Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 14 s 2 s 2008 ABC ARCO 08, arriba y abajo La 27 edición de la feria abrió ayer sus puertas y a mediodía de hoy la inauguran oficialmente los Reyes. El amplísimo espacio dedicado al programa general y los VIPS contrasta con el caos reinante en la zona superior, que concentra los demás proyectos POR NATIVIDAD PULIDO FOTOS: IGNACIO GIL MADRID. ...y la tormenta Lourdes Fernández cogió fuerza y se tornó huracán. Ya avisaba la directora de ARCO que los nuevos pabellones eran una revolución, pero difícil prever que lo eran tanto. Y, como todas las revoluciones, cuenta con partidarios y detractores. Ayer había de ambos bandos. Con los nuevos espacios diseñados por Juan Herreros se han logrado dos cosas: que las galerías presentes en el programa general dispongan de unos magníficos espacios diáfanos (con pasillos inmensos) donde los coleccionistas podrán disfrutar a placer y sin aglomeraciones para después tirar de visa. Pero también se ha conseguido que todo lo demás de la feria (que es mucho) se concentre en un espacio (el pabellón 14.1) que, aparte de muy alejado (en una planta superior, tras subir varios tramos de escaleras mecánicas y pasar por una entreplanta con oficinas) resulta muy confuso. Caótico era la palabra más oída ayer en la feria. Resulta complicado saber dónde empieza y acaba el país invitado, Brasil, si estás en ARCO 40 o en los Solo Projects. Las instituciones y periódicos, al fondo. También los Expanded Box. Algunas de las piezas más espectaculares de la feria están casi pegadas a la cafetería. Es el caso de Infinito al cubo de Rejane Cantón y Leonardo Crecenti, de la galería Baró Cruz de Sao Paulo. Las colas para entrar se fundían con las que se formaban para acceder a la cafetería. Y eso que ayer la visita era restringida para profesionales. El fin de semana puede ser terrible. Las grandes privilegiadas de ese pabellón son las revistas, que ocupan todo el espacio central. A ambos lados dos espacios ocultos por grandes cortinas negras, destinados al foro de expertos y a las performances. Un caos. Algunos galeristas estaban muy enfadados. Es el caso de Oliva Arauna, que aparte de su stand en el programa general, presenta en los EBox un proyecto de Alfredo Jaar. He pagado por ese espacio 6.000 euros y la gente no lo encuentra. Si lo llego a saber no acepto la invitación. Pero todo el pabellón es caótico y confuso. Las galerías han abierto por delante y por detrás y no se sabe qué es pasillo y qué stand Como otros muchos, cree que la diferencia de espacio entre los pabellones 12 y 14, destinados al programa general, y el 14.1 es enorme: Es como pasar de la calle Serrano a Orcasitas Algunos galeristas brasileños también mostraban su desagrado con el espacio reservado al país invitado. Pasas por un pasillo estrecho viendo stands brasileños a uno y otro lado y, sin darte cuenta, has pasado a una galería holandesa y otra española, se lamentan. Es casi ofensivo que el país invitado esté arriba con tanto caos apunta Oliva Arauna, quien se despide con un: Aunque me pongan en un lateral, si les gusta mi stand a los coleccionistas seguirán comprando Ya avisaba el arquitecto Juan Herreros de que había democratizado los espacios y eliminado jerarquías. Y si no, que se lo pregunten a Marlborough. De su habitual espacio privilegiado a la entrada de un pabellón, junto a galerías internacionales estrella, ha pasado a un lateral del pabellón 12, justo entre las galerías Pelaires y Canem. Y la galería Toni Tàpies, al fondo del 14, pegada al montacargas. Al parecer ha habido más que reclamaciones de los galeristas a la dirección de ARCO por el tema de los espacios. Lo de arriba (el 14.1) es terrible afirma Soledad Lorenzo, quien, sin embargo, sí está satisfecha con su stand como la mayoría de las galerías. Vanguardia histórica ausente Una imagen del stand de ABC en ARCO, situado en el pabellón 14.1 de Ifema ABC exhibe en su stand sus premios y presenta el Centro de Dibujo e Ilustración N. P. MADRID. Como viene siendo habitual, el stand de ABC en ARCO exhibe tanto la obra galardonada con el premio ABC de Pintura y Fotografía (en su IX edición recayó en Juan Carlos Martínez por la obra Étant donnés como los tres accésit Gonzalo Yoann John Daniel Hugo de Germán Gómez; Cuentos en el bosque de Tamara Arroyo, y Negro cielo dorado de Ruth Morán) y las cuatro menciones honoríficas Intentando sostener mi habitación de Madrid con 500 metros de cinta adhesiva de Albert Corbí; Opening doors de Raúl Belinchón; Casa encerrada de Elena de la Rúa, y Bosque de Iñigo Plaza) Además, este año el stand de ABC- -en stendhalianos rojo y negro- -ha querido mostrar a los visitantes de la feria, a través de un vídeo y una maqueta, su proyecto del Centro ABC de Dibujo e Ilustración, que cuenta como sede con un edificio situado en la calle Amaniel 29- 31 de Madrid y que rehabilitarán Aranguren Gallegos. Durante todos los días de la feria se entregará gratuitamente la revista ABCD ARCO, cuyo editor es Juan Carlos Rego, que repasará toda la actualidad de ARCO 08. Un dato a tener en cuenta. Todo el proyecto comisariado de Brasil en ARCO ocupa el mismo espacio (1.000 metros cuadrados) que la impresionante Sala VIP Y los espacios self- service destinados a tomar café (diáfanos, con una simple cafetera y, cual Oscar, alfombra roja incluida) son mayores que muchos stands del 14.1. Visto lo visto, y como comentaba ayer el crítico de ABC Fernando Castro Flórez, parece como si hubiera dos ferias paralelas, y no precisamente en las mismas condiciones. Pero el caos se extendía ayer a las cafeterías (problemas logísticos) puntos de información (nadie parecía tener claro dónde estaba cada lugar) y zonas de descanso, escasísimas por cierto. Y, siguiendo con el espacio, las galerías con fuerte presencia de vanguardia histórica (cuya presencia es casi testimonial este año en ARCO- -ya lo lamentaba Lourdes Fernández en una entrevista con ABC- han quedado concentradas al fondo del pabellón 12: Oriol, Orangerie- Reinz y Leandro Navarro, junto a la cafetería; muy cerca, Guillermo de Osma y Elvira González. Es una pena que estemos todos juntos se lamentaba De Osma. Elvira González cree que sería mejor que hubiera más equilibrio en ARCO entre vanguardia histórica y arte contemporáneo. Hay muchos aficionados y coleccionistas, pero cada vez es más difícil conseguir grandes piezas Haberlas, haylas, pero son una excepción. De hecho, en su stand hay un picasso y un miró. En Oriol encontramos otro picasso (cedido por Jan Krugier, la mejor galería con obra de Picasso de los fondos de su nieta Marina) Krugier no ha acudido a ARCO. Precisamente, Íñigo Na- varro, de la galería Leandro Navarro, subraya la ausencia este año en la feria de las grandes galerías internacionales de vanguardia histórica. Y hablando de ausencias, ¿dónde está Barceló? Apenas hay obra suya. Sí las hay a puñados de Jaume Plensa, de Marina Abramovic, de Julian Opie... A este artista lo encon-