Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID MARTES 12 s 2 s 2008 ABC Relato visual de una guerra Cuadros, uniformes, bandos, condecoraciones y hasta un cañón se despliegan en una muestra que recupera el ambiente del conflicto armado que cambió la historia. España, 1808- 1814. La nación en armas se inaugura mañana en el Teatro Fernán Gómez POR MABEL AMADO MADRID. Con el sonido de fondo de canciones como Juana y Manuela Al atacar Ocaña o Salve Fernando rey todas ellas alusivas a la guerra de la Independencia, las salas del Teatro Fernán Gómez (plaza de la Villa) se han transfigurado para relatar los acontecimientos que trazaron de forma definitiva la historia de España. No en vano, se trata de un conflicto que supuso la victoria sobre el ejército más poderoso del mundo y abrió una revolución de gran proyección más allá de nuestras fronteras. Con motivo del bicentenario de la guerra de la Independencia, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y la Secretaría General de Política de Defensa del Ministerio de Defensa, han organizado la exposición España, 1808- 1814. La nación en armas que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid y el patrocinio de BBVA. Tras casi cuatro años de trabajo, la muestra recrea el desarrollo de la guerra de la Independencia españo- Pistola de Napoleón, en acero, madera, plata y oro. De principios del XIX la en toda su complejidad, como fenómeno militar, social y político reconstruido a modo de gran relato visual. Así, se exhiben 215 piezas de la más diversa procedencia y significación, entre armas y uniformes de los ejércitos que participaron en la contienda, planos de ciudades y fortificaciones, escenas de batallas, retratos de los principales personajes, textos impresos, manuscritos y grabados satíricos. Dentro de este complejo escenario, y como afirmó ayer el presidente de la SECC, José GarcíaVelasco, se ha intentado mostrar la transformación de España en un momento decisivo, en pleno paso de la Ilustración al Liberalismo Pero, además, el recorrido por las diferentes salas permiten conocer cómo fue y qué supuso esta guerra. Es, en palabras del secretario general de Política del Ministerio de Defensa, Luis Cuesta, una evocación reflexiva de los ejércitos regulares, la guerrilla, los cuerpos de voluntarios, la actividad de la mujer en la resistencia, los intelectuales, la música de la época, la vida cotidiana, las batallas que se sucedieron... Como reconoce el comisario de la muestra, Juan Francisco Fuentes Aragonés, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense, se ha intentado mostrar los hechos como un relato visual, en orden cronológico, del comienzo al fin, a través de las piezas. Y como todo relato, tiene un protagonista: la nación, una nación que emerge sin un plan predeterminado, sólo motivada por las condiciones azarosas del país Este gran montaje a través de seis años de historia ha sido Bicornio en fieltro y seda de Napoleón (principios del XIX) Transformación de España posible gracias al rico patrimonio que custodian los Ejércitos. Así, se exhiben piezas de museos militares de España, Francia, Bélgica, Reino Unido, Polonia y Portugal, algunas de las cuales no volverán a ser expuestas en el extranjero. Para facilitar su recorrido, la muestra se divide en ocho secciones: De aliados a invasores Los ejércitos Haciendo la guerra a lo moro La marcha de la guerra Una guerra también entre españoles La mujer en la guerra El camino a la victoria y Memoria de la guerra, memorias en guerra La primera sala repasa el arco temporal desde el motín de Aranjuez (19 marzo de 1808) al Dos de Mayo y, entre otras piezas, muestra el óleo de François Gérard Napoleón, emperador de los franceses un figurín del Regimiento suizo, el bicornio y un juego de pistolas de Napoleón, un sable y vaina de oficial mameluco de la Guardia Imperial... Sigue el recorrido con un repaso por las tácticas militares y los cuatro ejércitos regulares participantes: español, francés, británico y portugués. La pieza central es un cañón de 1813, de hierro y madera, prestado por el Museo de Armas de París. La tercera sección repasa la participación popular en la guerra, a través de las milicias voluntarias, uno de los elementos definitorios y referentes de este conflicto bélico. Seguimos con los hechos del Dos de Mayo en Madrid, que provocaron una oleada de levantamientos en toda España. A través de varios cuadros, se muestra una secuencia de la organización del pueblo para hacer frente al agresor. El papel de la mujer Uniforme de oficial del 13 de cazadores a caballo, del ejército francés (principios del siglo XIX) Como todo relato, tiene un protagonista: la nación. Una nación que emerge sin un plan predeterminado La exposición tampoco olvida que fue una guerra entre españoles ni el papel de la mujer en el conflicto, con la aparición de heroínas. Tras esta sección nos adentramos en el camino de la victoria, desde la angloespañola en los Arapiles, el 22 de julio de 1812, hasta la derrota de José I en Vitoria. Aunque el recorrido concluye con la memoria de la guerra y el afán conmemorativo tras la victoria sobre los ejércitos napoleónicos, la exposición se completa con tres producciones audiovisuales. La primera es un mapa interactivo que simula en 3 D las 23 principales batallas de la guerra de la Independencia; la segunda, es un montaje de secuencias extraídas de películas desde 1927 a los años setenta, y, por último, una selección de canciones de la guerra de la Independencia. Más información en la página web www. secc. es