Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 s 2 s 2008 VIERNES deESTRENO 85 Martin Scorsese y su ¡Jo, qué noche! con los Stones La caza y captura de la banda británica por el juego de cámaras del cineasta en la película Shine a Light inauguró ayer el Festival de Berlín POR E. RODRIGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLIN. Cada uno de los componentes de los Rolling Stones soporta sobre sus espaldas bastantes más ediciones que las que lleva a cuestas este Festival de Berlín, que hoy comienza su número 58. Y el arranque, absolutamente musical, es un canto (je) a la veteranía, a esa explosión de fuerza y de talento con la que algunos privilegiados sobrepasan los sesenta y, si es preciso, los setenta. Una película del ya tampoco chiquillo Martin Scorsese, Shine a Light abrió la seccion oficial de esta Berlinale, y recoge de pe a pa un concierto de los Rolling Stones en Nueva York: dos horas de juegos de cámaras (un gato) detrás de los juegos de piernas y de rostro de Mick Jagger (un ratón) y compañía. Probablemente esta película sea más del gusto de los admiradores de los Rolling Stones que de los admiradores de Scorsese, y en cualquier modo lo que sí es Shine a Light es una entrada de palco principal a la puesta en escena de uno de los pocos grupos musicales que no devorará el tiempo. Durante años pareció que el mundo se dividía entre los que eran de los Rolling Stones y los que eran de los Beatles; hoy la discusión es entre los que los llaman los Rolling y los que los llaman los Stones, dos opciones irreconciliables y que tienen mucha más miga dentro de lo que parece. La película arranca esplendorosa, con unas ágiles imágenes del propio Scorsese y de los preparativos, y con una graciosa presentación de los Clinton en el lugar de los hechos; los Clinton, con la suegra de él, los amiguetes, los arrimaos, la seguridad y otro medio centenar de invitados, que dejan a Keith Richards tan perplejo y escamado como cuando se cayó del cocotero o cuando se esnifó las cenizas de su padre (sic) Luego, tal y como pretende Scorsese, la imagen se centra en ellos en escena: sus movimientos, su relación, su vida no pensante (mientras actúan no tienen nada en la cabeza, dicen) su espectáculo, que, visto así, en plano corto, es sorprendente, inexplicable: Jagger es, de rostro ajado para abajo, un pincel... Richard lleva en su cara el mismísimo desembarco de Normandía; Ron Wood mantiene su corte canalla, como de recién salido con la condicional, y Charlie Watts, el batería, parece tal que un jubilado en el parque... Pero... nadie podrá negar la fuerza descomunal de ellos en escena, y eso es lo que atrapa todo el tinglado de cámaras de Scorsese, quien apenas aliña la actualidad del concierto con unas cuantas imágenes de archivo en la que unos jovencitos Stones hablan, por usar un verbo que se acerque, de cualquier cosa. Sobre este extraño modo de inaugurar la Berlinale se pueden tener dos opiniones extremas: la de que Scorsese debería de haber hecho más con los Rolling Stones (haber llegado a una definición, o una descripción, o una caricatura... lo que fuera) o la de que Jagger y compañía deberían haber hecho más por Scosese: mostrarle a su cámara sus otros yo y no sólo su mejor versión, es decir, la de los Rolling Stones dando el callo en un escenario. Rafael Azcona padece cáncer de pulmón EFE MADRID. El guionista Rafael Azcona está siendo tratado de cáncer de pulmón y se encuentra en casa trabajando en la reescritura de una de sus novelas aseguró ayer su esposa, Susan Youdelman. Azcona, que ha escrito más de cien guiones para el cine español, entre ellos los de El pisito El verdugo o la oscarizada Belle époque se está sometiendo a un tratamiento de radiación y quimioterapia desde que, el pasado mes de julio, se le diagnosticara la enfermedad. Según ha explicado su esposa, la enfermedad no impide a Azcona trabajar en la reescritura de Los ilusos novela que publicó en los años cincuenta. El guionista, ganador de cinco premios Goya, no acudió ayer por la mañana a recoger de manos del ministro Jesús Caldera la medalla al mérito en el trabajo, que recibió en su nombre la actriz Maribel Verdú. Nacido en Logroño el 24 de octubre de 1926, Rafael Azcona es uno de los guionistas más prestigiosos y queridos en nuestro país. Probablemente esta película sea más del gusto de los admiradores de la banda que de los del cineasta