Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s El español, el valor económico de las letras DOMINGO 10 s 2 s 2008 ABC (Viene de la página anterior) da del mundo, después del inglés, del chino y del hindú, y la segunda después del inglés si hablamos de lenguas de comunicación internacional y no únicamente de lenguas nativas. La lengua española es utilizada por cerca de 450 millones de hablantes, y constituye ya un activo cultural y económico de primera magnitud que influye en diversos sectores como la música, la televisión, el cine, la creación editorial, la informática, internet o las telecomunicaciones. En todo caso, la importancia económica de una lengua aumenta con la amplitud y el nivel de desarrollo de su base de usuarios- -añadía el presidente del BBVA en su intervención- Y en el marco actual, de globalización económica y avances en las tecnologías de la información y la comunicación, ese factor de aumento puede ser exponencial indicaba Francisco González. La naturaleza económica de la lengua: cinco rasgos característicos ¿Cuál es la naturaleza económica de la lengua? O, dicho de otro modo, cuando se habla de la lengua, ¿de qué tipo de bien, recurso o activo económico se está hablando? Economía del español de la Colección de Fundación Teléfonica, es una obra, escrita por José Luis García Delgado, José Antonio Alonso y Juan Carlos Jiménez, la primera de una serie- -de hasta diez títulos- -que apunta algunos rasgos específicos de la lengua como recurso económico: 1. Un bien sin coste de producción. Para todas las personas, el idioma es un bien dado y disponible, que no requiere ser producido. Para su consumo lo único que se requiere es asumir los costes que comporta acceder a su uso (costes de aprendizaje) 2. Un bien que no se agota al ser usado. El fenómeno es justamente el inverso: el valor de uso de un idioma se acrecienta a media que se expande su uso. 3. Un bien no apropiable. Este es un rasgo que lo diferencia claramente del resto de bienes. Se puede acceder al uso de una lengua, pero no es posible apropiarse de ella. No puede ser objeto de apropiación por parte de agentes individualizados. 4. Un bien con coste único de acceso. El coste de acceder a un idioma es para las personas equivalente a una inversión, que además carece de depreciación, ya que no se deteriora con el uso. 5. Un bien que incrementa su valor de uso cuanto más lo consumen. Si se supone que el uso del idioma materno comporta la comunicación, la magnitud de ese beneficio dependerá del número de interacciones (o hechos comunicativos) potenciales. CARACTERÍSTICAS ECONÓMICAS DE LA LENGUA Un bien sin coste de producción Un bien que no se agota con su uso Un bien sin coste no apropiable LA LENGUA Un bien con coste único de acceso Abaratar costes de asimilación te una comunidad tan amplia. El trabajo de Martín Municio- -advertía García Delgado- -aplicado a cualquier otro país con condiciones socio- económicas semejantes a las de España da una cifra parecida, en torno al 15 del PIB... Además, deja fuera aspectos sustanciales del valor del español, sobre todo en lo que tiene de idioma internacional ABC A juicio del profesor de la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid, Juan Carlos Jiménez, y autor de El español: valor de un activo económico al poner en relación a la población que habla español en el mundo con su renta media se obtiene una cifra de 4,2 billones de dólares, lo que supone un 9 del PIB anual, que estaría en manos de un 7 de la población del planeta Y es que la lengua común, añade Jiménez, abarata los costes de asimilación y hace más productivo el capital humano con beneficios tanto para el país de llegada como para el Fuente: del Libro Economía del Español. Una introducción Colección Fundación Telefónica El valor de uso se incrementa con el número de usuarios emigrante hispano Juan Carlos Jiménez es igualmente codirector del estudio El valor económico del español. Una empresa multinacional junto a José Luis García Delgado y a José Antonio Alonso. Este estudio, patrocinado por la Fundación Telefónica, y a cuya cabeza está el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, José Luis García Del- gado, pretende crear unmodelo que permita cuantificar la trascendencia económica