Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 s 2 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA PARECIDOS RAZONABLES NTRE las comparaciones odiosas y los parecidos razonables hay un espacio intermedio que sirve para comprobar cómo algunas situaciones y esquemas de comportamiento guardan notable semejanza por encima de las distancias o los tiempos. El escenario de las primarias americanas, por ejemplo, arroja curiosas similitudes con algunos aspectos de la política española, que muestran hasta qué punto en todas partes cuecen las mismas habas relacionadas con la constante universal de la lucha por el poder y los problemas de la partitocracia. IGNACIO Así, si el adanismo seCAMACHO ductor de Barack Obama y su carismático discurso de abstracto regeneracionismo recuerdan inevitablemente al prometedor Zapatero de antes de la conquista del poder- -lo que, de paso, y habida cuenta de la experiencia posterior, permite sugerir alguna conclusión sobre las consecuencias del aventurerismo- algunos comentaristas han comenzado a señalar analogías entre el rechazo que en ciertas bases sociológicas republicanas despierta el candidato McCain y las desavenencias de Alberto Ruiz- Gallardón en el seno de su propio partido. Les separa un importante tramo de edad y, sobre todo, la trayectoria triunfal del norteamericano hacia esa nominación presidencial que el español nunca ha logrado superar más allá de sus ambiciones, pero existe entre ambos una esencial afinidad discursiva: la del político conservador abierto hacia la izquierda moderada- -el polémico centrismo -que irrita con guiños liberales a los sectores más dogmáticos de su clientela. Muchos votantes y dirigentes republicanos- -incluso un conocido e influyente radiopredicador, por afinar aún más la equivalencia- -se han mostrado ya dispuestos a desligarse de su tradicional disciplina de voto si McCain se convierte en el aspirante oficial del partido a la Presidencia. Le acusan de no diferenciarse de sus rivales demócratas, de alejarse de las señas de identidad conservadoras, de trazar líneas transversales sobre las rayas divisorias de la oferta política convencional. Es la vieja polémica sobre las orillas de la política, sobre los espacios intermedios de las ideologías, sobre la conformación de mayorías a caballo del espectro ideológico. Esa barrera de banderizo sectarismo interno que Gallardón no ha conseguido saltar, y que su supuesto trasunto americano está a punto de superar en el campo abierto de unas primarias que en España continúan siendo un tabú para las poderosas estructuras de los aparatos de partido. No constan, por ahora, parentescos apreciables entre la tercera candidatura americana en liza- -Hillary Clinton- -y algún correlato de la muy masculina política española. Al menos, hasta que Ana Botella emerja por encima de sus limitadas responsabilidades municipales. Posibilidad que, paradójicamente, depende del cansancio que el maltratado Gallardón acabe o no sintiendo ante sus desalentadas aspiraciones; si para cumplirlas tiene que esperar a unas primarias, es probable que alcance la edad de McCain con el arroz bien pasado. E EL ÁNGULO OSCURO ZARZALEJOS O CURRIÓ hace algo así como seis años, si la memoria no me falla. Acababa yo de publicar por entonces unos cuantos artículos un tanto brutos o sarcásticos, quizá también un tanto ofensivos. Recuerdo que en uno ponía como chupa de dómine a Lady Di y en otro me burlaba sangrantemente del bodorrio que Aznar montó en El Escorial. José Antonio Zarzalejos, a la sazón director de este periódico, me llamó a capítulo y me leyó la cartilla: me dijo que quien escribía en ABC era muy libre para lanzar ataques a Lady Di, a Aznar y al sursuncorda, pero que desde luego él no iba a permitir que esos ataques se revistiesen de términos afrentosos y descalificaciones soeces. Y me dijo también que, al haber yo infringido esa ley de oro, prescindiría de mi colaboración, al menos durante un tiempo, mientras se me pasaba la calentura. Me lo dijo mirándome a los ojos, con una de esas miradas graves, muy estrictas, casi intimidatorias, que a veces lanza José Antonio Zarzalejos; y yo se la sostuve, mohíno y a un punto de las lágrimas. Porque, coño, escribir en ABC era el sueño de mi vida y, cuando por fin lo había alcanzado, una de esas intemperancias de la pluma a las que soy tan proJUAN MANUEL penso lo desbarataba. DE PRADA Pero algo sucedió en aquel instante en que nuestras miradas se cruzaron. Más allá de nuestras diferencias, surgió entre nosotros la certeza de que podíamos confiar el uno en el otro. Nunca hemos llegado a ser amigos- -nuestros temperamentos demasiado disímiles lo han impedido- pero de aquella fricción, en lugar de nacer la enemistad, brotó un afecto sincero y me atrevería a añadir que mutuo. José Antonio Zarzalejos, en los años en que ha dirigido este periódico, ha demostrado ante todo que es un periodista con principios; decir periodista con principios puede parecer al lector desavisado una redundancia, pero casi se trata más bien de un oxímoron, dados los tiempos que corren. Y defender esos principios contra el clima ambiental le ha costado ser injuriado, zaherido, vilipendiado brutalmente; y le ha obligado a sostener el timón de este periódico en unas condiciones casi sobrehumanas. Pasado algún tiempo, cuando se desvanezca la tempestad de ruido y de furia que agita nuestra época, podrá volver la vista atrás con orgullo: mientras ha sido director de ABC ha defendido los ideales en los que creía con tesón y gallardía, aunque defenderlos en una época en que todos los ideales se venden en almoneda le haya granjeado animadversiones y odios furibundos. Seguramente, si hubiese participado en esa almoneda, si se hubiese avenido a alimentar la visceralidad del momento con enjuagues y charcuterías periodísticas, habría vendido más periódicos; pero él ha preferido vender algunos menos a cambio de no venderse a sí mismo ni vender el oficio en el que cree. Y, como epítome de su lealtad a unos principios, como testimonio último de su labor al frente de ABC, ahí queda su decidida defensa de la vida y su execración del aborto, que es la gran batalla de nuestro tiempo. Una batalla que, desde luego, no brinda gratificaciones, sino más bien inquinas y rechazos; pero, librándola, Zarzalejos nos ha vuelto a enseñar, como nos enseñaron quienes combatieron en las Termópilas, que hay batallas en las que no importa tanto el agasajo del triunfo como el denuedo en el empeño. Y el denuedo que Zarzalejos ha puesto durante todos estos años en el empeño de dirigir ABC ha sido ejemplar: aquí se ha dejado jirones de piel y jirones de alma; y con el alma desollada ha seguido al pie del cañón. Yo me enorgullezco de haberlo acompañado, desde este modesto rincón de papel y tinta, en la singladura; y sólo lamento que nuestros temperamentos demasiado disímiles nos hayan impedido conocernos mejor. Porque Zarzalejos es hombre reconcentrado en sí mismo, a veces tan reconcentrado que pude parecer misántropo o cabezota; pero sospecho que esa aparente misantropía o cabezonería no es sino fortaleza interior de quien se sabe protegido por la coraza de unos principios indeclinables. Me gusta la gente que se abraza a unos principios y no cede en su abrazo, allá vengan duras o maduras; por eso me ha gustado tener a Zarzalejos como director durante todos estos años, y me gustaría tenerlo como amigo en los venideros. www. juanmanueldeprada. com