Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES Primera división s Vigésima tercera jornada LUNES 11 s 2 s 2008 ABC Llorente da una bocanada de aire al Athletic a costa de un Levante que se ahoga R. C. Mucha falta le hacían los puntos ayer tanto al Athletic como al Levante. Fueron los leones los que se quedaron con el botín del partido gracias a un solitario gol del delantero Llorente. Eso sí, en un partido tremendamente aburrido. Con la victoria por 1- 0, el equipo de Joaquín Caparrós echa tierra de por medio con la zona de descenso. Son dos puntos de diferencia, que dan oxígeno a los rojiblancos después de una semana convulsa en lo extradeportivo. Para el Levante la derrota corta la reacción que había demostrado en las últimas jornadas. Sin embargo, el sueño de la salvación del farolillo rojo de Primera se queda ya a doce puntos. Aunque los problemas que atormentan a los jugadores también están en lo extradeportivo. No cobran desde el comienzo de la temporada y la sombra del encierro crece. El partido en sí no dejó mucho fútbol. En la primera mitad ambos conjuntos llevaron al aburrimiento al público de San Mamés. Sólo dos ¡uys! despertaron de la siesta a los aficionados. Yeste y Llorente se encontraron con el larguero en las dos mejores ocasiones del primer acto. Al cuarto de hora de la segunda mitad, Aduritz puso el gol en bandeja a Llorente con un centro medido desde la derecha del ataque rojiblanco. El delantero batió a placer a Kujovic solo en el segundo palo. Lo que sí es verdad es que el partido tuvo mejor ritmo. Fútbol siguió sin verse, pero sí más ganas en los dos bandos. El levantinista Miguel Ángel se encontró con el palo en la mejor ocasión de los valencianos, que apretaron los dientes en la recta final, pero no tuvieron éxito para empatar. Poco fútbol Diego Forlán celebra su segundo gol en Santander FÉLIX ORDÓÑEZ Forlán reanima al Atlético El uruguayo vuelve a encontrar al Kun y encabeza la reacción de su equipo con dos goles frente a un Racing que vivió de la soberbia actuación de su portero Coltorti JOSÉ CARLOS CARABIAS Amenazaba el Atlético con enseñar los huesos de su esqueleto, con esparcir ceniza sobre el tramo crucial de su temporada, con ingresar en el frenopático de los líos de despachos, las intrigas de vestuario, los desechos plasmados sobre el campo. Un cuadro médico bien conocido por el Manzanares que había brotado este año después de la derrota ante el Real Madrid. Y de forma repentina, sin haber avisado con síntomas de mejoría, el enfermo recibió una bombona de oxígeno. El Atlético rescató lo mejor de su repertorio en Santander frente al equipo de moda de la Liga. Y fue Forlán el encargado de reanimar al moribundo ante un adversario de primera, el portero suizo Coltorti. Estaba el Atlético en la afanosa tarea de la reconstrucción, de volver a armar las piezas, recuperar el ánimo, recomponer su defensa y rentabilizar otra vez las sinergias entre Kun Agüero y Forlán. Caminaba ante el Racing por un terreno proceloso, lleno de espinas, un enemigo competente y un amor propio muy tocado. Tenía el partido un aire difuso. De un lado, el Racing solvente de Marcelino, con su manual de jugadas a balón quieto, su velocidad al contragolpe, su ímpetu general. Y de otro, el Atlético al comienzo del puzzle. Y en esto apareció Coltorti, una suerte de Eduardo ManosTijeras, un Manute Bol de brazos infinitos que emergió por encima de la media. Quería y parecía que podía el Atlético en ese empeño de recuperar las sensaciones del comienzo de la temporada y se topó de repente con un cancerbero en una tarde estelar. El partido arrancó con un ambiente festivo de parte de una afición cántabra que regatea en cada finta, empuja en cada disparo y estira la zarpa con su guardameta. Un equipo instalado en la ola que dominó al Atlético de entrada casi por inercia. Era lo que se esperaba. Por ahí ofreció soluciones y síntomas de mejoría el enfermo rojiblanco. La defensa se atrincheró con vigor. Pablo y Perea rememoraron viejos tiempos, según los cuales eran infranqueables. Y aunque el equipo se fracturaba en dos, como siempre, los cuatro que atacan y los seis que defienden, Abbiati apareció para hacer su trabajo cuando más cerca estuvo el gol del Racing. Sucedió que la pelota no llegó a la cazuela del italiano como intuía cualquier observa- Así jugó el Racing Coltorti: bien. Pinillos: regular. Garay: regular. César Navas: regular. Ayoze; regular. Pablo Álvarez: regular. Duscher: bien. Colsa: bien. Serrano: mal. Smolarek: mal. Iván Bolado: mal. Jonatan Valle: regular. Oriol y Moratón: sin calificar. El técnico. Marcelino: bien. Su estilo, directo, veloz, elaborado, se detecta en cada partido. La afición coreó su nombre con 0- 2. Lo mejor: Coltorti, prodigioso en reflejos y en los tiros por bajo. Buena dirección de Colsa. Lo peor: Forlán destrozó a la defensa por el centro. Smoralek y Bolado, muy imprecisos en el remate. Así jugó el Atlético Abbiati: bien. Antonio López: bien. Pablo: bien. Perea: bien. Pernía: mal. Maxi: regular. Raúl García: bien. Cleber Santana: regular. Simao: regular. Kun Agüero: bien. Forlán: muy bien. Reyes, Luis García y Mista: sin calificar. El técnico. Aguirre: bien. Mantiene su idea, ha soportado zozobras en el club y llegan otra vez los resultados. Lo mejor: La sensatez y el instinto de Forlán. El ingenio del Kun Agüero. Buenas paradas de Abbiati. La defensa, muy solvente con Pablo y Perea. Lo peor: Pernía está perdido. Y Cleber, más o menos. Athletic Levante 1 0 Athletic (4- 4- 2) Armando; Iraola, Ustaritz, Amorebieta, Del Horno; David López (Cuéllar, m. 66) Javi Martínez, Orbaiz, Yeste (Garmendia, m. 80) Llorente y Aitor Ramos (Aduritz, m. 26) Levante (4- 5- 1) Kujovic; Descarga, Álvaro, José Serrano, Castedo; Ettien (Riga, m. 59) Berson, Miguel Ángel, Pedro León, Courtois; e Iborra (Saul, m. 67) Árbitro: Pérez Burrull. Amarilla para Descarga, Álvaro y Ustaritz. Gol: 1- 0, min. 54: Llorente.