Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA JUEVES 7 s 2 s 2008 ABC Tragedia por la locura de una madre atormentada A. J. M. 40 años, separada y con cuatro hijos, de carácter fuerte, habladora... y con la mente atormentada. Ayer cometió su última locura: envenenó a los 4 niños- -dos murieron- -e intentó quitarse la vida A. LARDIÉS PAMPLONA. Parecía una mujer muy normal, yo la veía siempre cuidando de sus hijos en el parque señalaba a ABC una vecina. Aquí nos conocemos todos, son una familia como cualquier otra. Es increíble decía otra con cara estupefacta. Y es que nadie en Mutilva Alta, una localidad de unos 2.000 habitantes situada a dos kilómetros de Pamplona, conseguía ayer explicarse un suceso tan estremecedor. Por motivos que se desconocen, una mujer envenenó a sus cuatro hijos y luego intentó suicidarse. Los dos niños más jóvenes, de 3 y 7 años, murieron y los otros dos, de 12 y 14 años, se recuperan de una intoxicación y de algunas magulladuras en el cuello en el Hospital Virgen del Camino de Pamplona. Justo al lado de ese centro, en el Hospital de Navarra, la madre, que no consiguió su objetivo de quitarse la vida, permanecía ayer consciente y era custodiada por agentes de la Policía Foral de Navarra. Se trata de uno de esos sucesos inexplicables, que sólo pueden entenderse por la patología mental que sufría la mujer, que estaba en trámites de separación de su marido. En su mente atormentada pensó que la única salida a su situación era matar y morir, acabar con la vida de aquellos que más quería, sus hijos, y dejar luego ella este mundo. Es muy posible que durante mucho tiempo le diera vueltas a esta terrorífica idea. Y ayer, por desgracia, ejecutó su plan. A las nueve y cuarto de la mañana, un conocido de la familia alertó a SOS Navarra de que algo estaba ocurriendo en la vivienda de esta familia, situada en la calle Esquivel de la localidad de Mutilva Alta. Sólo unos minutos después, los equipos sanitarios desplazados a la casa- -a los que acompañaban efectivos de la Policía Foral y de los Bomberos- -se encontraron a dos pequeños de 3 y 7 años tirados en el suelo y sin vida, mientras que los dos mayores, de 12 y 14, todavía estaban vivos aunque presentaban síntomas de una intoxicación aguda, por lo que fueron trasladados con urgencia al Hospital Virgen del Camino de la capital navarra. Según todos los indicios, su madre, A. J. M. de 40 años, les había incitado a ingerir una gran cantidad de fármacos. Después, ella misma intentó quitarse la vida, puesto que los sanitarios la encontraron en el garaje de la vivienda, sentada en una hamaca, inhalando el monóxido de carbono de su propio coche para suicidarse. Cuando llegó al hospital, además de la inhalación, presentaba lesiones en cara lateral del cuello, sobre el ombligo y en la muñeca izquierda, que afectaban a la piel y no exigieron siquiera puntos de sutura. Todos los menores habían ingerido una gran cantidad de medicamentos que fueron facilitados por la madre. El jefe de pediatría del centro sanitario donde se recuperan los dos niños mayores, Enrique Bernaola, explicó que éstos habían tomado Benzodiacepina, un rela- Agentes de la Policía Judicial en la entrada del domicilio donde sucedieron los hechos jante muscular y tranquilizante que administrado en grandes dosis es mortal. Bernaola aseguró que ninguno de los dos hijos supervivientes corría peligro y que su estado era leve salvo complicaciones El hermano mayor, de 14 años, presentaba herida superficial incisa, sin separación en los bordes, en la región lateral derecha del cuello de unos dos centímetros; estaba consciente y orientado, con las pupilas dilatadas, y mostraba una discreta confusión en el lenguaje y en la percepción visual. El menor, de 12 años, presentaba varias lesiones incisas superficiales. Una de ellas abarca la parte anterior del cuello (de unos 8 centímetros de longitud) con una zona de mayor profundidad que precisó sutura Sin peligro La parricida estaba en tratamiento psiquiátrico desde que se separara de su marido. La pareja había empezado ya los trámites del divorcio MUY HABLADORA Y DE CARACTER FUERTE El suceso era ayer el único tema de conversación en Mutilva Alta, una población muy tranquila donde nunca sucede nada según los vecinos POR A. L. PAMPLONA. Buscar explicacciones a lo inexplicable es, las más de las veces, inútil. Aun así, los vecinos de la localidad daban vueltas sobre el asunto para tratar de encontrar alguna clave de lo sucedido. Una vecina de Mutilva Alta aseguró que solía coincidir a menudo en un parque con la madre y sus cuatro hijos, aunque hacía meses que estaba desaparecida Se trata, explicó, de una mujer normal, muy habladora de carácter fuerte que tenía a sus hijos muy bien edu- cados y de la que desconocía que se encontrase en tratamiento psiquiátrico. Asimismo, esta vecina del pueblo, quien dijo que la pareja era totalmente normal comentó que el marido es promotor inmobiliario y había construido los adosados de la calle Ezkibel en la que residía la mujer con sus cuatro hijos. Mientras, la titular del Juzgado de Instrucción número dos de Aoiz decretó ayer por la mañana el secreto de sumario sobre el caso y en los próximos días tomará declaración a la parricida, que a la vista de las circunstancias de este suceso muy probablemente ingresará en un psiquiátrico penitenciario. Además, estaba previsto que la autopsia de los dos niños fallecidos se llevase a cabo ayer por la tarde en el Instituto Navarro de Medicina Legal, mientras que ya se remitieron muestras de los fármacos al Instituto de Toxicología de Barcelona para que sean analizados. Por otro lado, además de los sanitarios, los agentes y los bomberos desplazados a causa de la llamada al 112, al lugar también se acercaron los forenses de guardia así como psicólogos de urgencias de la Agencia Navarra de Emergencias, que atendieron a los familiares que se acercaron hasta el domicilio, donde se vivieron escenas de enorme dolor.