Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 2 s 2008 ECONOMÍA 45 Tres años de cárcel para De la Rosa por el caso Grand Tibidabo El empresario y los otros acusados, absueltos de fraude fiscal J. GUIL BARCELONA. Trece años después de iniciarse la causa, llegó la sentencia. Javier de la Rosa fue condenado ayer por la Audiencia de Barcelona a tres años de cárcel por un delito de apropiación indebida de 68 millones de euros de Grand Tibidabo, aunque quedó absuelto del delito de fraude fiscal. El empresario recibió la noticia en la cárcel de Figueres (Gerona) donde ingresó el pasado 21 de enero para cumplir una condena por el Caso Kio Según la sentencia por el macroproceso por la descapitalización de Grand Tibidabo, la Audiencia de Barcelona también ha condenado a un año de cárcel al director general y presidente de la compañía, Joan Cruells, al ex presidente del Consorcio Nacional del Leasing (CNL) Florencio Cerdà, y al ex representante de Fitinvest, Ramón Fiter, también por un delito continuado de apropiación indebida. Asimismo, el ex empresario y ex diplomático Manuel de Prado y Colón de Carvajal fue condenado a a tres meses de cárcel por apropiación indebida. La sentencia confirma sí el acuerdo extraprocesal al que llegaron, a cambio de una rebaja en la pena y la retirada de los cargos por fraude fiscal, la Fiscalía y el resto de las partes a excepción de la abogacía del Estado, que representaba a la Hacienda Pública y reclamaba que De La Rosa y otros acusados fueron condenados por defraudar al fisco. En su sentencia, la Audiencia se extiende en el controvertido asunto del impago de impuestos a Hacienda por las operaciones fraudulentas ahora castigadas, hecho por el cual el Abogado del Estado reclamaba una condena como responsable civil para la compañía Grand Tibidabo. Los magistrados han valorado las consecuencias que están en juego que no son otras que ver si el ingente número de perjudicados (más de 10.500 accionistas de Gran Tibidabo, ahora en quiebra) por este proceso podrán recuperar parte de los ahorros perdidos. (Para ello, deberán reclamar por la vía civil) En la sentencia, la Audiencia destaca que con las distintas operaciones fraudulentas que cometieron- -desfalcos, comprar unas acciones de CNL (posteriormente Grand Tibidabo) con fondos de la empresa para beneficio propio, falsear cuentas, etc, los acusados no actuaron para la sociedad, sino contra los intereses de la misma y en beneficio propio. Por tanto, dictamina que los accionistas de la sociedad son los verdaderos y reales perjudicados por los hechos que se cometieron y considera inaceptable que deban sufrir, al propio tiempo, las consecuencias por una condena por responsabilidad civil por presunto fraude fiscal. De la Rosa, durante el juicio por el caso Grand Tibidabo JOB VERMEULEN La sociedad, la perjudicada