Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL JUEVES 7 s 2 s 2008 ABC La Audiencia Nacional procesa por delitos de genocidio a cuarenta militares ruandeses Les atribuye el exterminio de millones de civiles, entre ellos nueve españoles s El presidente Kagame se libra por inmunidad S. SANZ MADRID. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, el magistrado Fernando Andreu, dictó ayer órdenes de detención internacional contra cuarenta altos mandos militares del Gobierno ruandés por delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y terrorismo cometidos durante la década de los noventa. El magistrado les acusa de instaurar un régimen del terror en el país africano y llevar a acabo un plan de exterminio por razones étnico- políticas contra más de cuatro millones de personas, en concreto, refugiados hutus ruandeses y población civil congolesa, en su mayoría hutus. Entre estos horrendos crímenes Andreu hace especial mención en el auto al asesinato de seis misioneros y tres cooperantes españoles, que tenían un nexo común: defender los derechos humanos y denunciar los abusos que sufrían los desplazados por la guerra. El sacerdote Joaquín Vallmajó fue una de las víctimas. Días antes de ser interceptado en un control militar por el Ejército Patriótico Ruandés (APR) había formulado por escrito: los tutsi (etnia a la que pertenecen el APR y su brazo político FPR) han lanzado una campaña mundial de desinformación para hacer creer que los asesinos son las víctimas y las víctimas los asesinos Su cuerpo nunca llegó a aparecer. Sí se hallaron en cambio, torturados y con impactos de bala, los cuerpos de otros cuatro religiosos maristas que ejercían labores de enseñanza en un campo de refugiados en la parte oriental del Congo. Cuando el Ato Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) suspendió la ayuda alimenticia para que los 30.000 ruandeses de ese campo regresaran a su país, estos religiosos decidieron quedarse junto a ellos y pedir ayuda. Los tres jóvenes cooperantes, miembros de la ONG Médicos del Mundo fueron tiroteados por diez rebeldes del APR al ser considerados testigos incómodos de una masacre perpetrada en 1997 en Kabere, centro del país, donde perdieron la vida medio centenar de personas. UGANDA ÁFRICA Gisenyi Ruhengueri Byumba ZAIRE Lago Kibu RUANDA Kigali Lago Thema Isla Idjwi Kibuye Gitarama Kibungo Cyangugu Gikongoro Butare Lago Rugwero Lago Tsohoha N 50 ABC 0 Km BURUNDI gistrado señala que existen sobre Kagame indicios racionales de criminalidad Precisamente, el testigo protegido, uno de los responsables de la seguridad de Kagame en aquella época, relató en su testimonio cómo en mayo de 1994, éste líder rebelde durante un desplazamiento entre cuarteles ametralló a unos 40 civiles en cuestión de segundos después de que le advirtieran por la radio que podrían tratarse de paramilitares. La orden de Andreu se produce a raíz de que el Foro Internacional para la Verdad y la Justicia en el África de los Grandes Lagos interpusiera una querella en la Audiencia Nacional el 22 de febrero de 2005 contra dirigentes ruandeses por el asesinato de nueve españoles. La cúpula, contra blancos Según el auto, de las declaraciones prestadas en la Audiencia Nacional por 22 testigos- -todos en calidad de protegidos menos uno- se puede deducir que, para asesinar a personas de raza blanca era necesaria la orden de altos cargos militares a los que el juez ha procesado. Sin embargo, Andreu no ha actuado contra el entonces máximo jefe del APR y ahora presidente de la República de Ruanda, Paul Kagame, al disponer como jefe de Estado de inmunidad de jurisdicción y ejecución. No obstante, el ma- Veinticinco mil asesinatos en un estadio de fútbol El genocidio de Ruanda estalló el 6 de abril de 1996. horas después de que el avión que trasladaba al entonces presidente hutu Juvenal Habyarimana fuera derribado cuando se aproximaba a Kigali. Habyarimana regresaba a la capital del país tras mantener un encuentro sobre el reparto de poder con rebeldes tutsi. A partir de aquí, se desencadenó el conflicto étnico hasta que el líder tutsi del Ejército Patriótico Ruandés (APR) Paul Kagame fue nombrado presidente de Ruanda en marzo de 2000. Entre las matanzas indiscriminadas que se produjeron en estos años, el juez Andreu alude en su auto de procesamiento por genocidio contra de cuarenta militares tutsi a un episodio macabro. El 23 de abril de 1994, recoge el escrito, unas 25.000 personas fueron concentradas en el estadio de fútbol de Byumba, donde militares del APR les obligaron a tenderse en el suelo, para acto seguir lanzar granadas desde el exterior y luego rematarles con fusiles automáticos. Los rebeldes tutsi enterraron posteriormente los cuerpos en el Parque Nacional de Akagera. ABC. es Texto íntegro del auto de procesamiento dictado por el juez Andreu en www. abc. es TANZANIA Lago Bulera