Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9- -2- -2008 Daniel Day Lewis deslumbra en la Berlinale con su papel en Pozos de ambición 81 Juan Herreros rediseña la feria y democratiza sus espacios En la cuidada escenografía creada por el arquitecto las zonas de ocio e información se alejan de los stands de las galerías N. P. MADRID. Una de las grandes novedades de esta edición de ARCO, al menos la más visible y evidente, es el cambio de pabellones en la feria. Los tradicionales 7 y 9 dejan paso al 12 y el 14, de nueva creación. Firma el proyecto el arquitecto Juan Herreros, en su primer gran trabajo en solitario, sin su otra media naranja profesional, Iñaki Ábalos (ambos mantienen el estudio Ábalos Herreros) De paso fugaz por Nueva York- -compagina dar clases en Columbia en una unidad de proyectos de arquitectura con la dirección del Aula Fin de Carrera en la Escuela de Madrid- habla con ABC de la nueva imagen de ARCO. Ha buscado la democratización del espacio: Quería que todos los stands tuvieran la máxima visibilidad. Que no hubiera jerarquías en los espacios públicos, que se multiplicasen las esquinas. He querido hacer un híbrido entre calle y plaza, donde los pasillos se ensanchen... Crear la ficción de una ciudad no muy regulada, con situaciones más casuales y sorprendentes ¿Ha sido fácil lidiar con las galeristas que mantenían un estatus de privilegio espacial en la feria? ¿No le han sacado las uñas? (Se ríe) No era fácil para los galeristas hacerse una idea sobre plano. Espero que no haya problemas. Yo estoy contento del resultado Habrá tres espacios de las mismas dimensiones: el 12, el 14 y el 14.1 (en la planta superior) El 12 cuenta con una espectacular cúpula redonda. Es la primera vez que ARCO tiene un pabellón de dos plantas, conectado por escaleras mecánicas. Herreros ha querido fundir los dos primeros en un gran espacio expositivo (primará el color blanco) donde se instalará sólo el programa general, con el fin de lograr una mayor claridad en la visita a los stands de las galerías. En la transición de ambos estará la sala VIP, que ha concebido como un espacio soñado La planta de arriba del pabellón 14 (el 14.1) es, dice Herreros, la parte más arriesgada del proyecto: Había que hacer un trabajo específico para cada sección. Hay una plaza concebida como un mercado con quioscos para las revistas, una asamblea para los foros de expertos, un teatro circular para performances, un lugar oscuro para el Box... Alrededor de la plaza estarán ARCO 40, las grandes colecciones, los proyectos y el país invitado, Brasil, que ocupa un lugar central. La parte más espectacular serán los dos vestíbulos, con paredes forradas de cortinas de colores, que acogerán puntos de información, con grandes lámparas en el techo... Herreros ha sacado también a los perímetros las cafeterías y las áreas de descanso. Éstas las he concebido como la salita de estar de una casa, con mesas y sofás. Todo de Ikea- -comenta el arquitecto- Hemos tenido el mismo presupuesto que otros años. Ha sido como hacer con el mismo Lego otro muñeco. He querido borrar la sensación de que es un recinto ferial, que el visitante tenga una experiencia visual y estética impactante Ya sabe lo que es trabajar con el mundo del arte: diseñó la Fundación Tàpies y el estudio de Luis Gordillo, y tiene en proyecto la Fundación Ibarrola en Ávila y el museo privado de Craig Robbins en Miami. Concibe Herreros la arquitectura efímera como un laboratorio de prueba y error. Hay muchos grupos de interés encontrados y es el arquitecto quien tiene que canalizarlos. He querido convertirlo en energía Espectaculares vestíbulos -Más que hacerle falta, porque es el arte menos comercial, es una riqueza del arte contemporáneo y se está recuperando. En los stands es complicado y. ya que había pabellones nuevos, por qué no crear un espacio para performances. Habrá seis. A ver cómo funciona. -Otra apuesta novedosa es la entrada de performances. ¿Necesitaba la feria el arte en vivo? -Ha habido evolución. No soy un huracán. Los pabellones nuevos ya son de por sí un huracán. Sí creo que hay un cambio fundamental en la estructura de contenidos de la feria, que es importantísimo. El espacio del programa general se ha quedado en 166 galerías, y eso va a ayudar, espero, a los compradores. Juan Herreros ha hecho un trabajo muy bueno: ha puesto de largo a la feria. Todo lo que puede distraer está fuera. -Lo que se preveía como el huracán Lourdes parece haberse quedado en tormenta. -Borja- Villel ve capaz de que el CARS se codee con la Tate, el MoMA o el Pompidou. ¿Es igual de optimista con ARCO? -Claro que el Reina puede codearse con esos museos, y sobre todo si lo dirige Manolo Borja. El mercado es otra cosa. -Una que me ha dolido, y espero que vuelva, es la mexicana OMR. Madrid y ARCO necesitan a esa galería y otras mexicanas. Este año no ha vuelto Pace. En 2007 tenía a Chuck Close, en el Reina Sofía La feria no ocurre sola. En la medida en que todo el sector del arte nos acompañe, podremos lograr muchas cosas. -Ha habido una promoción muy fuerte de ARCO en el extranjero: Londres (en casa de los Foster) Nueva York, Lisboa... -Ya ha dado sus frutos. Los Foster han sido generosísimos. Nos ha dado otra imagen. ¿Qué incorporaciones destaca? -Lituania viene por vez primera. Y galerías importantes como Lia Rumma o Sikkema Jenkins. -Brasil tiene una creatividad muy emergente. Va a ser este año la energía de ARCO. -Y también la presencia este año de Brasil, ¿no? -Hay ausencias notables... Más información sobre la feria, hoy en ABCD las Artes y las Letras El pabellón 12 cuenta con una impresionante cúpula redonda IGNACIO GIL