Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9- -2- -2008 Kirsten Dunst, nueva actriz de Hollywood que entra en una clínica de desintoxicación 99 cilindro y campana, según sus formas y sus medidas. Desde luego, la clasificación no ha dejado indiferente a nadie, y acaba con algunos clásicos tan recurrentes como comparar el cuerpo de la mujer con una guitarra española (la campana) o destacar la cintura de avispa (diábolo) sin olvidarme del popular saco (el cilindro) Así, de entrada, cuesta acostumbrarse a los términos, pero lo mejor es hacer una comparativa con algunos de los cuerpos más famosos del panorama artístico para que sirvan como ejemplo de lo que quiere decir el ministro Soria con esos esquemas que, por aquello de la paridad, se supone que también tendrán su versión masculina. Ejemplos de talla bres de Angelina Jolie, Eugenia Silva, la Infanta Doña Elena, Sonsoles Zapatero, Nieves Álvarez... Mujeres de cintura marcada con la misma proporción de hombros y caderas. Desde luego el esqueleto más equilibrado, el 90- 60- 90 que tanto anhelan las misses y las modelos. sólo que en la talla que cada cual tenga, pero siempre en esa proporción de XY- X. Mujeres campana (Y- Y- X) serían otras como Elsa Pataki, Ana Botella, Eugenia Martínez de Irujo, Máxima Zorreguieta, la Princesa Doña Letizia, Carolina de Mónaco, Viki Martín Berrocal, Salma Hayek, Hillary Clinton... Otro apartado es el de las mujeres cilindro (X- X- X) que responden a los cuerpos sin apenas cintura. En esta categoría estarían Penélope Cruz, la Infanta Doña Cristina, Isabel Pantoja, María del Monte, Lolita, Loles León, Brooke Shields... Lo malo de estas novedades es que los cambios no se van a quedar sólo en las tallas de las tiendas. Ahora habrá que esperar a ver cómo se introducen en el lenguaje coloquial estos tipos de esqueleto y el uso que se les da. Como muestra, la semana que viene empieza la Pasarela Cibeles, y qué mejor lugar para comprobar si ha calado entre las féminas la nueva clasificación de sus cuerpos. De momento casi nadie sabe muy bien ni qué significa ni cómo se las van a arreglar los empresarios y los consumidores con más de sesenta tallas para marcar las prendas. ¿Realmente llegará el día en que las mujeres compremos un vestido y pidamos la talla 40 del tipo diábolo diábolo encajarían los nom- Puestos a clasificar, en el tipo Dos modelos presentados por Custo Barcelona en la Fashion Week neoyorquina AFP Custo: chic urbano en Nueva York El diseñador ha participado en la Fashion Week neoyorquina, donde ha presentado sus propuestas invernales POR ANA ASENSIO ENVIADA ESPECIAL NUEVA YORK. La estética de la pasarela es un clásico experimental. Por eso hemos creado nuestros diseños partiendo de modelos clásicos, a los que hemos evolucionado y transformado para obtener un lenguaje experimental Con estas palabras definió Custo Dalmau la línea de su colección para otoño- invierno 2008- -ochenta y un propuestas muy urbanas para hombre y mujer- que el diseñador catalán presentó en la Semana de la Moda de Nueva York. Custo Barcelona, la marca del modista- -única firma española que desfila en la Fashion Week de la Gran Manzana, adonde acude desde 1996- mostró además una novedosa colección de complementos, con gafas de sol y minibolsos, que se incorpora a sus propuestas entre clásicas y experimentales para la próxima temporada. En Nueva York, Dalmau ha echado el resto para presentar sus propuestas invernales mas sofisticadas, con una clara apuesta por las formas orientales, la sencillez del fourreau de cuello y mangas a caja, sobrio y ceñido a la silueta; los diseños pop de los vestidos de los 60 y los diseños con volúmenes redondos como las formas de huevo y las túnicas. Creaciones dotadas de un colorido vibrante y profundo. Tonos intensos llenos de misterios como los fucsias, turquesas, azul tinta, violeta, ciclamen, los verdes menta o hierba, el rojo o el burdeos, contrastan con tonos oscuros pero llenos de energía como el marrón, el negro o el azul petróleo, y el verde esmeralda. Los neutros, a su vez, salpican aquí o allá con sus matices de gris visón y caqui, como si fueran los comodines de la paleta de color. Sin olvidarse de las pequeñas pinceladas metalizadas, a base de purpurina y lamé, que dan toques dorados, cobrizos y plateados al conjunto de las prendas. Esta extraordinaria base cromática es la encargada de dar luz a una colección en la que la firma catalana se acomoda a un estilo chic muy elaborado en cuanto a propuestas de prendas y patrones, al tiempo que disminuye la proporción de elementos en la receta de sus mezclas de tejidos y estampados, y donde la prenda estrella es el abrigo oversize que contrasta con sugerentes vestidos cortos y ajustados al cuerpo. Como reconoce el propio disenador, la novedad a la hora de armar el desfile ha sido la combinación de medidas y volúmenes En cuanto a los tejidos, el diseñador catalán utiliza desde los clásicos como la lana a otros más modernos como los jacquards, combinados con acetato, pasando por el lamé, además de incluir pedrería y lentejuelas en unos diseños que valen tanto para el día como para la noche. Para el hombre, las creaciones de Custo Barcelona tienen en la camiseta de manga larga y corta su propuesta más extensa. Entre las formas destaca la dualidad entre los cortes holgados y los ceñidos. El escote pico es el rey, tanto en estas prendas como en los jerseys más urbanos. Polos y camisas son la excusa perfecta para presentar rayas y bordados. Los pantalones- -cortados en tejidos encerados y plastificados- -juegan con los pespuntes para crear articulaciones y darles un aire motero. En cuanto a la oferta de prendas de abrigo es muy amplia. Cazadoras a base de brocados, cardigans que combinan punto y tejido, y abrigos de doble faz forrados de pelo. Una de las novedades con que Custo (Angel Custodio Dalmau, 1959) llega a la pasarela neoyorquina es su primera colección de gafas- -con diseños cuadrados, cristales de colores y, en definitiva, con una estética muy de los sesenta- -que la marca catalana quiere poner en el mercado antes del verano. Hemos tratado de que las gafas de sol tengan el mismo lenguaje que tienen nuestras colecciones de ropa, con color y grafismo, pero que a la vez sean llevables dijo el diseñador, que también explicó que ese complemento tiene, al fin y al cabo, un código distinto al de la ropa Existe en la colección una clara apuesta por las formas orientales, con creaciones de colorido vibrante