Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 DEPORTES Tenis s Copa Davis DOMINGO 10 s 2 s 2008 ABC Certificado galáctico al pase de España a la siguiente ronda Verdasco y Feli ganaron el doble con las bombas del toledano y los restos del madrileño JOSÉ MANUEL CUÉLLAR ENVIADO ESPECIAL LIMA. Ahí llegan los galácticos, pañuelos de colores, ojos verdes, tez aceitunada, músculos hasta en las cejas, en el 1,90, esculpidos en piedra, o sea, o sea... ¡Besos, besos! clamaba la grada irritada. Verdasco y Feliciano iban prestos a rematar la faena ante Miranda y... Horna. Al Lucho le pusieron los papeles peruanos una pistola en la cabeza, o se la puso él mismo para salir aunque fuera con el dolor comiéndole las entrañas, dejándose el codo en cada golpe. Mucha presión para Horna durante las últimas horas. Hubo reunión de todo el equipo poco antes de acabar el plazo para decidir los jugadores. Al fin, a jugar, con riesgo porque una lesión de ese tipo le puede hipotecar la temporada entera. Pero los españoles fueron a lo suyo. Saques terroríficos de Feli y buenos restos de Fernando. Flojos restos de Feli y deficientes saques de Verdasco. Con eso les dio para ir tirando ante unos rivales limitados. Horna vale, pero Miranda fue una rémora durante todo el partido. Flojito en la red, apañado al fondo y acompañando muy poco. Cada servicio suyo era una tortura para los peruanos, que se las veían y deseaban para aguantar con el gancho, al borde del precipicio. En el cuarto Miranda se fue al hoyo y con una doble falta, que pena daba verle al pobre, la cabeza hundida, el desánimo pintado en la cara, presto para el matadero. Y Horna tirando del carro, con el brazo a rastras, cada vez más dolorido. Los españoles distribuían bien el juego y se apoyaban mucho en las bombas de Feli, que dio un recital de saques y latigazos a 200 por hora. En el séptimo del segundo set, los médicos se fueron a por Horna y su codo, muy lastimado. El hombre, gran patriota, aguantó como pudo pero aunque metía bien el saque, flojeaba en el movimiento de derecha. Verdasco le buscó por ahí y logró otro break para certificar el segundo set (6- 4) mientras Feli olvidaba las precauciones ante el feroz público: ¡Vete, vete! le gritaba a la última bola después de haber desperdiciado dos puntos de set. Con dos sets en contra, los Resultados Perú, 0; España, 3 Almagro, a Silva, 6- 3, 7- 5, 6- 0; Robredo, a Miranda, 6- 2, 6- 3, 6- 3; López Verdasco a Horna Miranda, 6- 3, 6- 4 y 7- 6 (4) Argentina, 3; Gran Bretaña, 0 Nalbandian, a Baker, 6- 1, 6- 3, 6- 3; Calleri, a Bogdanovic, 6- 3, 6- 1, 6- 1; Acasuso Nalbandian, a Hutchins Murray, 6- 2, 7- 6 (11) 6- 0 Rusia, 2; Serbia, 1 Youzhny, a Zimonjic, 2- 6, 6- 3, 6- 2, 6- 4; Davydenko, a Troicki, 6- 1, 1- 6, 6- 3, 1- 6, 6- 2; Djokovic Zimonjic, a Youzhny Tursunov, 6- 3, 7- 6, 7- 6. Israel, 2; Suecia, 1 Sela, a Bjorkman, 7- 6 (8) 6- 3, 6- 1; Johansson, a Levy, 6- 1, 6- 1, 6- 3; Ram Erlich, a Aspelin Linsdtedt, 6- 3, 7- 6 (3) 7- 5 Alemania, 2, Rep. de Corea, 1 Kohlschreiber, a Sung, 6- 2, 6- 2, 6- 2; Taik, a Mayer, 7- 5, 6- 3, 1- 6, 6- 7, 6- 3; Kohlschreiber Petzschner, a Jae Woong, 6- 1, 6- 3, 6- 3. Rumanía, 0; Francia, 3 Gasquet, a Hanescu, 7- 6 (5) 6- 4, 7- 5; Tsonga, a Pavel, 6- 7 (2) 6- 4, 6- 4, 6- 4; Clement Llodra, a Mergea Tecau, 6- 3, 6- 4, 6- 7 (3) 3- 6, 6- 2. Austria, 0; EE. UU. 3 Roddick, a Melzer, 6- 4, 4- 6, 6- 3, 6- 7 (4) 6- 3; Blake, a Koubek, 5- 7, 7- 5, 6- 2, 6- 2; Bob y Mike Bryan, a Knowle Melzer, 6- 1, 6- 4, 6- 2. Rep. Checa, 3; Bélgica, 0 Berdych, a Vliegen, 6- 3, 