Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12- -2- -2008 29 Madrid inicia el camino para crear nuevas facultades de Medicina El Gobierno regional suscribe un convenio con un campus público y tres privados M. ASENJO MADRID. La Comunidad de Madrid suscribió ayer convenios de colaboración con la universidad pública Rey Juan Carlos y con las privadas Alfonso X el Sabio, Francisco de Vitoria y Europea de Madrid para que estas instituciones puedan impartir las enseñanzas de Medicina. El Gobierno regional ha decidido seguir la línea marcada por el Ministerio de Educación de aumentar un 40 (7.000 plazas) los cupos de admisión de alumnos en primer curso en los próximos cinco años, y dar un primer paso para duplicar la oferta de plazas en el área de Ciencias de la Salud. En la actualidad, ofrecen esta carrera las universidades Complutense, Autónoma, Alcalá de Henares y San Pablo CEU. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, apoyó su decisión en la necesidad de incrementar en la región el número de médicos, ya que es una demanda social cada vez mayor debido al crecimiento de la población en casi un millón de habitantes en menos diez años. Además y según datos oficiales, se jubilarán en la Comunidad de Madrid más de 2.100 médicos. Asimismo, la creación de nuevos hospitales incrementa la necesidad de profesionales sanitarios. No obstante y según la Conferencia de Decanos de Medicina, los efectos de la ampliación de los cupos no comenzarán a sentirse hasta al menos diez años después de acceder los alumnos a los centros. En cualquier caso, la implantación de los estudios pasa por varios procesos. En primer lugar, la Universidad correspondiente debe presentar su propuesta de planes de estudio para su verificación al Consejo de Universidades y contar con la autorización de la comunidad autónoma. Si ambos procesos tienen un desenlace positivo, el Gobierno otorgará el carácter oficial a esas enseñanzas. Entonces, cada centro solicitará un número de plazas de nuevo acceso que serán aprobadas o rechazadas por la Conferencia General de Política Universitaria de la que forman parte el Gobierno y las comunidades autónomas, ya que por razones de equilibrio y eficacia en la formación existen numerus clausus César Nombela Catedrático de la Universidad Complutense A VUELTAS CON LA AUTONOMÍA a autonomía es consustancial a la Universidad. La creación y transmisión de conocimiento sólo es posible en un ambiente de libertad creativa. A su vez, la institución, que se debe a la sociedad que la sostiene, ha de dar cuenta y razón del empleo de los recursos que recibe. También habrá de ofrecer un rendimiento adecuado y un logro de objetivos ambiciosos, porque no hay tarea universitaria que merezca tal nombre si falta la ambición. Las sucesivas reformas de los sistemas universitarios europeos, especialmente los mediterráneos, han venido tratando de conciliar autonomía y rendición de cuentas. A juzgar por su frecuencia, parece que poco se ha logrado. Sobre todo, desde el punto de vista de la mejora de la tarea universitaria; la posición de las universidades en europeas- -no digamos las españolas- -en los rankings internacionales de calidad sigue preocupando. La reciente reforma de la universidad francesa apunta a cuestiones que nos son muy familiares en nuestro país. La ministra Pecrese se ha referido a la elevada burocratización, la multiplicación de los órganos de gobierno y gestión poco efectivos y la elección de las autoridades por parte de órganos grandes y heterogéneos, como razones para plantear una reforma de gran calado. Los objetivos que persigue también nos suenan. Que las universidades sean capaces de generar una buena parte de sus propios recursos y, sobre todo, que lo que reciben esté basado en su rendimiento académico y científico. Todo lo contrario a la situación que garantiza unos recursos, más bien escasos, con limitadas exigencias de calidad, de perfeccionamiento, de avance en el desarrollo de tareas que, por naturaleza, son exigentes. Para tener éxito, la nueva organización tendrá que funcionar con eficacia tanto en la selección de profesorado, como en facilitar su tarea docente e investigadora. Como en otras ocasiones, reitero mi convencimiento de que en nuestras universidades, tenemos recursos humanos para hacerlo mejor, pero sólo será posible con una organización más eficaz. L Pedro González Trevijano, rector de la Rey Juan Carlos Los convenios suscritos ayer adscriben a las universidades hospitales. Así, el firmado entre la Consejería de Sanidad y la Universidad Rey Juan Carlos supone que la Fundación Hospital de Alcorcón y el Hospital de Fuenlabrada sean hospitales universitarios. Además, serán asociados el Hospital Carlos III y el Instituto de Cardiología. Asimismo, impartirán docencia tres centros de salud. GONZALO CRUZ Hospitales universitarios La Rey Juan Carlos, en condiciones de impartir estos estudios a partir del próximo curso académico El rector de la Rey Juan Carlos, Pedro González Trevijano, explicó a ABC que con este acuerdo se cumple una vieja y justa aspiración de su Universidad. El campus de Ciencias de la Salud cuenta con todas las infraestructuras precisas para impartir Medicina y con el personal médico adecuado, la mayoría doctores. Nuestra Universidad tiene todo- -terrenos, edificios y personal- -para impar- tir el próximo curso los estudios de Medicina asegura el rector. Fuentes de la Comunidad aseguraron que los campus privados podrán comenzar el próximo curso. El convenio con la Alfonso X el Sabio incluye como universitario el Hospital Severo Ochoa, y los asociados José Germain, Virgen de la Poveda y Cruz Roja. La Francisco de Vitoria recibe el Hospital de Móstoles como universitario y los de El Escorial, Guadarrama y Virgen de la Torre como asociados. Finalmente, la Universidad Europea de Madrid tendrá el Hospital Universitario de Getafe, Santa Cristina y Fuenfría. Los graduados catalanes en 2013 dominarán perfectamente el inglés ESTHER ARMORA BARCELONA. Los universitarios catalanes que se licencien en 2013 dominarán perfectamente el inglés. Para obtener el título, deberán antes demostrar un conocimiento equivalente al first -B- 2- el nivel mínimo de independencia necesario para que puedan ser competitivos en un mercado globalizado. Así lo establece el nuevo plan de refuerzo de inglés en el ámbito académico que la Generalitat presentará esta semana a las universidades. Los centros públicos dispondrán de un presupuesto de 31,35 millones de euros- -7,12 millones para 2008, 10,28 para 2009 y 13,95 para 2010- -para impulsar las 13 medidas del proyecto de relanzamiento de esta lengua. La Comisionada de Universidades, Blanca Palmada, ha avanzado que a partir de ahora cada centro, en el ejercicio de su autonomía, deberá presentar un plan de promoción de esta lengua en sus titulaciones, así como un estudio completo de su situación actual en lo que respecta al nivel de conocimiento de la lengua por parte de estudiantes y profesores La Generalitat recomienda que los universitarios cursen al menos un 10 de los créditos en inglés, sea dentro de su universidad o en otro centro extranjero (programa Erasmus) La segunda vía alternativa- -abierta a las universidades- -es realizar pruebas de nivel a los alumnos, aunque previamente deberán haber cursado al menos una asignatura en inglés.