Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La ofensiva etarra MIÉRCOLES 13 s 2 s 2008 ABC Héroes ante el juez Los guardias civiles que detuvieron a los etarras que asesinaron a dos inmigrantes ecuatorianos en el atentado de Barajas deberán comparecer como imputados por supuestos malos tratos el próximo día 22 en un juzgado de San Sebastián D. M. J. P. MADRID. Mientras ANV sigue homenajeando en su página web a los etarras Igor Portu y Martín Sarasola- -los asesinos de la T- 4- -los guardias civiles que los detuvieron y que con su decidida actuación evitaron una inminente matanza en Madrid, además de otra serie de atentados indiscriminados, deberán declarar el próximo 22 de febrero como imputados ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián. El desfile ante el magistrado Gerardo Antonio Gamarra lo compondrán los dos agentes que arrestaron a Portu, el compañero que condujo el vehículo hasta el cuartel de Inchaurrondo, el guardia civil que custodió a este etarra en esas dependencias hasta que fue trasladado al municipio navarro de Lesaca para estar presente en el registro de su domicilio, así como los cuatro que lo vigilaron durante la primera noche que estuvo ingresado en la UCI del Hospital Donostia Ambos terroristas fueron detenidos el pasado 6 de enero en la localidad guipuzcoana de Mondragón, tras infundir sospechas a una patrulla de la Benemérita. Según sostuvieron desde un primer momento los agentes, el etarra Portu intentó huir y tras ser interceptado opuso seria resistencia, por lo que los guardias civiles tuvieron que emplear la fuerza, lo que explica las numerosas contusiones que presentaba. Ambos terroristas, que portaban, además de sendos revólveres, un manual para denunciar torturas en caso de ser arrestados, acabaron asegurando que la detención había sido limpia y que las heridas que padecían, especialmente Portu, habían sido consecuencia de los malos tratos de los que, curiosamente, en un principio no se quejaron. La condición de imputados permitirá a los ocho guardias civiles declarar en presencia de sus abogados. No obstante, entre sus compañeros no se oculta la preocupación ante la certeza de que los proetarras, a través de la acusación particular y o popular, quieren sacar rédito de la comparecencia de estos agentes. Los precedentes alimentan esta inquietud. Desde hace años, ETA- Batasuna ha utilizado las denuncias de supuestos malos tratos con distintos fines, todos perversos. Ha encontrado terreno abogado en la actitud de algunos jueces, que han admitido sistemáticamente todas las diligencias solicitadas por los representantes de los etarras. Así pues, además de pretender el desprestigio de los agentes antiterroristas, haciéndoles desfilar ante el juez y someterse a ruedas de reconocimiento, con esa práctica de diligencias los filoterroristas han llegado a conocer la forma de trabajar de los Servicios de Información, la identidad de muchos de sus intregrantes- -algunos de ellos objeto después de atentados- -la distribución interna de las dependencias policiales... En uno de aquellos casos, más de ochenta policias nacionales debieron someterse a ruedas de identificación, porque una mujer había denunciado lesiones en un codo en el transcurso de una manifestación convocada por las Gestoras pro Amnistía. Como los disturbios habían sido extremadamente virulentos, ningún agente se acordaba, meses después, si alguno de los porrazos repartidos había ido a parar al codo de la citada mujer. Pero se trataba de identificar a un policía con pinta de oso según constaba en la denuncia. La noticia de la próxima comparecencia de estos guardias fue desvelada ayer por el denominada Torturaren Aurkako Taldea (Grupo contra la Tortura) un colectivo que pasa por ONG, en el que colaboran miembros de Batasuna e informadores de Gara Garikoitz Pascual M. I. Eneko Pascual M. I. Detenidos dos etarras que organizaron el Donosti durante la negociación Huyeron a Francia en marzo del 2007, tres meses antes del fin de la tregua D. M. J. P. MADRID. Los etarras Garikoitz Pascual y Eneko Pascual fueron detenidos ayer por la Policía francesa en Bayona en cumplimiento de las euroordenes emitidas por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno el pasado octubre. Ambos huyeron de la operación realizada por la Guardia Civil contra el comando Urederra o Donosti en marzo de 2007, tres meses antes del fin de la tregua El desmantelamiento de este grupo criminal, que estaba dirigido por José Ángel Lerín, sirvió para comprobar que la banda estuvo reorganizándose y captando nuevos activistas durante el proceso de negociación con el Gobierno. Pero no sólo quedaron al descubierto estos planes, sino que con la caída del comando Urederra se obtuvieron pruebas de los vínculos económicos del PCTV y ANV con Batasuna, que, junto con los obtenidos en la operación de Segura, han sido básicos para que el juez Baltasar Garzón haya suspendido las actividades de ambos partidos e impedido así que ANV pueda concurrir a las próximas elecciones generales. Además, la Guardia Civil encontró a los ocho detenidos del Urederra material explosivo y los artilugios necesarios para la confección de bombas lapa, así como información sobre 430 objetivos con distintos niveles de elaboración. En diferentes medios se publicó que este comando tenía la orden de cometer un atentado en el caso de falleciera el preso etarra ETA José Ignacio de Juana Chaos a consecuencia de la huelga de hambre que mantenía por aquellos días. No obstante, los investigadores no encontraron en sus indagaciones ningún dato sobre este extremo. Garikoitz Pascual y su primo Eneko fueron procesados el 7 de mayo de 2007 por el juez Ismael Moreno junto a otros catorce miembros, responsables y colaboradores de comando Urederra entre ellos el presunto jefe militar de ETA, Garikoitz Azpiazu, Txeroki Años antes, en diciembre de 2002, Garikoitz Pascual fue absuelto por el Tribunal Supremo de un delito de colaboración con banda armada por falta de pruebas, después de que éste recurriera una anterior sentencia de la Audiencia Nacional que le condenaba a cinco años de prisión. En la sentencia de 2002, la Sala de lo Penal del Supremo estimaba el recurso presentado por Garikoitz Pascual, ya que la única prueba contra él era su declaración ante la Guardia Civil. Los dos etarras fueron detenidos a primera hora de la tarde de ayer cuando se encontraban en el interior de un vehículo, junto a la compañera sentimental de uno de ellos y un niño. Al parecer todos procedían de una ikastola de Bayona. Los presuntos etarras no iban armados, llevaban su documentación legal y no se resistieron cuando fueron interceptados por tres vehículos policiales. ABC. es Más información sobre el terrorismo de ETA y sus cómplices en abc. es Uno de los carteles sin firma, en Bilbao, en el que se llama a la huelga general de Batasuna TELEPRESS