Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 2 s 2008 INTERNACIONAL 39 El Senado ilegaliza los simulacros de ahogamiento de la CIA y Bush vetará la ley ANNA GRAU CORRESPONSAL NUEVA YORK. El Senado norteamericano respaldó ayer por 51 votos a favor y 45 en contra la ley procedente del Congreso que prohíbe terminantemente a la CIA utilizar el simulacro de ahogamiento como método de interrogatorio. La Casa Blanca ha anunciado que el presidente George W. Bush utilizará su poder de veto contra esta ley. Lo que está en juego no es sólo que la CIA no vuelva a hacerlo nunca más, sino qué pasa con sus agentes que ya lo han hecho. La CIA pidió, y obtuvo, un informe favorable del Departamento de Justicia de la época como cobertura legal de sus acciones. El actual fiscal general del Estado, Michael Mukasey, se ha declarado incapaz para perseguir algo que su Departamento autorizó en el pasado. Pero las Cámaras legislativas ya no van a dejar pasar ni una. Otra cosa es que Bush vete la ley, como ya anunció que haría, con el argumento de que esta norma interfiere las posibilidades de efectuar interrogatorios lícitos de prominentes terroristas de Al Qaeda para obtener informaciones que salven vidas. Pero parece que al presidente en este caso le va a resultar más fácil vetar que convencer: se da la circunstancia de que precisamente el uso de técnicas ilegales de interrogatorio puede comprometer los seis procesos abiertos contra presos de Guantánamo, para los que se solicitan otras tantas penas de muerte, por considerarles artífices de los atentados del 11- S. Además, recientes informaciones han dejado en ridículo a la CIA y a sus chicos duros que saltándose la ley y la ética a la torera no han conseguido casi ningún dato de interés sobre Al Qaeda, mientras que el FBI, mucho más respetuoso de la legalidad, sí ha sacado algo en limpio. Los entusiastas de la mano dura dicen que sin que la CIA ablandara primero a los interrogados, el FBI no habría tenido éxito. Pero por ahora no es esa la hipótesis que tiene más éxito. Hasta el favorito para la nominación presidencial por parte del bando republicano, John McCain, está en contra del simulacro de ahogamiento y de toda tortura. Ya la padeció él bastante cuando era prisionero en Vietnam. El candidato presidencial demócrata Barack Obama, ayer en la sede del ayuntamiento de la localidad de Racine AP Ni Obama ni Hillary van a llegar hasta el número clave de los 2.025 delegados Los demócratas se enfrentan al fiasco de terminar el ciclo de primarias en junio sin que ningún candidato haya superado la cifra requerida para la nominación PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de la abundante cobertura televisiva de estas primarias está llamando bastante la atención el muro mágico utilizado por la CNN. Una futurista pantalla interactiva sin botones- -Multi- Touch Collaboration Wall- -que ayuda a analizar con un alarde de gráficos todo tipo de resultados electorales, condado por condado si es preciso. El artilugio permite también visualizar proyecciones y durante estos días se le han introducido los mejores resultados posibles tanto para Hillary Clinton como para Barack Obama en las primarias todavía por celebrar. Las simulaciones han dado un resultado común: ninguno de los dos va a llegar al número clave de 2025 delegados requerido para asegurarse la nominación del Partido Demócrata. Ayer, el New York Times en portada, confirmó la misma matemática frustrante que supone para los demócratas la cada vez más creciente posibilidad, a partir de sus repartos de delegados por criterios de proporcionalidad, de terminar el ciclo de primarias en el mes de junio sin un candidato ganador. A falta de un quórum suficiente de delegados electos, la nominación quedaría entonces en manos de la plana mayor del partido, los ya famosos 796 superdelegados Se trata de una élite que empieza a enfrentarse al dilema de cómo dirimir esta inesperada situación, entre advertencias de que si esta especie de cisma se prolonga hasta la convención nacional de este verano, habrá un precio que pagar ante las generales de noviembre. El bando de Obama, que desde las primarias del río Potomac presenta una ventaja limitada en el frente de los delegados electos, insiste en que los superdelegados deben pronunciarse por el candidato más aventajado en las urnas. Pero el de Hillary Clinton, con mayores respaldos declarados entre la jerarquía del partido, insiste en que esta decisión debe ser libre y condicionada únicamente a los méritos de cada candidato para ganar y hacer un mejor trabajo en la Casa Blanca. Anoche se dio a conocer que Hillary Clinton ganó las primarias de Nuevo México del pasado 5 de febrero. Según Brian Colon, responsable del Partido Demócrata en ese estado, Hillary obtuvo 73.105 votos frente a los 71.396 de Obama La ex primera dama también está presionando al Partido Demócrata para que acepte los resultados obtenidos en Florida y Michigan. Esos dos estados se colaron sin permiso durante enero, en primera fila del calendario de primarias, con la penalización de no contarse sus delegados. Pero ahora Clinton exige que esos resultados, que tanto la favorecen, sean admitidos y contabilizados. Obama argumenta que esta demanda ignora las reglas del juego acordadas por el Partido Demócratas y el acuerdo entre todos los candidatos para boicotear los comicios no aprobados de Florida y Michigan. Según el director de la campaña del senador por Illinois, David Plouffe, ahora que les sirve a sus intereses políticas, están intentando re- escribir las reglas firmemente establecidas, pero no creo que haya mucha tolerancia hacia ese tipo de maniobras ni en el país ni el comité nacional demócrata Los republicanos carecen de este tipo de incertidumbres y peleas al quedar clara la ventaja de John McCain. El candidato dispone de 843 delegados de los 1191 requeridos para conseguir la nominación. Además, su rival Mitt Romney anunció ayer públicamente su respaldo al senador por Arizona, solicitando a sus 280 delegados que sigan la misma pauta. La decisión de Romney se considera como relevante dentro de los esfuerzos de unidad en el seno del Partido Republicano, cuyos sectores más conservadores no acaban de respaldar a McCain. Convencer Hillary gana en Nuevo México Mitt Romney anuncia públicamente su respaldo a la candidatura del senador John McCain ABC. es Especial Quién es quién en la carrera hacia la Casa Blanca en abc. es internacional