Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN JUEVES 14 s 2 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro CONTROLES L FRONTERIZOS A Comisión Europea ha presentado un novedoso proyecto para reforzar los controles fronterizos de los países de la Unión frente a la amenaza que representan la creciente inmigración ilegal y la llegada de bandas organizadas de delincuentes. El proyecto prevé, en primer lugar, la implantación de un registro electrónico de los ciudadanos no comunitarios que accedan al territorio de la UE, basado en nuevos métodos de reconocimiento inmediato de huellas o rostros, a semejanza de lo que viene ocurriendo en Estados Unidos desde el 11- S. En segundo lugar, se pretende instaurar un sistema global de control de las fronteras por tierra y mar y, finalmente, se aspira a reforzar la agencia Frontex. No en vano, son más de 300 millones de personas las que anualmente entran y salen de la UE por sus fronteras exteriores, sin que exista un sistema eficiente que disuada a las amenazantes bandas organizadas. Sin duda, son preocupantes las facilidades que estas mafias encuentran hoy en muchos países de la UE para asentarse. Por ello, toda medida tendente a asegurar un eficaz control de las fronteras debe ser acogida con satisfacción, pero también con prudencia ante el riesgo de colisión con ciertas libertades individuales y la privacidad de los datos. En este sentido, cualquier plan debe quedar supeditado a un consenso absoluto en la UE y sometido a las cautelas necesarias que impidan la eventual vulneración de los derechos de millones de europeos. DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera OTRA SANGRÍA DE DATOS ECONÓMICOS L Instituto Nacional de Estadística hizo ayer públicos nuevos datos que subrayan la magnitud del cambio de ciclo económico registrado en nuestro país el año pasado, cifras preocupantes que evidencian que se detuvo el proceso de creación de empresas y, también, que empiezan a detectarse alarmantes señales de morosidad. El número de sociedades mercantiles constituidas cayó un 3,9 por ciento en 2007, pero sólo en diciembre el descenso fue del 19 por ciento. Además, el capital suscrito disminuyó el 16 por ciento y el número de empresas disueltas aumentó en un 85 por ciento en diciembre. Por si faltara algo, España quedó excluida de la lista de veinticinco destinos más atractivos para la inversión extranjera elaborado por la consultora internacional AT Kerney, tras perder la confianza de gran parte de los inversores europeos. Parece que hay algo más que incertidumbre en el aire: empieza a haber miedo. El proceso de creación de empresas es un acto de confianza en el futuro. Los emprendedores arriesgan su dinero, su tiempo y su energía en un proyecto empresarial desde la confianza- -nunca hay certeza absoluta- -en que se den las condiciones de entorno que lo puedan hacer rentable. Esas condiciones tienen que ver con la financiación, la situación laboral, el clima de los negocios y las expectativas de mercado. Y todas estas condiciones se han deteriorado significativamente en el último año. La financiación se ha hecho más cara y escasa por la subida de los tipos de interés y de los diferenciales de crédito y el endurecimiento de las condiciones de acceso como consecuencia de la revalorización del riesgo. En el mercado laboral, el Banco Central Europeo ha alertado sobre el resurgir de la conflictividad y las crecientes presiones salariales al margen de la productividad, al tiempo que en España una legislación garantista, inspirada en el buenismo dominante, encarece los costes fijos de empleo creando una nueva barrera a la creación de puestos de trabajo. El clima de los negocios ha empeorado con la fragmentación del mercado nacional impulsada por la reforma estatu- E taria que ha aumentado los costes de hacer negocios en España y disminuido su atractivo internacional en un momento de especial vulnerabilidad. Por último, las cifras de negocio previstas han disminuido abruptamente: véanse la caída de las ventas al por menor en Navidad, como consecuencia del clima recesivo que vive la economía mundial, la pérdida de poder adquisitivo de las familias españoles y una inflación desbocada. Hubiera sido un milagro que estos datos no se hubieran traducido en un descenso drástico en el ritmo de creación de empresas y, por consiguiente, como reflejaba hace unos días el INEM, en la destrucción de puestos de trabajo. Esta es la última, la más reciente fotografía de la economía española, y no va a cambiar mucho antes de las elecciones de marzo; si acaso empeorará con nuevos datos malos de paro e inflación. Por eso el Ejecutivo anda con la moviola y, como los malos economistas, habla de datos medios y no de fin de período. El Gobierno sigue empeñado en su argumento negacionista, del que sólo sale ocasionalmente el vicepresidente Solbes para reconocer con aparente humildad que se equivocó en sus previsiones de ajuste inmobiliario. Menos mal, porque el