oro amarillo, a pesar de que el brillante luce más con el blanco. Desde ayer, muestran en Iberjoya sus nuevas propuestas de broches de doble clip y tiaras que se transforman en collares. Como se puede apreciar, la experimentación es una de sus principales apuestas para la próxima temporada. No en vano, investigan para recuperar la parte artesanal de la joyería que ya estaba perdida... Vuelta a los setenta y ochenta