Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 9- -2- -2008 ABC Sarkozy denuncia que el velo es tribalista y aclara que no cabe en la escuela francesa París lanza un vasto programa de lucha contra la pobreza y la marginación en los suburbios de las grandes urbes JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolas Sarkozy presentó ayer un amplio programa para combatir la pobreza y la desintegración social en los suburbios, basado en ayudas masivas a la enseñanza, la seguridad y los transportes, medidas que acompañará con la defensa de la cultura nacional, la libertad y la integración. El presidente denunció, al mismo tiempo, los riesgos de tribalismo que comportan el velo islámico, la poligamia, la ignorancia de la lengua e historia comunes. Ministro del Interior durante las seis semanas de disturbios que estallaron en un millar de guetos y suburbios de París y de casi todas las grandes ciudades de Francia en noviembre y diciembre del 2005, Nicolas Sarkozy había prometido, como candidato a la presidencia, un gran programa nacional para combatir la pobreza, la miseria y desintegración en medio centenar de guetos en los suburbios de la capital y del resto de Francia. Tras las grandes reformas iniciadas durante el primer semestre de su presidencia, Sarkozy presentó ayer, finalmente, ese programa nacional, en el que han trabajado varios ministerios bajo la tutela de Fadela Amara, secretaria de Estado para las políticas de la ciudad. Amara es una figura emblemática de la apertura y la integración que caracterizan a la administración presidencial. Se hizo célebre al frente de una organización llamada Ni putas ni sumisas que combatía y combate los problemas de no integración en los suburbios. A juicio de Sarkozy, el nuevo plan nacional a favor de los suburbios ha sido concebido con una ambición integradora, cuyos cimientos comienzan por ser culturales: La integración comienza por el respeto de la cultura, los valores y las leyes de Francia. No hay sitio en Francia para la poligamia, no hay sitio para la ablación, no hay sitio para el matrimonio forzado, no hay sitio para el velo en las escuelas, ni para el odio. Vivir e integrarse en El presidente Sarkozy escucha a representantes de los suburbios más conflictivos tras hacer pública su iniciativa AP E UN PLAN DE CHOQUE PARA LES BANLIEUES Cuotas y compromisos. El presidente francés defendió el establecimiento de cuotas a la llegada de nuevos inmigrantes y el compromiso que deben adquirir de respetar la cultura, los valores y las leyes de Francia con un discurso muy similar al de la reciente propuesta del PP en España sobre inmigración. Seguridad en los suburbios. El plan se propone reforzar en tres años con 4.000 nuevos agentes la presencia policial en los barrios problemáticos, estimados en unos 350. Infraestructuras. El Estado francés invertirá 500 millones Derechos y deberes de euros en un lustro para mejorar los transportes públicos y crear una nueva red de comunicaciones. Presencia del Estado. Vamos a poner fin a la ley de las bandas, a la ley del silencio, a la ley del tráfico dijo el presidente francés, al referirse a que habrá un representante del Estado en cada uno de los suburbios, con el fin de romper la lógica del gueto Contratos de trabajo. El plan contempla el llamado contrato de autonomía con los jóvenes que lo deseen. Se les garantizará formación, empleo o contratos de aprendizaje, siempre que los contratantes respeten el compromiso de formación. Ayudas económicas. Se darán incentivos fiscales especiales para la creación de pequeñas empresas, con microcréditos. Está previsto que se lance un fondo especial de créditos destinados al acceso a la primera vivienda. Iniciativas en educación. Se crearán internados escolares de reinserción educativa. Se generalizará en las escuelas e institutos de los suburbios un programa de nueva oportunidad para los niños, adolescentes y jóvenes con problemas educativos. Francia también es un acto de amor y respeto hacia la lengua, la cultura y los valores de Francia Sarkozy estima que la política a favor de la integración pasa por el control regulado de la inmigración: ¿Cómo es posible integrarse en Francia si no se habla el francés? En nuestras escuelas debe enseñarse el respeto de la patria y la nación. Evidentemente que Francia necesita y desea seguir acogiendo extranjeros. Pero queremos acogerlos dignamente, con un trabajo, con una vivienda, con recursos para poder mantener a una familia Tras ese largo preámbulo ideológico, cultural, Nicolas Sarkozy avanzó las grandes líneas La auténtica diversidad