Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA MARTES 12 s 2 s 2008 ABC Arranca hoy el juicio del caso bórico con la doctrina Botín sobre la mesa S. E. MADRID. El fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, aludió ayer al juicio del caso del bórico que hoy comienza en la Audiencia de Madrid, defendiendo la aplicación de la doctrina Botín y confió en que la postura mantenida por la Fiscalía de Madrid, que considera que no hay delito en los hechos investigados, resulte probada al final de la sentencia. La Fiscalía de Madrid está convencida de que no existe delito alguno, y por lo tanto, no acusa señaló. En el denominado caso del bórico la Audiencia de Madrid juzgará a cuatro altos mandos policiales por la presunta falsificación de un informe que recordaba que la citada sustancia que había sido encontrada en el domicilio de un acusado del 11- M también se halló, hace años, en un piso franco que miembros de ETA tenían en Salamanca. La defensa de los policías encausados se ampara en la doctrina Botín elaborada por el Tribunal Supremo en base al caso de las cesiones de crédito del Banco Santander y que impide la apertura de un juicio cuando la única parte que acuse sea la acción popular. No obstante, el TS no ha aplicado dicha doctrina en el reciente caso Atutxa y ha condenado al ex presidente del Parlamento vasco en un procedimiento en el que sólo estaba personada una acusación popular, aunque habrá que esperar a la sentencia- -sólo se ha hecho público el fallo- -para conocer los argumentos del alto Tribunal. Las acusaciones populares solicitarán penas de entre 6 y 9 años de cárcel y de entre 6 y 18 de inhabilitación especial para los cuatro jefes de los tres policías que elaboraron el citado informe. La AVT y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11- M, que junto al Sindicato de Funcionarios Manos Limpias ejercen las acusaciones populares, pedirán además para los procesados multas de 108.000 euros y tres años de suspensión de empleo. En el banquillo se sentarán el comisario general de Policía Científica, Miguel Ángel Santano; el secretario general de la Comisaría General de la Policía Científica, Pedro Luis Mélida; el jefe de la Unidad Central de Analítica, José Andradas, y el jefe de la sección de la Unidad de Análisis, Francisco Ramírez. LA XUNTA VUELVE A UTILIZAR POLÍTICAMENTE LA CULTURA ABC Autodefinido como incómodo para el poder De Toro buscará vender en Cuba más ejemplares de su biografía de Zapatero Fidel Castro, anfitrión REUTERS desde la cama del hospital de un evento cultural que ha sido acogido desde la Xunta como un escaparate político Tras liderar Nunca J. M. SERRANO Máis su vinculación con el nacionalismo gallego sigue viva, y ahora Rivas es cabeza de cartel de la expedición. Cuba invita a un país llamado Galicia La Comunidad será país invitado en la Feria del Libro de La Habana, y dos de sus embajadores serán autores vinculados al actual gobierno bipartito: un biógrafo de Zapatero y uno de los cabecillas de Nunca Máis POR JOSE LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. La cultura, convertida una vez más en instrumento político de la minoría nacionalista gallega. En esta ocasión ha sido con motivo de la participación de Galicia como país invitado en la XVIII Feria del Libro de La Habana, un acontecimiento con el que la Consejería de Cultura de la Xunta, dirigida por la nacionalista Ánxela Bugallo, se ha volcado destinando un millón de euros de los Presupuestos del departamento. Este hecho singular de que una comunidad autónoma sea equiparada por la organización del evento a cualquier país fue recibido con lógico alborozo por el nacionalismo cultural, que exportará a sus más granados representantes para reafirmar la existencia de la nación gallega De la treintena larga de autores que participarán en distintos eventos durante las cerca de dos semanas de Feria, los dos estandartes vuelven a ser Manuel Rivas y Suso de Toro, el perejil de todas las salsas de la intelectualidad cultural galaica. El primero, vinculado al nacionalismo y una de las cabezas visibles del movimiento Nunca Máis desaparecido a día de