Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 11 de Febrero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.659. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. La presidenta perezosa Cristina Fernández de Kirchner no madruga, entra a trabajar a las once a su despacho y en dos meses sólo ha repetido modelo una vez. Y, como a Menem, le gusta recibir y retratarse con la farándula POR CARMEN DE CARLOS n dos meses se ha granjeado fama de perezosa y le atribuyen un estilo más cercano a la holgazanería que a la hiperactividad que derrochaba su marido. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, CFK para algunos, ayer cumplió 60 días de gobierno. Según el cronómetro de la revista Noticias y del periódico Perfil la mitad de ese tiempo lo pasó descansando. Durante una semana un equipo de fotógrafos de Noticias hizo guardia entre la Casa Rosada y el helipuerto en el que aterriza a diario la jefa del Estado para dirigirse a la sede del Ejecutivo. De este modo comprobó que, por lo general, llega a las cuatro de la tarde, en ocasiones no va, y una vez a la semana, los jueves, entra más temprano, pasadas las diez de la mañana consigna la revista. De este modo, según Noticias en siete días hábiles, las horas de trabajo de la mujer de Néstor Kirchner quedaron reducidas a 35. Es decir, cinco diarias. El estudio, ampliado ayer por Perfil establece que la jornada laboral media de CFK en los dos meses que lleva en el poder no es tan, tan ajustada, y hay que tener en cuenta que estamos en época estival en el cono sur. Según el periódico, la primera mujer elegida en las urnas para ocupar la Presidencia de Argentina pone un pie en su despacho oficial alrededor de las once de la mañana y se retira a las tres de la tarde para reincorporarse de cinco a ocho Ambas publicaciones- -de la misma editorial- -critican que la presidenta no madrugue para atender los asuntos de Estado en la sede del Ejecutivo. Su amiga Michelle Bachelet está como un clavo a las siete en punto en el Palacio de la Moneda. Un estudio comparativo recuerda EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno SUS ÁRBOLES hora que los políticos hablan de los árboles, me acuerdo de los pegujaleros y calculo que sembrarían cada uno de ellos a razón de 1000 bellotas de alcornoque al día. En el mismo campo donde enterraban la bellota, sembraban los pegujaleros la cebada, cuya cosecha se llevaban a cambio de su trabajo. Para cuando se marchaban, tenían ya las bellotas esa raíz de más de un metro de largo que echan en cuanto germinan y que les garantiza la humedad durante la canícula el primer verano. Se iban los pegujaleros, y en la tierra quedaban cientos de años los árboles. Esas bellotas que sembraron son hoy dehesas de alcornoques centenarios. Pero ninguno de nosotros ha visto cómo era la cubierta forestal primaria antes de que hicieran falta los pegujaleros, antes de las talas para obtener madera y leña, antes del carboneo, las guerras, los excesos de la Mesta, la agricultura, el apeo de los robles para las quillas y las cuadernas, o los pinos más altos para las arboladuras que se hundieron en la mar tras las batallas; cómo eran los montes antes de la desamortización de Mendizábal. Alguien dijo y no sé quién es, pero recuerdo su frase, que los paisajes ya no los conforma la Naturaleza sino la política Y si la política taló los bosques primarios, que son los que nadie sembró, es la política la que tiene que restablecerlos, devolver los árboles al suelo y, a cada tierra, sus árboles. Esta vez huyendo del monocultivo, entreverando las especies para evitar la propagación del fuego y las enfermedades. Si bien la política no puede crear la Naturaleza, puede recrearla, replantando y resembrando sus árboles. www. monicafernandez- aceytuno. com A E Cristina Fernández de Kirchner, durante un reciente acto de graduación militar que de los presidentes de la democracia, el más tempranero era Carlos Menem, que llegaba a la misma hora que la chilena. Le seguía Raúl Alfonsín, a las ocho en punto; Fernando de la Rúa, a las ocho y cuarto; Néstor Kirchner, a las ocho y media, y Eduardo Duhalde, a las nueve. Otra de las características del nuevo estilo CFK es la estética. A excepción de Carlos Menem, el resto de los presidentes han tenido un vestuario sobrio. El máximo exponente en ese sentido fue el propio Kirchner. Abonado a los mocasi- REUTERS nes y a los trajes cruzados sin abrochar, al ex presidente- -para muchos el poder real en la sombra- -le trae sin cuidado su aspecto. Su mujer es otra cosa. En sus dos meses, CFK ha repetido vestuario una sola vez, y ha posado feliz con Serrat, Sabina, Antonio Banderas, Melanie Griffith y Naomi Campbell. Para estas ocasiones seleccionó con cuidado los colores. El 33 de sus apariciones recurrió al rosa, el 27 a estampados en colores intensos y oscuros, el 16 a los blancos o crudos y el 12 a negros y grises.