desplome del sector es ya un clamor popular ante una crisis que ha arrastrado a miles de empresas a la quiebra y a decenas de miles de trabajadores al paro. Pero incluso esas tímidas aproximaciones a una desdibujada realidad se ven pronto desmentidas por el propio presidente, que sigue asido a su discurso optimista y enganchado a una hipótesis de corta y suave desaceleración, desmentida cada día que pasa por los datos del momento y por las previsiones de todos los analistas e instituciones internacionales. Este será un mal año, pero 2009 puede ser aún peor, porque se está perdiendo un tiempo precioso en tomar las medidas adecuadas. El Gobierno parece confiar ya sólo en que la economía sea sensible a su talante, aunque los electores, ante la avalancha de datos negativos de los últimos meses, prefieran la competencia necesaria para gestionar una crisis que los propios ministros del G 7 esperan intensa y larga. APUESTA L CULTURAL a nueva edición de ARCO convierte a Madrid durante los próximos días en la capital internacional del arte contemporáneo. En paralelo, la inauguración de CaixaForum pone en marcha un nuevo espacio sociocultural y aporta a la ciudad una obra arquitectónica de primer orden. En uno y otro caso, la Corona estará presente para mostrar su apoyo a las manifestaciones culturales que dibujan el panorama de una España moderna y abierta. Madrid vive momentos de gran pujanza cultural y económica, como corresponde a una comunidad y a una ciudad que concentra su esfuerzo en las cuestiones que realmente importan a los ciudadanos, sin perder el tiempo en absurdos debates identitarios. En la sociedad contemporánea, la cultura es un activo fundamental: genera recursos económicos y empleo, atrae al turismo más cualificado y es símbolo de prestigio y reconocimiento a escala mundial. La capital cuenta con una oferta museística que compite ventajosamente con cualquier otra urbe europea y refuerza ahora su posición con ferias ya consolidadas y con nuevas infraestructuras. ARCO es un valor seguro en el mundo competitivo del arte contemporáneo y constituye ya una cita obligada para galeristas, críticos y coleccionistas del mundo entero. A su vez, el edificio de Herzog y De Meuron para CaixaForum es fiel reflejo de una apuesta decidida por la modernidad. ELECTORALISMO CON LA FAMILIA ODRÍGUEZ Zapatero sigue imparable en su carrera de ocurrencias y propuestas poco fundadas. Se trata esta vez de la política familiar, con la oferta de elevar de 11.000 a 15.000 euros- -20.000 si son familias numerosas- -el máximo permitido de ingresos para solicitar ayudas por hijo a la Seguridad Social. Según sus cálculos, la nueva norma podría afectar a 400.000 familias más de las que actualmente se benefician de tales ayudas. El paquete se completa con reducciones de jornada laboral para padres y madres hasta que el hijo cumpla doce años y con incrementos de los permisos de paternidad y maternidad, así como una ampliación hasta las veinte horas de los horarios de los colegios de lunes a viernes. Como es costumbre, no hay estudios económicos serios que sirvan de fundamento para las propuestas, ni datos concretos sobre la aplicación y puesta en práctica de unas medidas que no sólo dependen de las administraciones, sino también de empresarios, trabajadores y centros educativos. La improvisación permanente que practica el PSOE en esta precampaña electoral mueve a pensar más en que busca como sea esos votos que se le resisten que en aportar una solución de fondo para los problemas reales. No hay, en efecto, nada que se parezca a una política familiar sólida y rigurosa, sino unos cuantos parches aquí y allá para salir R del paso, ofreciendo subvenciones con la largueza de quien está dispuesto a poner el dinero de todos al servicio de sus intereses partidistas. Desde el punto de vista sociológico, todas las encuestas coinciden en que la familia es la institución más valorada por los españoles. La Constitución, en su artículo 39, dispone que los poderes públicos tienen el deber de asegurar su protección jurídica, social y económica. Sin embargo, la política familiar es una asignatura pendiente desde hace demasiado tiempo. Las ayudas son insuficientes, y las cosas no se arreglan con una subida ocasional y oportunista. A día de hoy, las desgravaciones fiscales son mínimas y las facilidades en educación, sanidad, transporte o asuntos sociales resultan casi irrelevantes. En el caso de las familias numerosas, la situación es todavía más grave sin que nadie le ponga remedio, como denuncian periódicamente las asociaciones representativas. En este contexto, el anuncio de Mariano Rajoy de crear un Ministerio de la Familia está bien orientado, aunque sería deseable una mayor precisión en las medidas que pretende adoptar para lograr una protección integral. En cambio, las ofertas inconexas y de cara a la galería que presenta Rodríguez Zapatero no sirven para ocultar la falta de rigor en una materia que afecta a millones de ciudadanos.