Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 8- -2- -2008 ABC El ex gobernador de Massachussetts Mitt Romney, después de anunciar junto a su esposa, Ann, su retirada de la carrera hacia la Casa Blanca en Washington REUTERS La retirada de Romney confirma a McCain como el candidato de los republicanos Si continúo luchando hasta la convención, sólo haría más probable una victoria de Hillary Clinton o Barack PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Mientras el Partido Demócrata se enfrenta a una costosa guerra electoral de desgaste entre Barack Obama y Hillary Clinton, el panorama de los republicanos quedó ayer mucho más despejado con la retirada de Mitt Romney. El ex gobernador de Massachussets aspiraba a convertirse en el primer presidente mormón de EE. UU. pero su seria candidatura- -aunque con problemas de consistencia- -no prosperó lo suficiente como para sobrevivir más allá del supermartes pese a haber ganado 11 primarias y 4 millones de votos. El telegénico multimillonario, que ha invertido el equivalente a unos 28 millones de euros de su fortuna para financiar sus ambiciones presidenciales, eligió un foro de activistas conservadores en Washington para anunciar su salida del pulso presidencial, con el argumento de que si continúo luchando hasta la convención nacional, impediría el lanzamiento de una campaña nacional y haría más probable una victoria de los senadores Obama o Clinton Insistiendo en no querer ser cómplice de los planes de la oposición demócrata para rendirse al terror Esta decisión, aunque no vino acompañada de un respaldo formal para nadie, beneficia directamente al senador John McCain, con gran diferencia el candidato republicano más destacado, a pesar de los grandes recelos que genera en la base más conservadora de su propio partido. La retirada de Romney también aumenta las presiones para que Mike Huckabee, el distante tercer aspirante republicano, siga el mismo camino. Por lo que respecta a la nominación presidencial del Partido Demócrata, los dos grandes aspirantes se han enzarzado, tras resaca del supermartes en un pulso de expectativas a la baja, disputándose quién cuenta con menos posibilidades de ganar para así mantener la tensión en una campaña que se puede prolongar durante semanas, meses e incluso llegar en situación de empate a la convención nacional convocada para agosto en Denver. Dentro del empeño por retener y estimular tanto respaldos políticos como donaciones financieras, la campaña de Hillary Clinton confirmó que se enfrenta a un significativo problema de dinero. Hasta el punto de que la senadora por Nueva York ha tenido que autoprestarse 5 millones de dólares (3,4 millones de euros) para hacer frente a los extraordinarios gastos del supermartes Varios miembros de su campaña, empezando por su manager Patti Solis Doyle, habrían renunciado voluntariamente a sus salarios para poder cuadrar las cuentas de este mes. Tras haber recaudado más de cien millones de dólares el año pasado, la idea de que la campaña de Hillary Clinton tiene ahora problemas de cash no ha dejado de suponer una sorpresa. La senadora ha explicado que tomó la decisión de recurrir a su propio peculio el pasado mes de enero y que, a su juicio, los resultados obtenidos en el supermartes confirmaron la sabiduría de mi inversión Gracias a contratos editoriales, discursos pagados y demás negocios, desde su salida de la Casa Blanca, el matrimonio Clinton ha acumulado un patrimonio estimado en 40 millones de dólares (cerca de 28 millones de euros) abc. es informacion elecciones- usa La última inversión del ex gobernador Si anteayer veíamos el spot de la campaña de McCain contra Romney, en el que éste no se reconocía heredero del legado de Reagan, hoy vemos el último anuncio- -legado publicitario- -del ex gobernador de Massachussetts, que intentaba mostrar muy gráficamente los puntos que unen a McCain con Hillary Clinton. Era parte del reto por demostrar quién es más conservador (ver vídeo en el blog) Por fin, el aspirante republicano detuvo ayer la maquinaria al ver cómo se le escapaba de las manos, pero sobre todo del bolsillo. La divertida batalla por empujar al prójimo hacia el conservadurismo ha terminado. Y es que, como relata Pedro Rodríguez en su Fiebre del Potomac, los mejores planes no suelen resistir a la realidad. Y menos aún cuando se trata de una realidad tan complicada como la política de Estados Unidos