Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 14 s 2 s 2008 ABC AD LIBITUM PATOLOGÍA LISTAS ABIERTAS NACIONALISTA OS nacionalismos sobrevenidos en la vida española durante el último siglo y pico de nuestra Historia, ahora en rabiosa efervescencia, constituyen una grave patología- -no sólo de naturaleza política- -que frena nuestro desarrollo, dificulta la convivencia, nubla la inteligencia y burla la Constitución. Como decía el catecismo del padre Astete para definir el infierno, son una conjunción de todos los males sin mezcla de bien alguno El ejemplo personal más sano y cabal de personajes nacionalistas en la política española es, seguramente, Francesc Cambó. Desde la prudencia conservadora y en uso de su M. MARTÍN libertad pretendía dar a FERRAND Cataluña la libertad y a España la grandeza Niceto Alcalá Zamora, mal gobernante y respetabilísimo pensador, respondió a Cambó para atajar su poética quimera que la libertad y la grandeza o se comparten o se anulan: Usted pretende ser a la vez Bolívar de Cataluña y Bismarck de España. Son pretensiones contradictorias y es preciso escoger entre una y otra Los nacionalistas centrífugos que hoy se ofrecen en el muestrario español no llegan, en formación, lealtad y limpieza de juego a la altura de la sombra de Cambó; pero, los mejores entre ellos, comparten el platonismo esquizofrénico del prohombre de la Lliga. Con los peores hay que echarse a temblar. La que dice ser y llamarse Organización Estudiantil da Esquerda Independentista Agir y es, en los hechos, un grupito de fascistas tiernos y desorientados, ha ofendido la memoria de sabiduría y convivencia de la Universidad de Compostela y, con intención de impedir el ejercicio de la libertad de una ciudadana, pendencieros y faltones han resumido su pensamiento con un grito: María San Gil, fóra de Galiza Lo que, con excesiva condescendencia, algunos diarios gallegos han reseñado como un forcexeo entre estudiantes y guardaespaldas es, mucho más que eso, una vergüenza. La siento en mi alma gallega, que está forjada, según las costumbres del lugar, en la paz y el entendimiento, en la tolerancia y, si se apura, en la resignación. Cualquier cosa menos la agresión gratuita a un visitante. Si, además, la visitante tiene el valor ejemplar, por demócrata y valiente, de María San Gil, el hecho se vuelve repugnante y debiera servir de aviso a los nacionalistas y a sus socios sobre las dimensiones que va adquiriendo el monstruo. Para darle más fuerza al sarcasmo y más intensidad a las alarmas, los compostelanos que agredieron a San Gil la tachaban de fascista. Pasmoso. Si lo fuera, sería uno de ellos y estaría zanjada la cuestión. Porque, ahí está el detalle, la patología nacionalista cursa en España, sin excepciones conocidas, contra la libertad de quienes se limitan a ser españoles. En enmienda de Cambó, deben buscarse libertad y grandeza, las dos cosas; pero para todos los ciudadanos, no para unos pocos. TAMBIÉN ESPAÑA SERÍA DERROTADA turo en Afganistán mientras los talibanes vayan ganando FGANISTÁN puede caer en manos de los talibaposiciones y las bombas- suicida mejoren su balance homines y convertirse en un régimen teocrático expancida. De empeorar las cosas en el Pakistán de Musharraf, sivo a pesar de los esfuerzos de las tropas de la más fácil será para los talibanes reclutar hombres. FinalOTAN. Ahí está España, como noveno país contribuyente mente, la zona habría sido entregada para cobertura, avipor número de soldados: ahí están los soldados españoles tuallamiento y campo de instrucción de Al Qaida, para pa- -690- -en el conjunto de 37.000 efectivos. La coalición de trimonio de los señores de la heroína. facto entre talibanes y Al Qaida tiene en jaque a las fuerReconocer sin más la impotencia de la comunidad interzas de la OTAN y de sus aliados. Nadie quiere aportar más nacional en Afganistán no sería del todo justo pero tropas ni asumir más compromisos operativos. Nalo cierto es que falta voluntad para permanecer die quiere que sus soldados regresen a casa en allí y operar de forma efectiva, con normas claras ataúd. Cuesta comprender que a nuestro ejército lo de implicación, con efectivos, financiación y armapueda tirotear impunemente una banda de salvamento. El vacío estratégico actualabruma si consijes fanatizados o que algo vital se nos haya perdido deramos las vidas implicadas, las de españoles y en el inhóspito Afganistán. Son esos los compromidetodos nuestros aliados, si queremos dejar en últisos de civilización que se asumen con más presteza mo términos las vidas afganas. Fue en Afganisen las declaraciones formales que en la política de tán, dadas las discrepancias sobre la intervención hechos. Y sin embargo, alguien tiene que parar a VALENTÍ en Irak, donde quedó cifrado el empeño de la los talibanes y a Bin Laden. De retirarse la OTAN, PUIG OTAN, incluso como argumento demostrativo de también España sería derrotada. su propia razón de ser institucional a inicios del siglo XXI. Entregado a sus ensueños seráficos, el Gobierno de RoEs la Alianza Atlántica, la gran coalición que ganó limpiadríguez Zapatero no ha querido explicar lo que realmente mente, sin un solo disparo, lo que ha sido la larga Guerra ocurre en Afganistán ni lo que le va en ello a España. En geFría. Y es en Afganistán donde la OTAN puede extraviar neral, la opinión públicaespañola también ha preferidomisu última razón de ser. Ahí tiene Osama bin Laden algo parar para otro lado. Cuenta poco la decisión de contribuir a ra alegrar sus veladas en cualquier cueva de la frontera la lucha contra el terrorismo global, ni queda ya memoria afgano- paquistaní. del afán internacional de proteger el gobierno democrátiEl estado del mundo es tal queen sus puntos más ardienco del moderado Karzai hasta reconstruir Afganistán. El tes la ayuda exterior ya no puede consistir en benéficas exrégimen de los talibanes cayó- -con aprobación del Consepediciones que imponen la paz y sevuelven a casa desfilanjo de Seguridad de las Naciones Unidas- -por no querer endo marcialmente. Todo es de una bárbara complejidad, de tregar a Osama bin Laden después del atentado del 11- S. tanta violencia y riesgo para nuestros soldados que resulta El emocionalismo con que los políticos encubren las painasumible para la opinión pública, allá en casa, a la hora radojas reales de una sociedad que requiere de la fuerza pade los noticiarios de televisión. Al contribuyente no le gusra garantizar su propia seguridad es lo que acaba por neta gastar en armas, ni pagar ataúdes para sus soldados. gar incluso el riesgo, próximo o lejano. A los soldados espaPor no gustar, ni gusta de contribuir económicamente a la ñoles en Afganistán se les felicita por videoconferencia y OTAN o hablar de defensa común europea. Extraña induclistos. Para nosotros, esas tropas sólo son algo real y vivo ción por la que uno se permite negar la existencia de lo que cuando sufren un ataque. Afganistán ni tan siquiera es alno le gusta. Pongamos, pues, que Afganistán no existe. Eso go que tenga existencia. Es un no- lugar, un error del mapa, sí, de ganar los talibanes, también España perdería. un claro inexpugnable entre plantaciones de opio, un jarvpuig abc. es dín privado para Bin Laden. Prácticamente, no existe el fu- L A -Es nuestro locutor estrella; tiene un tic desde que entrevistó a Zapatero. ¿Es grave, doctor?