Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL Primarias en EE. UU. s El supermartes JUEVES 7 s 2 s 2008 ABC Alfonso Rojo VERDE DE ENVIDIA rios veteranos con décadas de vida en España se juntaron en una reunión que contagiaba la pasión cívica con la que se viven los procesos electorales en EE. UU. Obama ha hablado y la juventud le ha escuchado afirmaba profético Kenneth Gillette, un estudiante de Georgetown de 21 años que cursa un semestre en la Complutense. Siento decirlo, pero Hillary tiene la experiencia necesaria para lidiar con los graves asuntos a los que se enfrenta el mundo replica Jessica Dennison, estudiante de Políticas de 20 años y originaria de Nueva York. La prensa sólo se fija en los defectos de ella, nunca en los de él se queja otra fan de Hillary Clinton. La presencia de un candidato con un discurso y un perfil novedoso como el del senador de Chicago ha animado a muchos estadounidenses a acercarse a la vida política. Todos aquellos que tienen experiencia lo han hecho mal. Obama puede probar algo nuevo con ideas que no son del pasado comenta- -en un español de lo más madrileño- -Jenny Pro, una entusiasta activista de 25 años que lleva más de dos en España trabajando con refugiados. Pero votaré por Hillary si gana ella aclara. La noche- histórica según Carbajal- -era seguida con fascinación por uno de los más veteranos en la velada celebrada en el Star Café. Este nivel de entusiasmo es nuevo confirma Bert Schrader, que llegó a España en 1961 enrolado en la Fuerza Aérea de su país. España es como la malaria, una vez que la coges ya no hay cura explica riendo. Prefiere a Obama. Tiene ese algo genuino que hace que la gente crea en lo que dice, como ocurría con John F. Kennedy declara. Pero votaré también a Hillary, porque lo importante es recuperar la imagen en el exterior de mi país concluye, poniendo voz al sentir más generalizado anteayer. Entusiasmo sin precedentes E stoy seguro de que comparten la sensación. Les encanta España, están orgullosos de su Historia, sufren si uno de los nuestros cae en tierras lejanas, alardean de que aquí se vive como en ningún sitio y se apenan cuando nuestra selección la pifia. Y después, ven como funciona nuestro sistema político, comprueban la guarrería de nuestras calles, observan nuestro sistema de educación o miran la televisión y se les cae el alma a los pies. Comparan y hasta les parece que los nuestros son más feos y más cutres que los de fuera. ¿No les fascina la vitalidad que exuda la campaña electoral norteamericana? ¿No les pone verdes de envidia ver esas primarias? A diferencia de nuestro sistema electoral, en el de EE. UU. prima el talento y no sólo la sumisión. El dinero y los aparatos juegan un papel esencial y pueden lograr que personajes de mediana relevancia intelectual, como George Bush, lleguen a la Casa Blanca, pero hay incertidumbre y resquicios por los que se abren paso la sorpresa y el talento. El fenómeno Obama es un ejemplo y el caso de McCain otro, todavía más llamativo porque el veterano héroe de guerra se ha abierto paso en contra de la voluntad de los gerifaltes republicanos y de la inquina de los predicadores radiofónicos. No hay apenas paralelismos entre la vital política estadounidense y la sesteante política española, pero John McCain- -salvando la distancia que imponen los años y las guerras- -viene a ser el equivalente de Alberto Ruiz- Gallardón. Tiene tambiénenemigos feroces en la cúpula de su partido. Despierta enconadas suspicacias, es acusado de ser un infiltrado de los rivales y se enfrenta cada día al feroz trabajo de erosión que protagoniza una banda de periodistas. Pero se ha abierto camino y será- -como pronostiqué hace ahora un mes- -el candidato republicano a la Presidencia. Los medios de comunicación estadounidenses toman partido, hacen públicas sus preferencias y apoyan abiertamente a su favorito, lo que no es obstáculo alguno para que se monten debates de altura. Aquí todo se consume en menudencias y en pactar la forma de no hacerse pupa. Da pena. Simpatizantes de Obama, en el supermartes demócrata en Madrid JULIAN DE DOMINGO Los demócratas de Madrid y Barcelona votan por Obama en el supermartes español Cientos de estadounidenses residentes en España participaron en una larga noche de primarias del partido Demócrata BORJA BERGARECHE MADRID. Cientos de estadounidenses residentes en España respondieron con un envidiable entusiasmo a la oportunidad de participar en el supermartes que el Partido Demócrata ofreció a los llamados Demócratas en el Extranjero. Y lo hicieron votando mayoritariamente por Barack Obama, según los resultados provisionales facilitados por la organización demócrata en España. Hasta el 12 de febrero, todo aquél de entre las 80.000 a 100.000 personas que viven en España y poseen un pasaporte de EE. UU. puede votar por su candidato demócrata preferido por fax, por internet- -por primera vez en la historia del partido- -y en persona, como hicieron varios cientos de ellos en la larga noche del martes al miércoles. El senador por Illinois recibió el 70 por ciento de las papeletas emitidas en las mesas (cajas de zapatos habilitadas al efecto) instaladas en Madrid y Barcelona, mientras que sólo un 27 por ciento eligió a Hillary Clinton, según explicó ayer Alana Mocery, presidenta de Demócratas en el Extranjero- España. Hasta el 21 de febrero no conoceremos el dato final explica. Juan Verde, representante de la campaña de Clinton en España, cree que es pronto para proclamar un ganador. Tres cuartas partes de quienes participan votan por internet estima. Concede, eso sí, que el tirón del senador de Illinois entre los jóvenes se notará también en España, un país en el que el estadounidense tipo tiene entre 20 y 35 años por ser el segundo destino preferido, después del Reino Unido, para quienes desean estudiar en el extranjero El Partido Demócrata agrupa a todos sus simpatizantes en el extranjero en una circunscripción que enviará 22 delegados a la convención de finales de agosto. Madrid y Barcelona eran dos de los 76 centros habilitados para la ocasión en 33 países. Poder votar por internet hace que la voz de quienes vivimos fuera vaya a ser oída cree Mocery. El caucus madrileño se concentró el martes en un café de la capital, donde el evento político- festivo se estiró hasta las cuatro de la madrugada a ritmo de música en directo, charla política y CNN. Creo que la obama- manía ha llegado a Madrid explicaba anteayer Gil Carbajal, vicepresidente de los demócratas españoles. Muchos jóvenes, profesionales afincados en la capital y va- ABC. es Vídeo sobre el acto demócrata en la noche del martes en Madrid en www. abc. es Extranjeros deseosos de poner fin a la era Bush Era el lamento más escuchado en las reuniones demócratas de anteayer en todo el mundo. Estaría bien poder volver a decir soy americano sin tener que pedir disculpas por mi presidente declaró Patrick Forster a Reuters, un joven de 27 años de Colorado residente en Berlín. Los demócratas en el extranjero podrán votar por internet hasta el 12 de febrero, una experiencia nueva lanzada por el partido de los Clinton como test para el voto electrónico. Las primarias más sonadas de la historia han despertado el entusiasmo de miles de ciudadanos de EE. UU. deseosos de poner fin a una presidencia que ha dinamitado el prestigio exterior de su país. Hemos doblado nuestra militancia en España en pocas semanas explica Mocery. En el bajo de una iglesia en París, en un abigarrado hall de Londres, miles de simpatizantes demócratas de todo el mundo viven movilizados un proceso para el que, a finales de 2007, habían donado ya casi un millón de euros, frente a los 600.000 euros recaudados por los candidatos en el extranjero en los comicios de 2004. El 69 por ciento del dinero, a manos demócratas.