Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 s 2 s 2008 Tres miradas sobre el Dos de Mayo con ABC MADRID 61 Nuestros héroes menores ABC ofrece gratis el próximo domingo 17 la obra 1808. El Dos de Mayo. Tres Miradas Hoy analizamos la obra de Benito Pérez Galdós POR LUIS CONDE- SALAZAR MADRID. El joven canario Benito Pérez Galdós (1843- 1920) escuchaba con atención carnívora las historias que su padre, Sebastián Pérez, un coronel del Ejército que había participado activamente en la Guerra de Independencia, le contaba sobre aquel conflicto de liberación contra el invasor francés. La timidez extrema- -que nunca le abandonaría- -no fue obstáculo para que aquel niño esponjoso, llamado a ser uno de los mejores escritores españoles de los siglos XIX y XX, desarrollara una fantasía panóptica de dimensiones colosales. En ella se fueron almacenando escenas sublimes pintadas con una agridulce humanidad, esa que destilan los héroes apartados de las grandes páginas de la Historia; los novelísticamente llamados héroes menores Gigantes sin vocación de tales que terminan por serlo por una u otra circunstancia de la vida. Ya en Madrid, una ciudad que le fascinó y cuyas voces supo escuchar con atención de gato callejero, tomó contacto con el mundo literario pero, sobre todo, con los ambientes sociales alejados de la sofisticación palatina, esos que marcan el territorio de lo popular. Baroja dijo de él que sabía hacer hablar cosa difícil si no se prestan oídos y entendederas. Tres años después de publicar su primera novela La fontana de oro 1870) comienza la redacción de la obra cumbre, por calidad y extensión, de su inmensa producción literaria, Los episodios nacionales un título que le recomendó su amigo el gaditano José Luis Albareda (1825- 1897) periodista liberal y hombre de mundo que fundó la Revista de España y que llegó a ser embajador en París y Londres, además de ocupar cargos políticos durante el gobierno de Sagasta. Entre 1873 y 1912 salieron de su lápiz (nunca pluma, que le hacía perder demasiado tiempo, según dicen) cuarenta y seis episodios, estructurados en cinco series. En la primera de ellas, que se inicia con Trafalgar modelo de novela histórica con mayúsculas, vio la luz su personaje Gabriel Araceli, que nació sin nada y lo tuvo todo Un pillo gaditano sometido por su padre a trato cruel que va tomando conciencia del concepto de patria y honor a través de las luchas y experiencias en las que se ve envuelto. Araceli, hombre que se hace a sí mismo, también está presente en la segunda entrega de los Episodios La Corte de Carlos IV pero es en El 19 de marzo y el 2 de mayo segundo de los textos que componen 1808, el dos de mayo tres miradas donde, ya de anciano, rememora sus andanzas en los días en los que el pueblo se atrevió a amotinarse en Aranjuez contra el infame Godoy y a plantar cara al poderoso ejército francés en Madrid, proceso germinal de una rebelión que acabaría en guerra y en victoria. La victoria también del recuerdo de Gabriel Araceli. Tiempo de héroes menores, en la mejor tradición de los clásicos de la novela histórica. El por entonces todavía Gabrielillo pasa sus días, los posteriores a la entrada en España de las tropas francesas con el Tratado de Fontainebleau (1807) pinchado en la punta de las bayonetas, entre Madrid y Aranjuez, donde vive su amada Inés, acogida por su tío, sacerdote protegido de Godoy, quien tiene allí fijada su residencia. Al caer éste en desgracia Inés es albergada- -más bien secuestrada- -en casa de los Requejos uno de cuyos hermanos, sabedor de la herencia que le espera a la joven, pretende convertirla en su esposa. Pero el ingenioso Araceli, curtido ya en muchos bailes, de calle y de salón, inventa una estrategia para liberar a Inés de tan malignas intenciones involucrando en el plan a Juan de Dios, empleado de la casa y secretamente enamorado de Inés. Gabrielillo consigue al fin liberar a su novia de las garras del Requejo y llegando a Madrid, en vertiginosa huida, se encuentran con la revuelta en marcha. Sin dudarlo, Araceli toma las armas. El final es absolutamente demoledor, sorprendente, desgarrado. La obra de Galdós, un liberal convencido, pero para nada dogmático, no está exenta de crítica. La que dirige por ejemplo, contra el pueblo maleable, en un deseo del propio autor, buen conocedor de las gentes de la calle, por el avance del progreso, imposible sin una formación que lo valide. Tampoco están fuera de sus esfuerzos literarios las puyas contra la aristocracia y la nobleza ociosas, desde su punto de vista realista, entendido el realismo como movimiento que nació a partir de la consolidación de la revolución burguesa. Galdós en definitiva, es un crítico social auspiciado en su inmensa capacidad de observación y retentiva. Para comprenderse a sí mismo y comprender España, el prolífico escritor navegó en la Historia, la transformó en arte, la denunció y la puso con letras doradas en el Olimpo de nuestras letras. Al fin y al cabo las novelas de Galdós somos nosotros. TRES GENIALES AUTORES El Dos de Mayo. Tres miradas gratis con ABC el domingo 17 El próximo domingo día 17 ABC ofrece a sus lectores de forma gratuita el libro 1808. El Dos de Mayo, Tres miradas La obra, imprescindible, recoge los textos fundamentales sobre aquel histórico evento de tres autores consagrados: Alejo Carpentier, Benito Pérez Galdós y José María Blanco White. El libro está editado por la Fundación Dos de Mayo. Nación y Libertad cuyo objetivo es organizar los actos del Bicentenario del 2 de Mayo. Proceso germinal Comprender España Fascinado por Madrid La obra de Galdós, un liberal convencido, pero nada dogmático, no está exenta de crítica Tampoco están fuera de sus esfuerzos literarios las puyas contra la aristocracia y la nobleza ociosas Más información: www. fundaciondosdemayo. es Grabado de Alejandro Blanco sobre dibujo de Ribelles en torno a los históricos acontecimientos del Dos de Mayo