Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID www. abc. es madrid SÁBADO 9- -2- -2008 ABC Las obras de Fomento duchan con barro y agua a decenas de pasajeros del Metro de Sol Un pasillo de la estación permaneció clausurado cinco horas y media por la inmensa gotera tras desviarse por error una tubería CARLOS HIDALGO MADRID. La estación de Metro de Sol sufrió ayer un nuevo incidente a causa de las obras que lleva cuatro años realizando el Ministerio de Fomento, dirigido por Magdalena Álvarez. En esta ocasión, el movimiento de una tubería ocasionó una enorme gotera en uno de los pasillos del suburbano, que tuvo que permanecer cerrado durante cinco horas y media. La ducha de agua y barro, afectó a decenas de personas, eso sin contar todos los viajeros que tuvieron que ser derivados a otros pasillos mientras se arregló el desperfecto. Los hechos se produjeron a las doce y media de la tarde, con el Metro hasta arriba de usuarios. Según fuentes de Metro, el incidente se debió a un error al desviar unas tuberías de Fomento durante las obras. Esto provocó que se filtrara el agua por el subsuelo, de modo que comenzó a manar, junto con barro por el techo de la estación. Era una gran gotera, que caía como si fuera lluvia precisaron. Decenas de personas fueron afectadas, según la compañía, en el pasillo perjudicado, el que une el andén 2 de la línea 1 (sentido Pinar de Chamartín) con la 2 (La Elipa- Cuatro Caminos) Ninguno de los viajeros necesitó una atención especial ni médica. Eso sí, claro está que mostraron su malestar por el chapuzón. Se dio aviso al jefe de la obra de Fomento y al Canal de Isabel II, que cortó el suministro de agua, para evitar una inundación. Aun así, los operarios estuvieron hasta las tres y media de la tarde achicando agua del pasillo. En total, según fuentes de Metro, se recogió un total de 50 metros cúbicos de agua procedente del vertido. Durante las siguientes horas, técnicos de Fomento y de Metro estuvieron trabajando en la zona. Colocaron una tela de material aislante para evitar que el techo siguiera goteando. Mientras, un vigilante de seguridad iba desviando a las personas que se apeaban del Metro en la estación de Sol. Los viajeros, desconcertados por no poder utilizar el pasillo que se encuentra junto a la cabecera de los convoyes, no sabían por qué no se les permitía transitar por allí y tenían que dar la vuelta. Mostraron su indignación, pero, debido a las prisas y, sobre todo, a no haber sufrido la ducha de lodo, preferían seguir con su rutina. Finalmente, sobre las seis de la tarde, se retiró el precinto de la zona afectada. El portavoz del PP en la Asamblea y senador, Antonio Beteta, pidió ayer la dimisión de la ministra de Fomento. Si Magdalena Álvarez tuviera la más mínima dignidad, reprobada ya por el Senado, tendría que haberse ido ya a su casa dino Beteta. Fuentes de Metro indicaron que la compañía y la Consejería de Transportes se pondrán en contacto con el Ministerio para que les dé explicaciones. Poca esperanza hay de que les ofrezcan algún motivo, puesto que, al parecer, el suburbano madrileño aún está esperando que Fomento les explique por qué una máquina rompió el pasado 29 de enero otra parte del techo de la estación. Aquella tarde, lo que llovie- Sin noticias del Ministerio El portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta, pidió ayer la dimisión de la ministra Magdalena Álvarez Un interminable túnel que ya no da tanta risa Las obras del llamado segundo túnel de la risa arrancaron hace cuatro años y medio. El pistoletazo de salida de este macroproyecto ferroviario tuvo lugar el 9 de julio de 2003. Las actuaciones se corresponden con la construcción de una macroestación intermedia de ferrocarriles en Sol, entre la de Atocha y la de Chamartín. Los viajeros de las líneas C- 3, C- 4 y C- 5 de Cercanías serán los más beneficiados con el nuevo túnel, ya que dejarán de hacer transbordo en Atocha. Sin embargo, el subterráneo que se construye debía estar abierto hace ya año y medio. Fomento dice ahora que la inauguración tendrá lugar, finalmente, en el inicio del verano de este año. De cualquier manera, estas obras están causando numerosos quebraderos de cabeza, no sólo a los usuarios del Metro, sino también a los comerciantes de la zona de Sol, que han visto la plaza horadada por las zanjas, lo que ha repercutido en sus ganancias, además de en la salubridad del entorno. Los técnicos estuvieron trabajando hasta las seis de la tarde en la zona afectada, hasta que el pasillo quedó abierto al público