Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 2 s 2008 MADRID 59 Cinco víctimas en lo que va de año Con este de Arganda, ya son cuatro los sucesos relacionados con la violencia doméstica. Han muerto 4 mujeres y el hijo de una de ellas. Estos son los casos: 17 enero. Un hombre mata a su pareja a cuchilladas y estrangula al hijo de ésta en su piso de Alcalá de Henares. Se entrega voluntariamente. Las víctimas son Yolanda B. P. 46 años, y su hijo Andrés A. B. de 11. El agresor es el cubano Lázaro A. A. 22 de enero. Constantin B. rumano, prende fuego a su novia, Alexandra B, rumana también, en un descampado de Alcalá de Henares tras una discusión en el coche. Luego avisa al 112 y es detenido. 6 de febrero. Ángel R. C. español, de 19 años, es detenido después de que su pareja sentimental, la peruana Lucía C. B. de 20 años, muriera al caer a la vía pública desde un quinto piso. Ocurrió a primeras horas de la noche en el número 100 de la calle de Atocha, en Madrid capital. Puerta precintada del piso en el que se cometió el asesinato ayer en Arganda del Rey JAIME GARCIA Acuchilla a su mujer el Día de los Enamorados y se entrega a la Policía El cadáver de María Sagrario D. E. tenía múltiples heridas por arma blanca s Su marido confesó dos veces el crimen s La pareja estaba en trámites de separación MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Nadie escuchó nada. Ni ruidos, ni pelea, ni gritos. Arrancaba la mañana de ayer, San Valentín, el Día de los Enamorados, una fecha en la que María Sagrario D. E. perdía la vida tras las múltiples cuchilladas que, supuestamente, le asestó su marido, José Eladio F. G. Ocurría en el domicilio familiar, en la tercera planta, puerta D, de la calle Niño Jesús número 1 de la localidad madrileña de Arganda del Rey. Los vecinos no daban crédito a lo ocurrido y la familia estaba destrozada. Esta es la cuarta muerte por violencia de género en lo que va de año en la Comunidad de Madrid y la décima en toda España. El bloque de viviendas de la calle Niño Jesús número 1 era ayer un hervidero. Corrillos y caras tristes, de sorpresa también. Ninguno de los vecinos podía comprender lo que acababa de pasar, unas pocas horas antes, en el domicilio familiar de María Sagrario, de 46 años, y de José Eladio, de 49. Se desconocen los motivos de esta tragedia porque, según lo mismos vecinos, poco hacía sospechar tan fatal desenlace. Lo cierto es que, a media mañana, José Eladio salió de la vivienda y se dirigió a la empresa de limpieza donde trabajaba María Sagrario- -situada en la calle Canes, en el polígono industrial cercano a La Poveda- para confesar ante los compañeros de su mujer, lo que había hecho. Nos dijo: La he matado Nos quedamos helados aseguraban algunos de estos compañeros de la víctima. Al parecer, desde allí mismo se dio aviso a la Policía y a la Guardia Civil. A continuación, y según diversos testimonios, el supuesto agresor se dirigió al Centro Integral de La Poveda- -lugar que ambos visitaban a menudo- -donde ratificó lo que muy poco antes acababa de hacer. A la salida de dicho centro integral, en la plena vía pública, José Eladio fue detenido por los agentes policiales. No parece que opusiese resistencia. Algunos testigos presenciaron cómo le esposaron y trasladado a las dependencias policiales. Mientras, el cuerpo de María Sagrario permanecía en el domicilio familiar. Hasta allí llegaron dotaciones policiales, de la Guardia Civil, de los bomberos y de Emergencias. La puerta de la vivienda fue abierta a base de mazazos. Al entrar, se encontraron el cadáver de la mujer, que yacía en un gran charco de sangre. Los facultativos nada pudieron hacer por su vida; sólo certificar su muerte. El cuerpo presentaba múltiples heridas por arma blanca. Los vecinos comentaban ayer que la pareja estaba en trámites de separación. De hecho, en la terraza principal de la vivienda está colgado un cartel: Se vende Se supone que esta venta era para el reparto de los bienes gananciales tras la separación que el matrimonio estaba tramitando. María Sagrario era una mujer muy querida en su barrio. Trabajaba en una empresa de servicios de limpieza y estaba muy bien valorada. José Eladio había sido operado de una lesión coronaria hace pocos meses y se encontraba sin trabajo, según los vecinos. Al parecer, también padece depresión. Ambos tenían una hija, Gema, que es profesora de inglés y se había casado recientemente. Ayer, la joven tuvo que ser atendida por los servicios de Emergencias por una crisis de ansiedad aguda. Ella y su abuela paterna- -ésta última habita a pocas manzanas de donde se cometió el crimen- estaban siendo arropadas por los vecinos de sus padres. A media tarde, ambas salieron del bloque Niño Jesús número 1 con aspecto cansado, el rostro marcando su pesar y con la mirada perdida. No quisieron hacer declaraciones. No hacía falta. El dolor ya había dejado huella en sus caras. La joven, pelo corto y rubio, vestida con pantalón va- Operado y con depresión quero y abrigo de color claro, fue introducida por sus familiares en un coche con rumbo desconocido. Igual ocurrió con la abuela- -madre de José Eladio- -que, con la cara descompuesta, se iba apoyando en varias vecinas y familiares. Laura Vázquez vive en el primer piso del número 1 de la calle Niño Jesús. Tiene aproximadamente la misma edad de Gema. Cada uno en su casa sabe lo que hace y lo que pasa. Desde luego, nadie nos imaginábamos este final. Eran muy agradables y muy educados. Todas esta cosas las ves en la tele pero cuando pasan a tu lado Es que te quedas de piedra. Yo conocía más a la hija, a Gema, porque hemos sido compañeras de colegio Otro vecino aseguraba que eran gente normal. Si les iba mal, no trascendió. De todas formas, yo no tenía gran amistad con ellos Sin embargo, Ricardo Sanz, que también vive en el bloque, sospecha que sí había algunos problemas entre el matrimonio. Alguna vez, y la última no hace mucho, ha venido la policía para poner orden. Las cosas pasan pero nunca te imaginas que puedan llegar a estos extremos El Ayuntamiento de Arganda del Rey ha convocado para hoy, a las doce de la mañana, una concentración de repulsa por la muerte de su vecina María Sagrario. Hoy, concentración En un charco de sangre La hija de ambos, Gema, y su abuela paterna tuvieron que ser atendidas por una crisis de ansiedad El domicilio familiar está en venta, según reza en el cartel que cuelga de la terraza principal 016 Teléfono de ayuda a la mujer maltratada