de hablar una lengua que comparten esos cerca de 450 millones de personas. Aportación a la economía La multinacional del idioma que es nuestra lengua aportó a la economía española en la última década un billón de euros asegura Juan Carlos Jiménez. Si bien, los autores, en la presentación del estudio- -que creará un modelo que finalizará a mediados de 2008- quisieron restar importancia al hecho de dar una cifra, como ese 15 aportado por Municio, sí quisieron poner especial énfasis a la hora de explicar que lo verdaderamente importante es el efecto dinamizador que sobre la economía tiene el disponer de una lengua que compar- El amplísimo activo económico que supone la lengua de Cervantes, una empresa multinacional que predomina en veintiún países, no se ha llegado pues a medir con exactitud hasta la fecha, pero ya se trabaja en ello. El dato exacto se sabrá a mediados de este año, y será fruto de la investigación académica que se puso en marcha en 2005 por iniciativa de Fundación Telefónica. Los autores destacan el enfoque del proyecto, ya que por primera vez se plantea una investigación en profundidad del 21 países bajo su influencia Fernando González Urbaneja EL CRECIENTE VALOR DE UNA LENGUA FRANCA stamos en una etapa postindustrial, no caben dudas, caracterizada por la relevancia del conocimiento y de la información, en la cual a los factores tradicionales de producción que nos enseñaban los clásicos (tierra, capital y trabajo) hay que añadir otro factor que tiene que ver con la inteligencia, la creatividad, el talento, la organización. Y por debajo de todo ello la lengua, e incluso la gramática, que hace flexible y eficiente al idioma. Un estudio de hace unos años, propiciado por el Instituto Cervantes, la Fundación Santander y la Real Academia de Ciencias, elaborado por economistas y estadísticos de las universidades de Málaga, Car- ...Luces y sombras del que puede ser el mayor activo económico y político de los españoles: un idioma vivo, querido, deseado E los III y del INE (editado por Espasa el 2003) y titulado El valor económico de la lengua española establece que el idioma aporta el 15 del PIB. Para llegar a esa conclusión introduce elementos técnicos de análisis con buena metodología y con bibliografía. El 15 del PIB significa un motor esencial de creación de valor, de generación de renta. Ningún otro sector aporta más ni genera más oportunidades. En el caso del español estamos ante un gigante, el segundo o tercer idioma más universal (casi tanto como el inglés y el árabe) y el quinto más hablado del mundo. Un gigante que dejará pronto al país original, a España, como cuarto mercado tras México, EE. UU. y Brasil. Valor creciente y trascendente por un idioma que va más allá de una sola sociedad, una nación, un estado o eso que ahora se llama país, para no llamarlo otra forma. Recientemente Ariel ha publicado un informe promovido por la Fundación Telefónica y elaborado por los profesores García Delgado y Alonso Jiménez, titulado Economía del español que avanza más conclusiones sobre el valor del idioma. La reciente internacionalización de las empresas españolas tiene bastante que ver con ese valor implícito. Pero lo llamativo quizá sea el insuficiente aprovechamiento de ese evidente valor potencial y potenciador de un idioma tan universal y tan dinámico como el español. En la nómina de las buenas obras está el propio Instituto Cervantes que ha hecho un buen recorrido en pocos años, también la agencia Efe, insuficientemente apoyada desde instancias oficiales y privadas. Una agencia que para si quisieran otros países con más influencia y riqueza. Un activo que no se debe dar de lado, sino activar y dotar de más capacidades. Y en la nómina de lo pendiente aparece un sector audiovisual que no se ha abierto al amplio espacio y mercado del propio idioma, pese a contar con creatividad y con una producción externa, de mercado, muy apreciable. Televisiones públicas pródigas en gastos (y propensas al llanto) pero que no han conseguido gestionar y emitir producción de calidad e influencia en el amplio mercado del español. Luces y sombras del que puede ser el mayor activo económico y político de los españoles: un idioma vivo, querido, deseado y cada vez más hablado en más continentes.