Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 s 2 s 2008 ESPAÑA 29 La mujer que envenenó a sus hijos alertó a su abogada por correo electrónico La letrada que tramitaba el divorcio leyó el correo cuatro horas después, al levantarse, y avisó a emergencias s Los dos niños mayores ya han recibido el alta A. LARDIÉS PAMPLONA. Nadie sabe qué pasó por la cabeza de A. J. M. para envenenar con relajantes musculares a sus cuatro hijos e intentar a continuación quitarse ella la vida. La mujer sigue hospitalizada y custodiada por la Policía; sus dos niños mayores, que se salvaron, recibieron ayer el alta y los dos pequeños, a la espera de ser enterrados en la intimidad. El secreto del sumario protege la tragedia de esta familia que vivía en Mutilva Alta, ciudad dormitorio de Pamplona, pero ha trascendido un detalle más que inquietante. La parricida, de 40 años, informó a la abogada que se encargaba de los trámites de su divorcio de la atrocidad que acababa de cometer a través de un correo electrónico que le envió a las cinco de la madrugada. En el escrito, A. J. M. relataba que había matado a sus dos hijos pequeños, de tres y siete años, y que no lo había conseguido con los dos mayores, de 12 y 14. En ese mismo texto, la vecina de Mutilva Alta también apuntaba que se iba a suicidar, según informó ayer Diario de Navarra La letrada no leyó el correo electrónico hasta las nueve y cuarto de la mañana y fue ella la que alertó a los servicios de emergencia de lo que había ocurrido. La celeridad con que se desplazaron a la calle Esquivel de Mutilva tal vez sirvió para evitar que la madre, que sigue ingresada y detenida en el Hospital de Navarra, consumara su propósito de quitarse la vida inhalando el humo del tubo de escape de su todoterreno, tumbada en una hamaca. Los dos pequeños ya estaban muertos- -habían sido envenenados con Benzodiacepina, un relajante muscular y tranquilizante que administrado en grandes dosis es mortal- La mujer había acordado con su marido quedarse la custodia de los cuatro hijos, a los que cuidaba de forma completamente normal, según los vecinos. Los dos niños mayores, de 12 y 14 años, que consiguieron salvar la vida recibieron ayer por la mañana el alta médica en el Hospital Virgen del Camino. Además de la intoxicación por los fármacos que les suministró su progenitora, ambos presentaban cortes superficiales por arma blanca en el cuello cuando fueron ingresados. Incluso uno de los menores necesitó puntos de sutura en una incisión de unos ocho centímetros de longitud. Los dos han podido ya reunirse con su padre, que está absolutamente hundido y ha necesitado ayuda psicológica. Ahora, los tres tendrán que afrontar el terrible momento de enterrar a los dos pequeños de la familia, algo que desean hacer, según ha trascendido, en la intimidad. No sólo la familia ha necesitado apoyo psicológico. En la ikastola donde estudiaban los niños los profesores celebraron ayer una reunión para decidir cómo afrontar esta tragedia, mientras varios padres a las puertas del colegio relataban lo afectados que se encontraban sus hijos. El próximo 14 de marzo la pareja tenía una cita en un juzgado de Pamplona a cuenta de su divorcio. Se da la circunstancia de que la juez que tramita la separación es la misma a la que ha correspondido el caso. La madre, en cuya primera evaluación médica en la propia vivienda reflejaba un estado neurológico estable, permanece ingresada y detenida en el Hospital de Navarra, acusada de dos homicidios y otros dos en grado de tentativa. La consejera de Asuntos Sociales, Familia, Juventud y Deporte del Ejecutivo foral, Maribel García Malo, afirmó estar a la espera de que la familia de los niños asesinados demande cualquier tipo de ayuda a los servicios sociales. En ese caso, García Malo aseguró que se atenderá todas las necesidades de la familia. Un policía condenado por el caso Marey fue asesor de la mafia georgiana J. GUIL BARCELONA. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu interrogó ayer como testigo a un ex comisario de la Policía Nacional, ex jefe del Mando Único de la Lucha Antiterrorista, condenado en 1995 por el secuestro de Segundo Marey. El ex agente, Francisco Álvarez, compareció ayer en un juzgado de Barcelona como testigo por su relación con el caso del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona, Eduard Planells, acusado de facilitar permisos de trabajo y residencia a miembros de la mafia georgiana. Según informó ayer Ep, el número tres de la mafia georgiana en España, Malchas Tetruaschvili, detenido en la operación Avispa había contratado a Álvarez como asesor en materia de seguridad, y así consta en un documento en el sumario del caso. Andreu también tomó declaración ayer en Barcelona al diputado de CiU Antoni Fernández Teixidó, a la secretaria de una empresa de Tetruashvili y al ex jefe de la Oficina de Extranjería de la Delegación del Gobierno en Barcelona, Manuel Laraña. Todos en calidad de testigos por el caso Planells Los dos últimos alegaron no disponer de medios materiales para viajar a Madrid, lo que motivó el traslado del juez. El juez interrogó a Teixidó sobre su relación con Tetruashvili, al que presentó a Planells en una en 2001 como presidente de una ONG que quería traer trabajadores del sector de la restauración desde Rusia. Tras declarar, el diputado dijo a los periodistas que tiene la conciencia tranquila porque no hay ni un solo elemento del que me pueda arrepentir Afirmó que su relación con el supuesto capo fueron contactos puntuales en el ámbito familiar y personal (al parecer Tetruashvili tenía amistad con la esposa del político, judía como él) y precisó que de manera aislada tuvo un contacto profesional que ayer no detalló. En 2005, la consultoría de la esposa del diputado firmó un contrato con una empresa de Tetruashvili que se revocó al ser detenido. Según algunas fuentes, dicho contrato era de asesoría fiscal. Por contra, según dijo Teixidó en 2006, que siempre ha negado vínculos con la mafia, sólo contemplaba una colaboración en la orientación general y estratégica de la empresa del presunto mafioso. La misma juez del divorcio Custodia acordada Hallan un feto de cuatro meses en una caja junto a un cementerio grancanario ERENA CALVO LAS PALMAS. Envuelto en un paño blanco y dentro de una pequeña caja de plástico. De esa guisa encontró ayer un trabajador de la limpieza un feto de pocos centímetros en un descampado, cerca del cementerio de Sardina del Sur, en la localidad grancanaria de Santa Lucía de Tirajana. El hallazgo se produjo alrededor de las dos de la tarde y de inmediato se alertó a la Guardia Civil. Habían ocultado el feto dentro de una cajita de muy pocos centímetros y después lo escondieron debajo de una losa. Dentro estaba también el cordón umbilical relatan desde el entorno de la investigación, que lleva el Juzgado de Guardia de San Bartolomé de Tirajana. El feto no alcanzará los tres o cuatro meses valoraron fuentes relacionadas con el caso a falta de que el forense examine el cuerpo y emita un informe al respecto. La hipótesis que se baraja es que estamos ante un embarazo no deseado: posiblemente la madre ha abortado por su cuenta y ha escondido después el feto En estos casos, explican desde el Instituto Armado, si la madre no ha acudido a un centro médico o a algún facultativo con pérdidas de sangre que pueda arrojar algo de luz, lo más probable es que no pueda conocerse la identidad de sus progenitores Este es el cuarto caso del año, después de que el 25 de enero se encontrase otro feto atascado en un inodoro de los Servicios de Urgencias del Hospital General de Elche, en Alicante, y de que el 30 del mismo mes se hallasen otros dos fetos en sendos contenedores de basura de Almería y Granada. Teixidó, tranquilo