hoy, cinco años después del naufragio del Prestige El segundo, reconvertido en biógrafo de cabecera de José Luis Rodríguez Zapatero. Caso Atutxa En el dossier elaborado por la propia Consejería de Cultura se recogen los autores invitados a la Feria, de entre los cuales destaca una peculiaridad: ninguno publica sus obras originalmente en castellano. Es una de las constantes en la Galicia actual: la cultura gallega no reconoce a quienes no escriben en la lengua de Rosalía. Lo español no es gallego. Este apartheid lingüístico de corte progre tiene en esta Feria situaciones de bochorno, como el hecho de que se soslaye de manera bastante gruesa a autores recientes, como Marta Rivera- -finalista del Planeta en 2006- -o a nombres propios de la literatura española como Gonzalo Torrente Ballester, Ramón María de Valle Inclán, José María Castroviejo o todo un Nobel como Camilo José Cela. Sencillamente, no existen. La justificación que se da desde la oficialidad es la especial vinculación del galleguismo con Cuba a lo largo del siglo XX. Como hitos, la creación en 1906 de la Real Academia Gallega en La Habana, el estreno del himno de Galicia en la capital cubana en 1907 o la publicación en 1880 de Follas Novas de Rosalía de Castro. Pero la coyuntura histórica envuelve otra realidad, la de una Consejería de Cultura sobre la que ronda la sombra del amiguismo y cuya gestión está puesta en tela de juicio por su falta de transparencia a la hora de la contratación de artistas en sus programas artísticos. Tan es así que la Ciudad de la Cultura, macroproyecto ideado por Fraga, denostado inicialmente por el actual presidente de la Xunta y ahora abanderado por Emilio Pérez Touriño y Rodríguez Zapatero ha dejado de depender de la Consejería. El PSOE no se fía. Y no estará en Cuba, claro. El Gobierno pide al régimen castrista que permita espacios de actuación a los disidentes LUIS AYLLÓN MADRID. El Gobierno ha insistido ante Cuba para que conceda mayores espacios de actuación a los disidentes que se encuentran en el interior de la isla, según se informó a ABC en fuentes diplomáticas. La petición se produjo durante la segunda reunión del mecanismo de diálogo sobre derechos humanos entre España y Cuba que se celebró ayer en Madrid y es continuidad de la primera, que tuvo lugar en La Habana en mayo del pasado año. Como en aquella ocasión, las delegaciones estuvieron encabezadas, por parte cubana por el viceministro de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno; y por parte española, por el director general de Política Exterior, Rafael Dezcallar. España quiere mantener estos contactos, acordados durante la visita que hizo el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a la isla en abril del año pasado, en un nivel fundamentalmente técnico Sin embargo, las autoridades españolas son conscientes de la repercusión política que puede tener cualquier paso de Cuba en materia de Derechos Humanos. Ayer no trascendieron muchas cosas de la reunión, porque el Gobierno quiere mantenerlas en la máxima discreción posible para tratar de que sean más eficaces y sirvan para mejorar la situación en la isla en materia de derechos humanos. Sin embargo, varias organizaciones denunciaron ayer que el estudiante Eliecer Ávila que interpeló al presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, en la Escuela de Ciencias Informáticas, ha sido detenido. El propio Moratinos reconoció en una respuesta parlamentaria sobre el primer encuentro del mecanismo de diálogo sobre derechos humanos que España trasladó a las autoridades cubanas su deseo de ver en libertad a los reclusos reconocidos internacionalmente como presos de conciencia y muy especialmente a aquellos que se encuentran en un estado delicado de salud España, al parecer, reclamó, con nombres y apellidos, la puesta en libertad de algunos disidentes, que considera especialmente significativos, algo a lo que hasta ahora no han dado respuesta los cubanos. Además, el Gobierno intenta que el régimen permita a los disidentes que están en libertad ejercer su actividad sin cortapisas y sin verse sometidos a la presión de los actos de acoso o repudio.