Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 VIERNES DE ESTRENO www. abc. es cine VIERNES 8 s 2 s 2008 ABC Llevo bien este mundo de ruido al que nadie se acostumbra Javier Bardem s Actor, secundario en la película No es país para viejos El Oscar se le escapó hace unos años (se lo arrebató el gladiador de Russell Crowe) pero nadie en Hollywood duda de que el actor español se llevará este año la estatuilla. Los hermanos Coen, con quien él quería trabajar a toda costa, tienen la culpa JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. Javier Bardem ha entrado en Hollywood con paso firme. Su trabajo en la película de los hermanos Coen No es país para viejos que llega hoy a las pantallas españolas, le ha proporcionado ya una docena de premios, cifra que aumentará probablemente en las próximas semanas, y que, según las trazas, ha de rubricarse con el Oscar al mejor actor de reparto, el primero que lograría un intérprete español. Hollywood tiende a engullir en su imparable vorágine a todos aquellos que provienen de cinematografías diferentes de la estadounidense, y estos han de tener mucho cuidado y resistir la tentación de ser devorados. Visto desde la distancia, Javier Bardem parece haber resistido el primer empellón de la fama hollywoodiense. Hace unos días se le veía distendido y compartiendo cámaras y carcajadas con el mismísimo George Clooney en el almuerzo que los candidatos al Oscar celebran unos días antes de la ceremonia. Las imágenes reflejan bien a las claras que Bardem es ya uno más en el firmamento de Hollywood. Sin embargo, Bardem, con su brillante realidad, asegura en declaraciones telefónicas a ABC que intenta mantener una cierta independencia para controlar las cosas sin perderme. Son circunstancias que surgen en un momento determinado de tu vida y estoy contento. Agradezco de corazón a todos aquellos que me están demostrando que les gusta lo que hago apunta un Javier Bardem que utiliza la coherencia para digerir su vertiginoso despunte en la meca del cine, luciendo esa pinta de hombre duro y corazón tierno que tan buenos resultados ha dado en el cine. Con la película de los Coen, el actor español ha recogido las mejores críticas de su carrera y los galardones internacionales más ansiados por cualquiera de la profesión, algo que agradezco a todos infinitamente y a los académicos por ayudarme a llegar otra vez a los Oscar comenta. Mientras, el tiempo le rescata para sumirle en otro reto, la versión cinematográfica del musical Nine el mismo espectáculo que rubricó la carrera de Antonio Banderas en Broadway. En la película compartirá reparto con Penélope Cruz. Bardem se declara contrario a interpretar papeles violentos. Sin embargo, es con el personaje de Anton Chigurh con el que, según todos los pronósticos, puede quedar en la historia: Desde las primeras conversaciones con Ethan y Joel Coen estuve dispuesto a aceptar el reto sin pensar en lo que vendría después. Efectivamente, no soy un actor al que le gusten los personajes violentos, pero deseaba trabajar con ellos. La lectura de la novela corroboró lo que me decían del personaje. Uno se rinde a la evidencia del talento de los Coen. Pensaba que no se iban a equivocar y, si se equivocaban, al menos lo hacía con los Coen. Nunca he pensado en que fuera una mala o buena película, necesitaba celebrar la experiencia única de trabajar con los responsables de Sangre fácil Esta película parece tener muchos seguidores, por lo que su interpretación queda en la opinión de espectadores. Yo la veo como una obra limpia, nada artificiosa, con personajes que entrelazan sus vidas de manera gradual y violenta a la vez argumenta sobre el filme. Chigurh aparece como secundario, pero deja su impronta desde el principio de la historia con su perversa e inconcebible brutalidad. Una vez presentado, su amenaza permanece aunque no se le vea. Es un buen punto de vista dice riendo abiertamente. Ante la actitud demasiado reflexiva que se le pudiera adivinar, el actor se ruboriza fácilmente al compararle al descerebrado Chigurh con el mítico Hannibal Lecter. He leído algo en algún comentario al respecto. Estoy viviendo bien este mundo de ruido al que nadie se acostumbra. No deja de ser algo que te aparta de tu centro de gravedad. En mi caso, en la tranquilidad que me posibilita el ver las cosas bajo el prisma de la objetividad, que ya de por sí es difícil. Lo que siento es un tremendo agradecimiento y profundo honor de pertenecer a este filme. Un regalo superlativo asegura. Explica Javier Bardem que la cinta contiene el 97 por ciento de la novela de Cormac McCarthy, respetando los niveles importantes en la descripción de los personajes, donde sale perdiendo el mío. En la novela, Chigurh es casi una simbología, un icono de la violencia, algo representativo más que un ser humano. Con el resto de los personajes existe una mayor descripción de actitudes, de formas de comportarse ante el prójimo, mientras que Chigurh resulta casi bíblico, un accidente mortal, un accidente del destino que les sucede a los personajes. Ni en el libro, ni en la película- -ni yo quise hacerlo- se busca la razón, la necesidad ni el objetivo de lo que hace este hombre de piel blanquecina. Todos los actores sabían muy bien a qué rol atenerse Habla del rodaje en exteriores, donde un paisaje abierto puede hacerte sentir encerrado. En alguna ocasión tuve claustrofobia. Me preguntaba: ¿pero cómo puedo estar encerrado si el horizonte es limpio, lejano y abierto? Algo llamaba a la violencia, algo irracional Todo lo que cuenta parece real, incluso la maldad casi obscena de Chigurh. ¿Cómo decidieron darle más cuerpo en la historia a Chigurh? le pregunto. Él cuenta que estaba en un bar donde había tres chicos. Uno de ellos le molestó. Él les reta a salir a la calle y mata a los tres. Después pensó: voy a esperar a la Policía, me dejaré detener y luego intentaré escapar si soy capaz... Les dije a los Coen que era positivo rescatar esa sensación. La expresión final es: he sido capaz Lo cual es macabro Ha nacido un ser impasible, un icono de la sinrazón. Era lo que buscábamos, la sinrazón de la violencia en detalles como la forma de andar o de hablar, que no exista la prisa, ni la ansiedad, incluso ni el deseo. Es lo que hace de Chigurh un personaje imperturbable, sin ruptura emocional, lo que le convierte en alguien a quien no puedes comprar, ni parar, ni convencer; en todo caso, matar, y cuando ves que tampoco le duele, porque es un personaje desprovisto de emoción, el miedo te domina Encerrado en un paisaje abierto Uno de los suyos Icono de la violencia Más información sobre la película: http: www. nocountryforoldmen. co. uk intl es Cormac McCarthy y la frontera entre cine y literatura El escritor norteamericano Cormac McCarthy es, a los 75 años, más popular que en toda su vida. El consenso sobre la calidad de sus novelas sólo ha sido subrayado por el cine, después de alguna adaptación menos afortunada, como la de Todos los caballos bellos dirigida por Billy Bob Thornton, e incluso de algún capítulo televisivo en los años setenta. McCarthy ha sido señalado por el temido crítico literario Harold Bloom como uno de los cuatro grandes autores estadounidenses de su tiempo, junto a Thomas Pynchon, Don DeLillo y Philip Roth. Que el autor de En la frontera está de moda lo prueba que ya está en marcha la traducción cinematográfica de La carretera dirigida por John Hillcoat y protagonizada por Viggo Mortensen, Charlize Theron y Guy Pearce. Se espera para este mismo año. En 2009 llegará Meridiano de sangre un western firmado nada menos que por Ridley Scott, del que todavía no se conoce su reparto. Seguro que no es su última novela llevada al cine.