Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 s 2 s 2008 ESPAÑA 31 Los hoteleros catalanes denuncian la falta de previsión ante la sequía El director general de Aguas de Barcelona reconoce que la Comunidad no está preparada para afrontar una situación de escasez como la que ahora se plantea À. GUBERN BARCELONA. Preocupación y enfado. Los hoteles de Barcelona- -uno de los grandes consumidores de agua de la ciudad- -mostraron ayer su malestar por las consecuencias que puedan tener sobre sus negocios la situación actual de sequía excepcional que se está viviendo, y que ya ha llevado a prohibir el uso de agua potable para todo consumo que no sea doméstico. Así lo manifestó ayer de manera rotunda el presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, quien durante la presentación de los resultados de 2007 del sector- -que sigue boyante, como desde hace años- lamentó la falta de previsión y de inversión en infraestructuras para evitar las consecuencias de la sequía. El Gremio de Hoteles, que dijo ya haber tomado medidas para ahorrar agua, está preparando, por ejemplo, algún tipo de material informativo- -tipo tríptico- -para dar a sus clientes y concienciarles de lo excepcional de la situación, así como consejos prácticos a los gerentes para no gastar más de lo necesario. Con todo, varios establecimientos consultados ayer por este diario reconocieron que todavía no han adoptado ninguna medida en concreto al respecto. En este contexto, y señalando directamente a la administración, Jordi Clos se quejó de que Barcelona ya pasó hace dos años por una situación muy similar de sequía, y que desde entonces no se ha tomado ninguna medida para evitar sus consecuencias. Más allá de las piscinas- -con un consumo relativo dado el sistema de reciclaje habitual- -las dificultades en el mantenimiento de los jardines de algunos hoteles es la consecuencia más inmediata sobre el sector, descartando por ahora unas restricciones más severas que entonces sí serían nefastas. Junto a gimnasios y otros equipamientos como escuelas, los hoteles son uno de los grandes consumidores de agua de la ciudad, y por este motivo el Ayuntamiento de Barcelona ya adelantó que pensaba dirigirse a los establecimientos para recordarles la necesidad de reducir el consumo de agua al máximo. La situación en que la falta de lluvia ha colocado a Cataluña comienza a suscitar reacciones desde ámbitos diversos. El director general de Aguas de Barcelona (Agbar) Ángel Simón, advirtió ayer de que Cataluña no está preparada para afrontar un período de sequía continuado como el actual por lo que habrá que hacer muchas infraestructuras en los próximos cuatro años para garantizar el agua potable. En una entrevista a la cadena de televisión autonómica TV 3 Ángel Simón dijo que para resolver el problema del suministro en el área metropolitana de Barcelona sería necesario que las cuatro desaladoras previstas funcionasen a pleno rendimiento lo que pasará hasta dentro de mucho tiempo. Exactamente hasta 2015, cuando se acabará la última de las tres que deben unirse a la actual de Blanes, que estará situada en esa misma zona. Según el director general de Aguas de Barcelona, el sistema de infraestructuras hidráulicas en Cataluña es muy limitado ya que si no llueve no hay agua puesto que se basa en los pantanos. Simón recordó que desde que se inauguró el de La Baells en 1976, no ha aumentado ni un solo metro cúbico el suministro de agua a Barcelona y su área metropolitana. Tarrasa prohíbe utilizar el agua para usos no domésticos Los ayuntamientos catalanes empiezan a emitir bandos y tomar medidas para adaptarse a la fase de excepcionalidad 2. Así ha ocurrido en Tarrasa, donde se prohibe utilizar agua potable para otros usos que no sea el estrictamente doméstico. Se prohibe regar calles y jardines, llenar piscinas y lavar con manguera el coche. Lo mismo ha hecho, entre otros municipios, el de Sant Cugat del Vallès. La segunda teniente de alcalde de Barcelona, Imma Mayol, manifestó ayer que, por sus características, el zoo de la ciudad será una de las zonas sensibles Sistema limitado Señalar a la administración Vista de la fachada de la clínica López Bandera de la capital argentina, tomada ayer por periodistas y cámaras EFE Una mujer española pierde la vida tras someterse a un implante de pecho en una clínica de Buenos Aires CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AiRES. La española Marta Pereira Barbero, de 53 años, murió durante la noche del martes- -aunque se supo ayer- -en una clínica de Buenos Aires mientras se sometía a una intervención de implantes de pechos. El hermano de su pareja, miembro de la Fuerza Aérea argentina, denunció que la clínica intentó sobornarle para que no recurriera a la justicia. El deceso de la mujer se produjo en la Clínica Bandera, en el barrio residencial de Belgrano. Se trata de uno de los centros especializados en cirugía estética de la capital argentina más populares ya que entre sus pacientes figuran personajes de la farándula y según difundió por la tarde TV- 5, el bailarín Julio Bocca. Marta Pereira pertenecía a una familia numerosa de siete hermanos. Original de Alahurín de la Torre (Málaga) la mujer había visitado argentina en otras ocasiones ya que su novio, con el que vivía desde hace tiempo, es oriundo de Buenos Aires. La Policía clasificó el caso de muerte dudosa por criminalidad y el juez encargado del caso ordenó la autopsia del cadáver para determinar si hubo mala praxis como dicen los allegados de la víctima. Las operaciones de estética en Argentina son mucho más baratas que en España. Allí el precio de una cirugía de implante de mamas no cuesta menos de tres ó cuatro mil euros mientras que en Buenos Aires hay ofertas de tan sólo 1.500 euros.