Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion JUEVES 14- -2- -2008 ABC PARRILLADA MIXTA Jesús Lillo CIENCIAS Y HUMANIDADES iempre discutible, a Mercedes Milá hay que agradecerle la pasión que a sus años y con la experiencia que acumula sigue poniendo en todo lo que hace, actitud que la convierte en un raro ejemplar entre la fauna juvenil- -gritona, sobreactuada, pasada de rosca, laca y postura- -que domina el ecosistema televisivo. No es hora de descubrir el talento de una profesional que desde hace décadas sobrevive en la pantalla por su asombrosa capacidad para seguir emocionándose con la constante reinvención de su personaje mediático, pero sí de reivindicar su aportación al mundo de la ciencia, injustamente olvidada por una audiencia, genéticamente distraída, que sólo repara en lo accesorio y desestima el significado y la proyección de las cosas que salen por la tele. Primero fue el rumboso experimento sociológico de Gran Hermano y el pasado martes fue la clave para descifrar el misterio del sexo de los ángeles. Partiendo de la operación de reasignación a la que fue sometido un travesti de la última edición de su programa, Mercedes Milá dio con un hallazgo que, según dijo en la gira promocional previa al pase del docudrama, servirá para futuras intervenciones médicas Esto no está pagado. En los platós, a Mercedes Milá le gusta ponerse ropas estrafalarias y complementos a juego, pero es la bata de investigadora- -ciencias y humanidades- -con la que da la talla. S Patrick Varrone, presidente del sindicato de guionistas, comunica el fin de la huelga AP Punto final a la huelga de guionistas Después de tres meses de angustia, el 93 de los huelguistas votaron a favor de regresar a la actividad laboral, aunque el acuerdo se ratificará el 25 de febrero ANNA GRAU S. E. NUEVA YORK. Los guionistas de EE. UU. vuelven a trabajar. Tal y como se preveía, votaron masivamente a favor de no esperar a la ratificación definitiva del acuerdo con los estudios de cine y cadenas de televisión para poner fin a la huelga iniciada el 5 de noviembre. Este acuerdo se votará el 25 de febrero, pero oficiosamente está vigente desde ayer. Un 93 de los guionistas apoyaron el retorno inmediato a la actividad laboral. Los contratados para trabajar en estudios o centros de producción acudieron a sus puestos. Los contratados para escribir en casa llamaron por teléfono para volver a ponerse a disposición. Los no contratados simplemente dieron voces, como siempre. El alivio es inmenso. Quedan atrás tres meses de angustia y de pérdidas enormes. Partes de ellas no se recuperarán jamás: series que no volverán a ser emitidas, espectadores que han perdido el hábito, gastos que no se repetirán porque dan miedo. Por ejemplo, la grabación de episodios piloto de las nuevas series. Lo más importante es que la gala de los Oscars, prevista para el 24 de febrero- -significativamente, un día antes de que se ratifique el acuerdo- -está a salvo. Ya se puede trabajar en ella para que sea más lucida que nunca y quite el mal sabor de boca de los Globos de Oro. Los líderes sindicales se dedican ahora a mimar a sus exhaustas huestes. Michael Winship y Patric Verrone, respectivamente presidentes del sindicato del Este y del Oeste, firman una solemne carta a los 10.500 afiliados en la que se esfuerzan en cargarse una vez más de razón: Hacer esta huelga que no deseábamos no se decidió a la ligera, sino cuando se vio que era la única alternativa razonable y posible También dicen en la carta que son profundamente conscientes de las grandes pérdidas sufridas por la industria. Algunas estimaciones hablan de 40.000 puestos de trabajo destruidos en todo el país. Pero también se habla de que ha nacido una estrella sindical. La huelga ha sido un éxito contra todo pronóstico en un negocio y un momento económico teóricamente propenso a la tribulación y a la división. Todo el mundo ha tomado El balance de los daños es estremecedor Hay economistas que hablan de unas pérdidas de 1.440 millones de euros para la economía de Los Ángeles. Allí han perdido dinero hasta los restaurantes, porque con una huelga así, se para casi todo. En otras partes del país el siniestro está más acotado. A los guionistas en su conjunto, la broma les ha costado unos 190 millones de euros. Al conjunto de los trabajadores de la industria, 323 millones. Los estudios y cadenas redujeron en 343 millones sus costes laborales. Asimismo, se ha notado en la cotización en Bolsa de las grandes empresas del sector que han bajado desde el inicio de la huelga. Protestas contra el plan de Sarkozy para eliminar la publicidad en la TV pública J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Confusa huelga del sector público y audiovisual, veladamente apoyada por los equipos directivos, para protestar contra la prevista desaparición de la publicidad en las cadenas de radio y TV públicas, sin que nadie sepa cuándo ni cómo podrá ser realidad tal proyecto presidencial. Más seguida en las cadenas de radio (bastiones sindicales) que en las emisoras de TV la huelga de ayer fue relativamente secundada. Los sindicatos y los directivos de los medios públicos dicen exigir que se respete el perímetro y el pluralismo político Y fueron recibidos en el Elíseo por un consejero de Nicolas Sarkozy, Georges- MarcBenamou. Por parte presidencial se subraya que todo está por estudiar. Los directivos de los medios públicos, apoyados por los sindicatos, haciendo frente común, piden explicaciones presupuestarias, deseando saber quién pagará los 1.200 millones de euros de ingresos publicitarios actuales. 40.000 empleos destruidos buena nota, empezando por los protagonistas. Winship y Verrone alaban el caudal de extraordinaria energía, ingenuidad y solidaridad que aquí se ha generado, y prometen usar esta unidad sin precedentes para alcanzar mayores triunfos aún. Los huelguistas se lamen las heridas y las facturas al no acabar de entender que el 3.5 lineal de incremento en la participación de los DVD les compense de tanto susto. Y sin embargo algo tendrán esos porcentajes, cuando a la industria le ha costado tanto soltarlos.