Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 s 2 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 La Gioconda vuelve a Madrid arropada por Ángel Corella El Real estrena el sábado la ópera de Ponchielli, protagonizada por Violeta Urmana, y dirigida por Pizzi y Evelino Pidò SUSANA GAVIÑA MADRID. La ópera La Gioconda (1876) de Amilcare Ponchielli, vuelve a subir a un escenario madrileño casi cuarenta años después de su representación en el Teatro de la Zarzuela. Título frecuentado durante la primera etapa del Teatro Real, no había vuelto a él. Los motivos: La dificultad de encontrar un reparto vocal que pueda defenderla Lo cierto es que esta ópera- -larga y difícil- tampoco ha levantado grandes pasiones. Es una obra complicada que a veces no se entiende bien justificó ayer el director artístico del Real, Antonio Moral. El sábado llegará al público madrileño en una nueva producción, realizada en colaboración con la Arena de Verona, donde se estrenó el montaje, y el Liceo de Barcelona, donde se pudo ver hace dos temporadas. Con libreto de Arrigo Boito, que aquí firmó con el seudónimo de Tobia Gorrio, la historia, inspirada en un texto de Víctor Hugo, está protagonizada por una joven cantante callejera, Gioconda, que desencadena una intriga de amores y desamores acechados siempre por la muerte. La trama se desarrolla en plenos carnavales en la Venecia del siglo XVII. vistiéndola de un realismo poético. He buscado hacer algo sencillo y geométrico donde la protagonista es la niebla una niebla teñida del colorido de los trajes propios del carnaval, mucho más importantes entonces porque representaba un momento de trasgresión A mí me interesaba la confrontación entre la voluntad de vivir y el sentido de la muerte, entre el carnaval y la cuaresma Aunque reconoció que el texto de Boito no estaba a la altura de otras obras como Mefistófele o Falstaff Pizzi matizó que La Gioconda goza de algunos momentos de gran teatralidad, muy impactantes Violeta Urmana interpretará a la Gioconda, un papel muy importanteque requiere la voz de una soprano dramática. Yo la llamo ascensor, por lo que sube y baja de repente bromeó, al mismo tiempo que subrayó que se trata de un personaje muy comprometido, aunque creo que tengo la voz necesaria Objeto de numerosas investigaciones, la ópera está llena de detalles y matices escritos por Ponchielli. En ella hay muchos cambios de situación, y nosotros hemos tratado de buscar todos los colores Completan el reparto, Elisabetta Fiorillo, Orlin Anastassov, Elena Zaremba y Fabio Armiliato. En el foso se situará por primera vez Evelino Pidò, experto en el repertorio belcantista y mozartiano, que calificó La Gioconda de grán ópera del verismo en la que el compositor sigue el modelo francés. Su formación como instrumetista hizo que resaltará los colores de la orquesta Sin embargo, quizá lo más atractivo de este título y también lo más conocido por el público es la música de La danza de las horas un ballet que aquí ha sido mimado con esmero por el coreógrafo Gheorghe Iancu, y sus bailarines, Ángel Corella y Letizia Giuliani. Hace unos días, Iancu destacó la colaboración con Pidò y con Pizzi, un gran amante de la danza. A otros registas no les gusta y eso se nota en los resultados. Aquí el ballet está completamente incorporado a la ópera y no es un pegote Corella, que debuta en la temporada el Real, se refirió a la dificultad de bailar a cuatro metros de altura en un espacio tan pequeño con una coreografía que no es fácil pero que se adapta perfectamente a la música, haciéndola casi hablar El principal objetivo de Iancu ha sido el de transmitir más que técnica, sensualidad algo que a lo que ha contribuido el vestuario, o la falta de él. Ambos bailarines van pintados de color purpurina. En Verona, Letizia utilizaba un traje que pesaba cinco quilos y hacia peligrar su equilibro, por eso decidimos cambiarlo, y la solución fue que el mejor vestido es el desnudo La danza de las horas La vida frente a la muerte El encargado de llevarla a escena es precisamente un gran conocedor de esta ciudad, Pier Luigi Pizzi, que ha querido trasladar la acción a finales del XVIII, intentando desnudarla de todo ornamento y re- Violeta Urmana: El papel de la Gioconda es muy comprometido. Requiere una soprano dramática y es como un ascensor, por lo que sube y baja de repente Peter Burian, nuevo director del Coro del Teatro Real Peter Burian ha aterrizado en Madrid para hacerse cargo del coro del Teatro Real, sustituyendo a Jordi Casas, cuyo último compromiso con el coliseo madrileño fue Tristán e Isolda Con la temporada en plena ebullición, la incorporación de Burian no se producirá de manera plena hasta el próximo curso, una vez que haya cumplido con su agenda en la Ópera de París, de cuyo coro es director desde 2002. Su contrato con el Real será por cinco años. Mientras tanto, el director y compositor vienés ejercerá sus funciones como director invitado en varias de las producciones del Real de este año, siendo la ópera de Ponchielli su debut en el teatro. Burian, que ha dirigido los coros de la Ópera Estatal de Viena y del Covent Garden, y que ha colaborado con directores como Kleiber, Solti, Gergiev, Pekka Salonen, Nagano o López Cobos, confesaba ayer- -a caballo entre el fránces, el italiano y el español- -su satisfacción por unirse al Teatro Real, y destacaba las cualidades de su cuerpo estable: Es importante trabajar con un coro joven, entusiasta. Tiene muchas posibilidades A lo que añadió que su intención es la de dar una motivación a cada uno de sus artistas También se refirió a la gran acústica del teatro, con ella se pueden hacer cosas maravillosas Burian volverá al Real para dirigir el Orfeo de Monteverdi, Orfeo y Euridice de Krenek, La clemenza de Tito e Idomeneo ambas de Mozart. Ésta última la conozco bien pues es una coproducción con la Ópera de París y la Scala de Milán, firmada por Luc Bondy matizó.