Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11- -2- -2008 La Escuela Reina Sofía crea una orquesta sinfónica dentro de su proyecto pedagógico Paloma O Shea, directora de la Escuela 75 Philip Roth me dijo: el cuerpo tiene más memoria que el cerebro; no lo olvides Isabel Coixet tuvo largas conversaciones con el escritor, que nunca leyó el guión TONI GARCÍA BERLÍN. En una Berlinale que camina a la pata coja hacía su ecuador, trastabillado por la ausencia de propuestas que no giren en torno al drama (en todas sus vertientes y estilos) Isabel Coixet presentó Elegy una adaptación de El animal moribundo de Philip Roth, donde se cuenta la historia de (des) amor de un profesor de literatura y una de sus estudiantes. Un filme con vistas a la decadencia que trajo a la capital alemana a su directora y sus protagonistas. Penélope Cruz, aun chamuscada por los flashes de docenas de fotógrafos tratando de sacar su mejor perfil, entraba a la sala de conferencias del Hyatt de Berlín acompañada de la realizadora catalana Isabel Coixet y del ínclito Ben Kingsley, parapetado como siempre bajo la etiqueta de sir Compré el libro ya hace muchos años y recuerdo que mientras lo leía, pensé: algún día alguien va a rodar una película con este libro y va a ser muy difícil adaptarlo... Hace un año y medio recibí el guión que me enviaron desde la productora Lakeshore y pensé que era increíble. Cuando más tarde supe que Penélope y Ben estaban ligados al proyecto me asusté mucho, pero pensé que valía la pena aceptar la responsabilidad afirmó Isabel Coixet en la respuesta a la pregunta que servía para abrir el fuego de la rueda de prensa. La directora de Mi vida sin mí o La vida secreta de las palabras no parecía muy satisfecha cuando se mencionaba la obra original de Philip Roth y los cambios que se habían introducido en el guión de Nicholas Meyers: Soy perfectamente consciente de que en el libro hay muchos pasajes de sexo explícito pero, sinceramente, creo que este tipo de escenas no aportan nada a la película; si hubiera creído que el momento en que Consuela muerde el pene de Kepesh podía aportar algo a la película lo hubiera incluido sin ninguna duda, pero creo que tal como filmamos esas escenas resultan mucho más naturales dijo Coixet. Y mucho más poderosas apostilló Kingsley, quien añadió que para esta película quería usar mi propia personalidad; no quería hablar con un acento diferente, aunque soy bastante bueno en ese tipo de cosas y, de hecho, en la primera conversación que tuve con los encargados de vestuario dije que quería escoger ropa que yo mismo me pondría Coixet precisó que Philip Roth nunca leyó el guión, y eso es lo más curioso. Tuve largas conversaciones con él y recuerdo de forma muy precisa cuando una noche en Nueva York, y a punto de empezar el rodaje, me dijo: Isabel, recuerda que el cuerpo tiene incluso más memoria que el cerebro. No lo olvides... Lo único que puedo decir es que espero que él disfrute con el espíritu y el alma de estos personajes. Muchas preguntas en español, y el gesto contrariado de los colegas de otros países poco propicios al uso de lenguas que no sean las suyas puntearon el rol de Penélope Cruz en el evento, encumbrada a los altares del glamour por un sugerente vestido negro y con una notable soltura en su uso del inglés. La actriz explicó que estaba obsesionada con el libro, lo leí hace unos seis años y siempre he sido una gran fan de Philip Roth. Mi primera reunión con los productores fue hace ya muchos años y por eso he tenido mucho tiempo de pensar en Consuela y de todo lo que necesitaba para sacar el personaje adelante. Creo que es una bendición cuando un actor tiene la oportunidad de hacer un personaje así, y si además trabajas con un director tan respetuoso con los actores y capaz de crear una maravillosa atmósfera de trabajo creo que es muy difícil pedir más Ben Kingsley y Penélope Cruz posan para los fotógrafos antes de su rueda de prensa en Berlín talina, tal y como sí era la iraní, con personajes tan transparentes como un edificio moderno. Todo lo que en la de Coixet era reflexión y ensortijamiento, en la de Majid Majidi era llaneza y espontaneidad. Se fija la historia en un personaje, un hombre que trabaja en una granja de avestruces (si hay en ello ánimo metafórico se nos ha pasado tanto a mí como a las autoridades religiosas iranís) y en su familia y vecinos, mayormente indescriptibles todos ellos. Pequeños problemas, para ellos enormes, soluciones rápidas, optimismo a granel, personajes buenos y simples, algunas escenas visualmente poderosas (cientos de peces rojos moviéndose en el suelo) Una película muy breve, apa- AFP rentemente saludable, que no presenta ni torceduras ni quebrantos, hecha con lo de casa y poco más... Los jurados se pirran por este tipo de cine. Melodrama familiar La película más optimista del día fue la iraní El sonido de los gorriones que ha dirigido Majid Majidi La guinda la puso, fuera de concurso, Luciérnagas en el jardín protagonizada por Julia Roberts AFP Y la guinda la puso, fuera de concurso, la película de Dennis Lee Luciérnagas en el jardín un melodramón familiar que le hubiera roto los esquemas al mismísimo Ibsen, en el que Julia Roberts interpreta (durante sólo unos momentos) a una casi anciana y Willem Dafoe, su marido, tiene uno de esos papeles desagradables que tanto le pegan. También salen Carrie- Anne Moss, Emily Watson y Ryan Reynolds, pero todo está contado por el director con un espíritu de sobremesa demasiado evidente. De todos modos, aquellos a los que les gustan esos rencores enquistados en las familias, esas trastiendas horribles y esas frustraciones y fracasos que se llevan de por vida en la mochila, aquí está su película, Luciérnagas en el jardín y a pasarlo bien. Preguntas en español Adaptación Más información sobre el festival: http: www. berlinale. de