Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 13 de Febrero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.661. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany DEMOCRACIA CUESTIÓN DE China Keitetsi, ayer en la sede de la obra social de la Caixa, en Madrid, donde habló de su experiencia He perdido mi infancia China Keitetsi nació en Uganda, uno de los países más pobres del mundo, hace 32 años. De los 8 a los 19 fue una niña soldado, envuelta en las brutalidades de una milicia que la violaba y le enseñó a matar TEXTO JOSÉ GRAU FOTO CHEMA BARROSO uando tenía 15 años no pude ya hacer recuento de los hombres que me habían violado, y eso es la cosa más difícil con la que convivir La frase es de China Keitetsi, una ugandesa con una trayectoria tan dura que clama por sí sola para que nos impliquemos en la lucha por un mundo mejor. En conversación con ABC, añade: He perdido a mis padres, a mis hermanos, mi infancia, mi dignidad como mujer. Todos los días tengo que volver a aprender a quererme A veces- -continúa en su relato- -siento como si tuviera seis años, y otras como si hubiera cumplido cien, debido a todo lo que he visto La señora Keitetsi fue, hasta los 19 años, cuando huyó de Uganda a Suráfrica, una niña soldado. Escapó justo porque se negó al enésimo abuso sexual de un oficial, que en represalia la acusó de vender armas al enemigo. Se calcula que hay unos 300.000 niños soldado en todo el mundo, en países como Sierra Leona, la República Democrática del Congo, Liberia y la misma Uganda. Se habla frecuentemente sólo de niños soldado, pero hay bastantes niñas, como lo fue China Keitetsi. Según estimaciones, 120.000. Son las más olvidadas en muchos procesos de desarme, desmovilización y reintegración. Keitetsi pronunció una conferencia ayer en la sede de la obra social de La Caixa, en Madrid. Hoy en día reside en Dinamarca, donde fue acogida después de la que la ONU la rescatara en Suráfrica. Conversando con Keitetsi es fácil preguntarse cómo ha sido capaz de superar tanto trauma, el del aborto obligado incluido. La fe en Dios es parte de la respuesta. Soy católica. Y nunca le he echado la culpa a Dios de lo que me ha ocurrido. Es reponsabilidad de los hombres contesta con plena convicción. Pero también le ha dado alas y vida la alegría de haberse reencontrado, hace dos años, con los dos hijos que había dejado en Uganda. Ahora, China Keitetsi, desde Dinamarca, trabaja para que los niños africanos no sufran tanto como a ella le tocó en suerte. Con la ayuda de la Iglesia católica alemana, Keitetsi ha contribuido a que se construya, en Ruanda, un centro para la reintegración de antiguos niños soldado. De esa obra está singularmente orgullosa. La colaboración que tiene con los alemanes es tan intensa que Keitetsi es capaz de hablar algunas frases en alemán. En algún país, el título de su autobiografía es: Ellos me quitaron a mi madre y me dieron un arma Le pregunto: ¿Quiénes son ellos Responde que los guerrilleros del actual presidente de la nación, Yoweri Museveni. C uerido lector y estimado elector: como no soy ni actor ni actriz, ni cineasta ni cineasto, ni músico ni música, no voy a pedirle el voto para ninguno de los partidos en liza. De todos tengo mi propia opinión, que no me reservo, pero no gasto amo. De alguno desconfío y, con una excepción de bandoleros, de ninguno abomino hasta la rabia. Como la turbamulta es la que insulta, y jamás he vivido de prestado, ni me he puesto de inquina hasta las cejas, me visto de otro modo la alegría y tengo de la paz otro concepto, lo que voy a pedirle es elegancia. Lo que voy a pedirle es que se abstenga de prescribir cordones sanitarios. Somos una nación equilibrada, con unos diez millones de personas que ocupan su lugar a la derecha, y a la izquierda, pongamos que otros tantos. Gente que vive en paz consigo misma, y piensa como piensa y siente como siente, y paga sus impuestos y acude a su trabajo. La mitad de esa gente no vota a Zapatero. E imbéciles, seguro que los hay a puñados. Pero, como las habas, hirviendo en las dos ollas. O flotando, quizás, en los dos platos. Lo que voy a pedirle es que practique el muy sano deporte de no sumarse a un bando. Y que trate de ser independiente. Que no baje al lenguaje de los chulos de barrio. Que respete a quien piensa de otro modo, haciendo de sí mismo un partidario de la única aventura que merece la pena, que es ser libre hasta el punto en que ya debe serlo su contrario. Que huya de la sal gruesa, el rencor, la revancha... Y vote al candidato que prefiera, si piensa de verdad que es el que puede hacer lo conveniente para usted y su patria. Y procure no hartarse de su propio vecino, que aún estamos en una democracia. Q T E L E V IS I Ó N C I N E I N T E R N E T PASATIEMPOS, DVD S, MÚSICA, VIDEOJUEGOS, TECNOLOGÍA... PORQUE ES MÁS. TODO EL OCIO TECNOLÓGICO EN EL QUE TE MIRAS LOS VIERNES CON