Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID Tres miradas sobre el Dos de Mayo con ABC LUNES 11 s 2 s 2008 ABC Días de ira ABC ofrece gratis el próximo domingo 17 la obra 1808. El Dos de Mayo. Tres Miradas Hoy analizamos El siglo de las luces de Alejo Carpentier POR MANUEL LUCENA GIRALDO El estallido de furia y violencia popular del Dos de Mayo de 1808 contra las tropas francesas acantonadas en Madrid constituyó tanto el colofón de una serie de dramas menores que se habían sucedido desde el otoño anterior, como el punto de partida de la resistencia de los patriotas españoles (así fueron denominados entonces) contra las tropas de ocupación comandadas por Napoleón. Éste, como reconoció años después, tras lograr vergonzosas concesiones por parte de quienes gobernaban la monarquía española, practicantes de una política de cobarde apaciguamiento, jamás había contado con una respuesta de gentes de honor sino con la rendición rápida e incondicional de una turba informe comandada por frailes fanáticos y nobles degenerados. Por decirlo de otro modo, los prejuicios culturales del corso, que fueron forjados en las tradiciones intelectuales francesas de la ilustración- -baste recordar que Montesquieu se refirió a España como un país meridional en el que las pasiones multiplican los delitos -no sólo le llevaron a tratar a un vecino y aliado como al botín de una guerra colonial, sino que en la medida en que el dos de mayo supuso el principio de una feroz resistencia a sus crueles designios en todos los frentes y de muchas formas, precipitaron en una guerra larga y despiadada. No obstante, los acontecimientos de los años y meses previos también explican de alguna manera su error de cálculo. En octubre de 1807 el valido de Carlos IV, Manuel Godoy, había firmado el tratado de Fontainebleau, que estipulaba la invasión conjunta de Portugal y franqueaba el paso de España a las tropas imperiales, que contaban con unos 65.000 hombres en la primavera del año siguiente y habían tomado plazas vitales, como Burgos, Salamanca, Pamplona, San Sebastián, Barcelona y Figueras, no sin quejas y cierta dosis de resistencia pasiva. Madrid fue ocupada por las tropas del mariscal Murat el 23 de marzo de 1808, una semana después de que el motín de Aranjuez provocara la deposición de Godoy, la abdicación de Carlos IV y el acceso al trono de Fernando VII, que fue de inmediato convocado por Napoleón a Bayona sin que se atreviera a resistir semejante orden. Peor aún, el emperador de los franceses no sólo contaba con la ventaja militar sino con la política, pues tanto Carlos como Fernando acudían a él para recabar apoyo a sus respectivas pretensiones. De tal modo, al poco logró su abdicación y, de acuerdo con su costumbre de ir colocando a miembros de la familia como reyes de los territorios de los que se apoderaba, el 5 de mayo cedió la corona española a su hermano José I Bonaparte. Apenas tres días antes, el pueblo de Madrid se había rebelado ante las provocaciones y sevicias del invasor, aunque es importante recordar que el hecho que precipitó el estallido de la resistencia popular fue la aparición en el palacio real de una comitiva de soldados destinada al transporte, esto es, al secuestro, de miembros menores de la familia real, y en especial del infante Francisco de Paula. El tumulto consiguiente fue contestado por Murat, que despachó allí nada menos que un batallón de granaderos de la Guardia Imperial acompañado de artillería. Rebelión El siglo de las luces de Alejo Carpentier, es una obra maestra sobre aquel tiempo de gloria y tragedia TRES GENIALES AUTORES El Dos de Mayo. Tres miradas gratis con ABC el domingo 17 El próximo domingo día 17 ABC ofrece a sus lectores de forma gratuita el libro 1808. El Dos de Mayo, Tres miradas La obra, imprescindible, recoge los textos fundamentales sobre aquel histórico evento de tres autores consagrados: Alejo Carpentier, Benito Pérez Galdós y José María Blanco White. El libro está editado por la Fundación Dos de Mayo. Nación y Libertad cuyo objetivo es organizar los actos del Bicentenario del 2 de Mayo. Las tropas se ensañaron con la multitud desarmada y la rebelión se extendió mientras los oficiales del parque de artillería, comandados por Luis Daoíz y Pedro Velarde, se opusieron a la masacre apoyados por el bajo pueblo y muchas mujeres, como la vallisoletana Clara del Rey, que junto a su marido y sus tres hijos participó en la lucha de los artilleros hasta que la mató una bala de cañón, o la bordadora madrileña Manuela Malasaña, resistente ejecutada por tener en su poder unas tijeras. Muchas obras de ficción han recreado con diversos grados de maestría el Dos de Mayo, pero sin duda entre las que ofrecen al lector una evocación del espíritu de aquel tiempo de gloria y tragedia El siglo de las luces del cubano Alejo Carpentier, constituye una obra maestra. Fresco extraordinario de la singular dimensión revolucionaria y liberal del Dos de Mayo y por ello oportuno recorda- torio para algunos ignorantes que celebran el supuesto espíritu progresista del invasor Napoleón (que por cierto en 1801 había reintroducido la esclavitud en las Antillas) es también una celebración del español de América, forjado en el habla de nuestro siglo de oro, las jergas de las gentes del Atlántico, el color de las naturalezas indígena y africana que precipitaron en una lengua única y abierta al mundo. Carpintero sublime de las palabras, Carpentier (La Habana, 1904- París, 1980) construyó una trama de arquetipos centrada en la olvidada figura histórica de Víctor Hugues, un comerciante y aventurero marsellés que pretende exportar los principios de la revolución al Nuevo Mundo y se convierte en monstruo de la nueva política. En la próspera Habana, Hugues conoce a Esteban y Sofía, jóvenes deseosos de experiencia, a los que conducirá a través de un viaje iniciático que concluirá en Madrid el dos de mayo. Allí su rastro se pierde para siempre, sepultado por los estragos de la guerra por la libertad que acaba de comenzar. Más información: www. fundaciondosdemayo. es