6- 1, 6- 4; Stepanek, a Darcis, 6- 4, 7- 6 (6- 4) 7- 6 (6) Berdych Stepanek, a Vliegen O. Rochus, 6- 7 (2) 7- 6 (6) 7- 5, 5- 7, 6- 4. ruanos ya no llegaron. Feli se puso en serio, sacó como un cohete y Verdasco, pecho lobo, acompañó. Fin de la historia. España ya está en cuartos. Feliciano López celebra con Fernando Verdasco uno de los tantos que les dieron el triunfo peruanos estaban listos para rendirse y mucho más cuando en el tercero perdieron el saque. Pero entonces a los galácticos se les vinieron a la cabeza los flashes, Beckham, las luces, las sonrisas, el fulgor de la fama... Fue sólo un segundo, un juego, un desliz perdonable, pero suficiente para que los pe- EFE ruanos igualaran la contienda agarrándose a la pista. Así que el partido se alargó hasta la muerte súbita, donde los españoles dieron un tirón y los pe- Recital de Feli UNA TURBA IRASCIBLE EN LA TORMENTA DE HORNA De héroe a semivillano en una horas. Así se sentía Luis Horna con su brazo colgando y las miradas recelosas de los suyos que, luego, en la grada se tornaron en ira POR J. M. C. LIMA. El lunes el equipo peruano, encendido, se puso a entrenar hasta las doce de la noche, sin una pausa, pegando como locos a la bola. El Lucho Horna acabó con una contractura en el antebrazo a la altura del codo. Se fue al hospital y se hizo pruebas, pero calló. En la ceremonia de presentación le preguntaron y lo negó: No hay problema, estoy bien. Confíen Y confiaron. Pero no salió a la cancha y ahora ya no es el ídolo, el que se lanzaba en plancha hacia la bola bielorrusa para llevar a toda una nación al Grupo Mundial. Ahora es un tipo que ha alimentado las esperanzas de un pueblo sabiendo que estaba lesionado, y que lo ocultó. Así que por aquí piensan que ha estafado las ilusiones del pueblo. Él, desconsolado, pidiendo perdón a todo el mundo y desquitándose a puñetazos con los ventiladores del vestuario, rumiaba su amargura: No podía decir nada. Si luego hubiese podido jugar no podíamos dar pistas a los españoles, que supiesen que no estaba a tope. Compréndanlo suplica su entorno. Lucho hizo lo que tenía que hacer, no hubo error de nadie explica Tupi Venero, el asistente del capitán Yzaga. Pero la grada no tiene memoria, no ahora, y volcó su frustración en la cancha. En la noche anterior, los jugadores, técnicos y empleados federativos dejaron sus cenas, compromisos y demás historias para juntarse alrededor de Emilio Sánchez Vicario que, curtido en mil batallas suramericanas, les reunió con carácter de urgencia: Ni un gesto, ni un comentario. Gritarán, insulta- Sánchez Vicario reunió a los suyos en la víspera para que no hicieran caso de los insultos que luego se produjeron rán, os dirán de todo pero ni caso (y miraba a Almagro) Sacad rápido, no les deis tiempo, que se den cuenta de que no os intimidan sus gritos Fue vital porque aquello fue un infierno. Las gradas estaban a un paso. Los peruanos pidieron cambio de banquillo porque tenían detrás a los aficionados españoles esperando que Emilio se negase y así crear un conflicto. Pero el capitán no picó. Accedió, aunque eso no evitó la avalancha posterior. A Nico le llamaban bobo y loro (por su nariz de Adrian Brody) pero con Tommy fue peor porque los insultos llegaron a más: Hijo de... maric. acompañado de un escándalo ensordecedor a cada fallo de los españoles. Hasta que el juego les rindió: A la grada se la calla con tenis- -comentaba Sánchez Vicario- Cuando venía Borg le decían de todo, pero jugaba y la gente decía no hay nada que hacer, este tío es muy bueno Pues eso