Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La ofensiva terrorista s Las conversaciones con la banda VIERNES 8 s 2 s 2008 ABC El PSE compromete al Gobierno al dejar abierta la opción del diálogo con ETA Miguel Buen, líder socialista en Guipúzcoa, obligado a rectificar sus declaraciones M. L. G. F. BILBAO. Un inoportuno desajuste en el discurso del PSE, después de fracasado el proceso de paz y a menos de un mes de las elecciones, provocó ayer una rectificación casi sobre la marcha del secretario general del PSE en Guipúzcoa, Miguel Buen, quien pasó de afirmar que cabía la posibilidad de que su partido volviera a dialogar ETA a salir al paso de sus propias palabras para aclarar, a través de un comunicado, que no hay ninguna opción de retomar esa negociación. Buen, mano derecha de Jesús Eguiguren, presidente del PSE y quien ha llevado el peso de los contactos con Josu Ternera, jefe de ETA, y Batasuna, trató así de reconducir un desliz que venía a quebrar la línea impuesta en las últimas semanas desde Ferraz y desde Moncloa y a refrendar los argumentos del Partido Popular cuando afirma que los socialistas no han desechado tender puentes a la banda criminal, aunque de cara a la galería mantengan que no lo harán. Las polémicas declaraciones las realizó el secretario general del PSE guipuzcoano en Bilbao cuando trataba de defender la labor de Zapatero durante el diálogo con ETA. Buen aseguró que si se diesen las circunstancias, volveríamos a intentarlo. Lo hemos intentado y no sólo no nos arrepentimos, sino que estamos orgullosos. Si se diesen nuevamente las circunstancias necesarias, volveríamos a intentarlo Y aunque añadió que por desgracia, ahora mismo esas circunstancias no se dan el matiz no anuló la impresión generalizada de que mantenía abierta la puerta a la negociación. Hasta el extremo de que la marejada interna en el PSE no se hizo esperar y sólo un par de horas después, Buen se veía obligado a difundir un comunicado en el que precisaba que no hay ninguna posibilidad de retomar el diálogo con ETA y que el único camino que le queda por recorrer a la banda es dejar la actividad terrorista En su redundante nota aclaratoria, recalca que en estos momentos no hay ninguna posibilidad para retomar el diálogo para un final dialogado de la violencia Los radicales abertzales tienen que elegir entre bombas o urnas, porque todas las oportunidades que les ha dado la democracia para alejarse de ETA no las han aprovechado agrega el comunicado, en el que se subraya igualmente que mientras la organización terrorista no abandone su actividad se encontrará con la firmeza de un Estado de Derecho que la combatirá en todos los frentes La aclaración de Buen no convenció a sus adversarios políticos. El secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, afirmó que le han hecho rectificar por necesidades electorales y que sus primeras palabras son la verdad y las que expresan sus convicciones Mitos de la excepción nacionalista Hay una mentira según la cual estaríamos ante un conflicto político. Pero en un escenario democrático no hay otro conflicto que el empeño terrorista de subvertir la voluntad de los ciudadanos de la necesaria negociación (que pasmosamente se había convertido en algo gubernamental buena parte de la legislatura) persigue al entramado de la banda, encarcela a dirigentes de Batasuna o promueve la ilegalización de los alias de ésta como ANV y el PCTV Lo que consiguen todas las estrategias basadas en estos falsos mitos es facilitar la fortaleza de la banda y su entramado. Lo que logra el imperio de la ley es colocar a cada uno en su sitio. Al fin y al cabo, hay una mentira según la cual estaríamos ante un conflicto político subyacente, en el que ETA sería un agente, y que estallaría en cuanto el Estado actúa ignorándolo. Pero en un escenario democrático no hay otro conflicto que el empeño totalitario de una banda terrorista para subvertir la voluntad de los ciudadanos. Lo que consigue la legalidad es proteger a los ciudadanos ajenos a la delincuencia nacionalista y fortalecerlos ante quienes quieren atentar contra sus derechos y libertad. Cuando se aplica la ley tal cual es, sin desvirtuarla, es decir, cuando se cumple la voluntad ciudadana, no aparece el conflicto político o histórico inexistente, sino que se normaliza la vida ciudadana. No desaparece por arte de magia el empeño totalitario de los violentos, pero ni se produce un contagio general ni se les facilitan las cosas a éstos. Por el contrario, de la mano de los mitos de la posible rebelión ciudadana o de la imposibilidad de que el Estado de Derecho termine con ETA, se les fortalece. La reacción de ANV a su proceso de ilegalización y o de suspensión judicial de actividades aúna ambas cuestiones: de un lado, la amenaza de los disturbios, de otro la apelación a un diálogo futuro que no podrá ser posible si el peso de la ley cae sobre los que, en nombre de la banda, tendrían que negociar. Es un círculo vicioso pero, desgraciadamente, se ha perdido mucho tiempo, energías y eficacia en la lucha contra el terror mientras el Gobierno se enredaba en los falsos mitos. Hay otra derivada de la falsa mitología que termina siendo también reveladora. En momentos de confusión y arbitrariedad, el Estado- -de la mano del Gobierno- -se ha retraído de su obligación de cumplir la ley para conseguir que el nacionalismo no violento se sume a sus propósitos. Pero el drama del nacionalismo vasco es que sólo pervive deslegitimando el Estado de Derecho, el sistema constitucional y la ley. Si pide su normalización es porque su empeño es desmontar las normas democráticas, abrir huecos para sus pretensiones más allá de las instituciones democráticas. Su drama es que precisa a los violentos para forjar mayorías que de otro modo no existirían- -como ocurrió en el Parlamento vasco con la aprobación del Plan Ibarretxe- -y que la ley democrática juega en contra. Las reacciones contra la persecución legal del entramado de ETA responden a esa tragedia. Hay un perverso uso de las palabras al hablar ahora, ante las encarcelaciones y las ilegalizaciones, de estado de excepción como ha hecho el Gobierno autonómico. La única excepción sería no aplicar la ley por desesperación o miedo y dejar el terreno expedito a esa mezcla de ensoñación étnica y violencia. Es por eso que apartar a los que vulneran la ley hace al sistema democrático más fuerte y a los ciudadanos más libres. Germán Yanke ABC. es Más información sobre las negociaciones con la banda ETA en abc. es obre ETA, Batasuna y compinches de la misma estructura hemos conocido muchos mitos falsos. Uno de ellos, el del empate infinito el Estado democrático no podría terminar con él y se vería abocado a la negociación. Otro, conectado con el anterior: que el imperio de la ley- -y por lo tanto la persecución de los pistoleros y sus colaboradores- -produciría en el País Vasco la revuelta y una grave inestabilidad. Se pronosticó cuando se inició el proceso de ilegalización de Batasuna y en esta tesis temerosa no estaban sólo los nacionalistas no violentos, sino también otros como los obispos vascos. Se comprobó entonces que era un falso mito como se viene comprobando ahora cuando el Estado de Derecho, liberado del mito S DE SAN BERNARDO Funeral en Madrid en recuerdo de Fernando Múgica Ayer por la tarde se ofició en Madrid una misa funeral en recuerdo de Fernando Múgica, asesinado por la banda terrorista ETA hace justo doce años. En la imagen, su viuda, María del Carmen de las Heras, junto a Mari Mar Blanco y Cayetano González, a las puertas de la iglesia de San Juan Crisóstomo.