Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 s 2 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA CIRCUNFLEJO AS cositas claras: Zapatero da el canon a los artistas, y los artistas dan (y piden) el voto a Zapatero. Irreprochable, nada que objetar, la política es un juego de favores mutuos, quid pro quo, do ut des. Pero que nadie se extrañe si ese juego se extiende a otros sectores. Por ejemplo: Zapatero hace pagar el canon digital a los internautas y consumidores, y los internautas y consumidores, que por cierto son bastantes más que los artistas, hacen pagar su canon electoral a Zapatero. Quid pro quo. Claro que para eso sería útil que alguien- ¿qué tal el PP? -se preocupase de movilizar a los paganos igual que el IGNACIO PSOE se preocupa de moCAMACHO vilizar a los perceptores. Sin crispación ni enfados, con humor y alegría. Defender la alegría dicen los cantantes expropiando las palabras del gran Benedetti. ¿No van a estar alegres, si les acaban de regalar una pasta a costa del contribuyente? Y hacen con el dedito índice el ángulo del acento circunflejo, símbolo del presidente en el lenguaje de los sordomudos, sinécdoque gestual que identifica por las zejas- -Aznar era un bigote- -al hombre de la mirada líquida y el discurso hueco. Los pagaches del canon bien podrían utilizar el dedo corazón, levantado al cielo, para expresar su respuesta a tan interesada invitación a respaldar a quien les impone una tasa preventiva. Pero el PP, a años luz de retraso frente a sus adversarios en imaginación propagandística, se pierde en asuntos como las mamografías de las ecuatorianas o ese nefasto llegar a fin de mes con la cara de Rajoy, que tal parece que el que no llega es el candidato. Los socialistas le madrugan la iniciativa y encuentran la manera de neutralizar con humo retórico incluso las ideas mejor ponderadas, como la del contrato de integración para los inmigrantes. O le dan desenfadadas vueltas de tuerca a los recurrentes motivos de su agenda política- -PAZ, Plataforma de Apoyo a Zapatero, aunque le falten zetas: lo suyo sería -sin que nadie desde la orilla opuesta les pase por la cara las reuniones de Loyola con los pacifistas de ETA y Batasuna, recién narradas por Egibar con preciso lujo de detalles. Si las elecciones se ganan en las campañas- -que está por ver, porque algo tendrán que influir los años de gestión de Gobierno- se explica por qué el PSOE mantiene ventaja en las encuestas. Los chicos de la agencia Sra. Rushmore se están ganando el salario. Otra cosa es que baste con los guiños simpáticos y o inteligentes para hacer olvidar cuatro años de despropósitos, improvisaciones, rectificaciones y no pocas infamias. Pero puede ocurrir. Sobre todo, si ese despliegue de desparpajo no encuentra respuestas que refresquen a los ciudadanos la memoria reciente de una legislatura desdichada. Acento por acento, esa desacomplejada e irresponsable forma de gobernar no es circunfleja: es grave. Como el pronóstico de una severa herida social. L EL RECUADRO MUJER CAMPANA, MUJER CILINDRO NA señora de Sevilla, cuando el pasado martes la cocinera fue a preguntarle qué quería que hiciera de comida para el día siguiente, le contestó: -Lo que se te ocurra, pero de pescado y verdura; de carne, nada, porque mañana es Miércoles de Ceniza, y es ayuno y abstinencia... -Señora, ¡pero si eso lo ha quitado ya el Papa! Y respondió, muy digna y devota: ¿Y quién es el Papa para quitar el ayuno y abstinencia del Miércoles de Ceniza sin preguntarme? Nada, nada, pescado y verdura, porque en esta casa hemos guardado siempre el ayuno y la abstinencia toda la Cuaresma. ¡Incluso cuando sacábamos la Bula de la Santa Cruzada! La Bula de la Santa Cruzada era la apostólica que los romanos pontífices otorgaban a la católica España, en la que concedían diferentes indulgencias a los que habían ido, como los Reinos cristianos en la Reconquista, a la guerra contra los infieles, y socorrían los gastos de la Iglesia con limosnas. Quien sacaba la Bula de la Santa Cruzada entregando una limosna se libraba de los rigores penitenciales de ayunos y abstinencias cuaresmales. Era, por así decirlo, un tráfico de ANTONIO influencias a lo divino, en que la Iglesia BURGOS hacía la vista gorda penitencial a quien le daba el cafelito de una limosna. Como lo del Mienmano de Alfonso Guerra, pero con el Vaticano de por medio. Por extraño que parecerles pueda, la Bula de la Santa Cruzada existe. Hay españoles que pueden ponerse morados y oro, hasta la misma corcha en Zalacaín y en Jockey, porque tienen la Visa Oro de los progres que se precien, y paga el partido, o la Comunidad Autónoma, o el Ministerio, o la empresa pública donde están de paniaguados, con el carné en la boca. Esto en cuanto a lo material y carnestoléndico; que en cuanto a lo inmaterial e ideológico, ahí sí que de verdad es donde se ve a los españoles que tienen bula y a los que no la tenemos. Todo lo que huela a progresismo, a ex combatientes de la batalla del No a la guerra a Gobierno de España (y no de Merimée del PP) a camisas viejas de la izquierda, a U PSOE, a usted ya me entiende, tiene bula. Bula ha tenido, por ejemplo, el ministro de Sanidad, el eutanásico señor Bernat Soria, para insultar institucionalmente a las mujeres de España como lo ha hecho. Un insulto, eso sí, muy científico y estadístico, muy sociométrico y morfométrico a propósito de la normalización industrial de la talla 38 y la talla 42. A la que el ministro no la ha llamado Cilindro es porque la ha llamado Campana. Y a la que no la ha llamado Campana es porque la ha llamado Diábolo. ¿Usted se cree que ésas son formas de llamar y de clasificar a las señoras, calibrándolas como si fueran lomos de ternera o piernas de cordero? ¡Qué falta de educación! Lo que más me sorprende es que ninguna señora rellenita haya saltado indignada y le haya dicho: -Mire, señor ministro: Campana lo será su madre de usted. Por eso digo que tienen bula. Bula de la Santa Cruzada del Progresismo. ¿Se imaginan la que hubieran liado la Asociación de Mujeres Progresistas y la Unión de Señoritas Democráticas, y el Instituto de la Mujer, si alguien que no tenga la Bula de la Santa Cruzada del Progresismo, Rajoy mismo, llama así, a bulto y a mogollón, a todas las españolas, ora Campanas, ora Diábolos, ora Cilindros? Es que estoy oyendo a la Fernández de la Vega en una rueda de prensa: -Es realmente reaccionario, machista y sexistamente discriminatorio encargar un estudio y gastarse un dineral para terminar insultando a las mujeres españolas. Y además, sin tener en cuenta la igualdad de género, porque miren ustedes cómo no se atrevan a decir que los hombres, por su talla, se dividen en Fondones, Escuchimizados y Barrigones. Es un estudio completamente machista, que vamos a recurrir inmediatamente ante el Tribunal Constitucional. Pero como tienen bula, pues pasa como con los arbolitos. Si ZP dice que va a plantar millones de árboles, es un ecologista al que hay que sacar a hombros. Si lo dice Rajoy, no tiene ni zorra idea de dónde está de pie. Y todo así. Como tienen bula, la Bula de la Santa Cruzada Progre, y son de los nuestros, hagan lo que hagan y digan lo que digan, No Nada.