Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Precampaña electoral s Acoso al PP JUEVES 14 s 2 s 2008 ABC El socialista Touriño niega una condena de su gobierno al intento de agresión a San Gil El Parlamento fracasa en la aprobación de una declaración institucional por los obstáculos de PSOE y BNG JOSE LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. Socialistas y nacionalistas gallegos, socios en el gobierno bipartito de Galicia que encabeza Emilio Pérez Touriño, intentaron ayer restar importancia a la serie de actos violentos protagonizados por grupos radicales independentistas en la Comunidad durante los últimos días, y que tuvieron su grado máximo de virulencia el pasado martes, con el intento de agresión a la presidenta del PP vasco, María San Gil, cuando intentaba pronunciar una conferencia en la Universidad de Santiago. Por segundo día consecutivo, la Xunta de Galicia calló ante lo sucedido en la Facultad de Económicas y no emitió ninguna nota oficial de repulsa. Su presidente, durante la sesión de control en el Parlamento autonómico, dio por bueno el comunicado remitido desde el PSOE gallego en la tarde del martes- -que aprovechó para leer- al igual que hicieron los nacionalistas gallegos. Además, acusó al líder del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, de utilizar todo para el desgaste de su gobierno. La ausencia de formas en los socialistas aún llegó a más. Después de no haberse solidarizado con el PP durante la jornada de los incidentes, el número dos de los socialistas gallegos, Ricardo Varela, aguardó a diez minutos antes de la reanudación ayer por la mañana del pleno de la Cámara para llamar brevemente por teléfono a su homólogo popular, Alfonso Rueda, para que así Pérez Touriño pudiera usar este argumento en su favor durante su intervención. Desde Madrid, junto a sus socios de Galeuscat, el vicepresidente de la Xunta y líder del BNG, Anxo Quintana, incidía en esta línea de minimizar lo sucedido. Sería bueno que a estos acontecimientos no se les dé una dimensión que no tienen y realizó un llamamiento a la mesura para no dar publicidad a los autores de estos actos tan puntuales como nefastos y reprobables Lo cierto es que el Parlamento de Galicia tampoco vivió una jornada memorable, después de que la intransigencia de PSOE y BNG impidiera nuevamente la aprobación de una declaración institucional de repulsa por el intento de agresión a San Gil. Socialistas y nacionalistas se negaron a la pretensión electoral del PP de que en dicho texto de condena se incluyeran a las víctimas de las agresiones del último fin de semana, algo que rechazaron abiertamente los socios de gobierno, que tacharon estos actos de aislados y anecdóticos El PP intenta traer conflictos de otras partes de España justificó el nacionalista Carlos Aymerich. Según explicó el portavoz parlamentario de los populares, Manuel Ruiz Rivas, el PP no entiende de agresiones a ciudadanos de primera o de segunda por lo que de haber una condena, debiera amparar a los integrantes de las plataformas en defensa del castellano en la enseñanza agredidos por independentistas radicales en días recientes en La Coruña y Vigo mientras recogían firmas. Ruiz Rivas exigió además la apertura de una investigación por parte de la Delegación del Gobierno en Galicia, ante una espiral de actos violentos que ha llevado a la comisión de hasta siete atentados con bombas de escasa potencia, atribuidos a grupos independentistas. Por su parte, la Fiscalía de Santiago- -tal y como avanzó por la mañana Cándido CondePumpido- -aseguró ayer que hay carácter delictivo en el intento de agresión a la presidenta del PP vasco, por lo que esperará hasta el atestado policial para decidir las acciones a emprender contra la treintena de radicales independentistas, una actuación reclamada tanto por la propia María San Gil, según informa Mar González, como por Esperanza Aguirre. Las reacciones al primer acto violento contra un dirigente popular en suelo gallego se sucedieron a lo largo de la jornada de ayer. Desde Berlín, Mariano Rajoy tachó de mezquina la actitud del Parlamento gallego por no condenar institucionalmente lo ocurrido. El cabeza de lista del PP por Vizcaya, Ignacio Astarloa, vinculó los sucesos de Santiago con el error histórico de Zapatero por haber fomentado de la división, satanizado al adversario político y pretendido hacer pactos con los más radicales Por el contrario, el secretario general de las Juventudes Socialistas, Sergio Gutiérrez, condenó el intento de agresión pero consideró que estos actos son fruto del alto grado de crispación y radicalida política a la que nos ha llevado el PP Fracaso parlamentario Los socios de gobierno minimizan las acciones de los violentos mientras el PP pide una investigación policial La Cámara vasca cita a Fraga para que explique los sucesos de Vitoria de 1976 ABC MADRID. La Comisión Especial del Parlamento vasco que estudia los sucesos ocurridos en Vitoria el 3 de marzo de 1976, cuando fallecieron cinco trabajadores que secundaban una huelga a manos de las fuerzas del orden y otras cien personas resultaron heridas, aprobó ayer pedir la comparecencia del entonces ministro de Gobernación, Manuel Fraga, así como de otras catorce personas, entre ellas el ex ministro de Sindicatos Rodolfo Martín Villa y el el ex ministro de Presidencia Alfonso Osorio. La presidenta de este grupo de trabajo, la nacionalista Maixabel Azpillaga, destacó que el acuerdo fue fácil ya que estuvo respaldado por todos los partidos, salvo el PP, y todas las comparecencias habían sido sugeridas por el Instituto Valentín de Foronda. La Cámara vasca pretende que estas comparecencias se lleven a cabo durante los meses de marzo y abril, aunque también podrán realizarse por escrito. Los hechos del 3 de marzo de 1976 se produjeron cuando la Policía intentó desalojar la Iglesia de San Francisco de Asís, en la que se reunió una asamblea de trabajadores que secundaba la huelga general convocada a favor de mejoras laborales. Se da la circunstancia de que los nacionalistas se han mostrado partidarios de pasar página a brutales episodios de matanzas protagonizados por ETA en la década de los setenta, aduciendo que hubo una amnistía general.