Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10- -2- -2008 El productor musical Javier Limón se pone en primer plano en su nuevo disco 87 Dos arquitectos españoles triunfan en China EFE SHANGHAI. Los arquitectos españoles Rosa Cervera y Javier Gómez Pioz, creadores de la Torre biónica y del centro urbano de la Ciudad de España, para 100.000 habitantes, que se construye a las afueras de Shanghai, han sido elegidos para edificar una obra maestra de la arquitectura doméstica en el país asiático. Una promotora local, relacionada con el Gobierno, ha contratado a los españoles como arquitectos estrella para construir, a varios cientos de metros del futuro museo, un proyecto de autor a la antigua usanza. Es un encargo muy bonito: diseñar una de las cuatro villas, como cuatro obras maestras de la arquitectura doméstica, que (a modo de casas de huéspedes oficiales) formarán un complejo justo al lado del Museo del Humedal de Xixi en el que también podrían llegar a participar, explicó Pioz. Junto con la de los españoles, otros destacados arquitectos harán tres villas: Arata Isozaki, David Chipperfield y Mario Botta. El proyecto es pequeño en dimensión (1.500 metros cuadrados) pero enorme en trabajo comentó Pioz, ya que, además de diseñar el edificio, los arquitectos serán responsables de crear todos los detalles del interior, desde muebles, lámparas y alfombras hasta la cubertería. Estamos encantados. No es que todas las arquitecturas tengan que ser siempre tan obsesivas, pero es un ejercicio de diseño muy gratificante para un arquitecto tener la posibilidad de contribuir a la vanguardia del mundo doméstico, y más si es con un proyecto fuera de tu país, que te permite aportar algo destacó Pioz. Se trata de un proyecto muy ambicioso que reinterpretará el concepto del paisaje de Hangzhou, característico por sus bosques, sus suaves colinas y la serenidad del Lago Occidental, explicó Rosa Cervera. La villa se asemejará a cinco tazas de té (famoso en Hangzhou) cinco edificios junto al Humedal fundidos en un terreno ajardinado suavemente ondulado, unidos por un pasillo acristalado y protegidos por una capa móvil de cañas de madera. Impresionante vista del Estadio Olímpico de Pekín, conocido ya popularmente como nido de pájaro terizó por la creación de estructuras a pequeña y mediana escala de factura impecable y por lograr sublimar las cualidades de los materiales empleados en la construcción. Con obras marcadas por la contención formal, con aparente sutilidad, con obras como el almacén y la factoría Ricola, la Casa de Piedra, el Estudio Frei, el Puesto de Señalización Auf dem Wolf la Bodega Dominus, la Casa Rudin, la Biblioteca de Eberswalde o el Museo Küppersmühle, Herzog de Meuron imbuyeron a la arquitectura de una sensualidad que impactase a los sentidos y trascendiera hacia el intelecto: cada edificio latía como la posibilidad de una compleja expresión de belleza. Tras esos comienzos como arquitectos claramente regionales y que producían una arquitectura gestada con consistencia y cuidada hasta el mínimo detalle, Jacques Herzog y Pierre de Meuron dieron el gran salto al mundo mediático tras la obtención del premio Pritzker en el año 2001. Ese momento marca la expansión global de su arquitectura, el crecimiento de la firma que ha supuesto la afirmación de Herzog de Meuron como marca dentro del star- system y, consecuentemente, la adopción de un modo de hacer en oposición al carácter casi artesanal con REUTERS Isozaki, Chipperfield y Botta En firme expansión Recreación virtual de la ampliación de la Tate Modern en Londres, que costará 320 millones de euros que afrontaron la realización de esos proyectos a menor escala, algo que ha supuesto que la concreción de los resultados de sus actuales grandes emprendimientos dependa esencialmente de la pericia de los arquitectos locales con los que Herzog de Meuron se asocian para construir, algo que les ha llevado a erigir fracasos como el Edificio Forum o potenciales éxitos, como el interesante y prometedor Instituto Óscar Domínguez de Arte y Cultura Contemporánea que están realizando en Tenerife junto al arquitecto Virgilio Gutiérrez. La suma de estos factores ha actuado en detrimento del sostenimiento y desarrollo de la base conceptual de su arquitectura: hoy, Herzog de Meuron son especialistas en diseñar proyectos que saben responder a las expectativas icónicas y alcanzar la repercusión mediática deseada por sus comitentes, pero que en su apresuramiento o ambición care- ABC cen o ponen en crisis su profundidad estética y la indagación en la dimensión de lo sensible. Al tratar de superar los límites donde intrínsecamente residían, esos valores esenciales de su visión arquitectónica se desfiguran. O bien caminan hacia una reformulación, como evidencian en obras recientes como la Biblioteca de Cottbus, el Pabellón en el Parque de Arquitectura en Jinhua, el Estadio Olímpico de Pekín o CaixaForum Madrid.