Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7- -2- -2008 Precampaña electoral s El PSOE ESPAÑA 15 El jefe del Ejecutivo riñe a los obispos ante el Nuncio y pide más respeto El presidente y Monteiro de Castro tomarán el caldito pendiente la semana que viene MARIANO CALLEJA MADRID. Zapatero ni siquiera saludó al Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro, cuando se sentó a la misma mesa para compartir un almuerzo informativo. El presidente del Gobierno sí saludó a otros comensales, como al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, pese a que tuvo que levantarse para ello. Pero al Nuncio, nada. A los postres, en el coloquio del Foro Europa Press, Zapatero se despachó a gusto contra la Iglesia, mirando muchas veces al Nuncio, que no tenía posibilidad de réplica. En un tono hostil, el jefe del Ejecutivo se permitió incluso aleccionar al Nuncio sobre cuál debe ser el mensaje cristiano No es de extrañar que en cuanto acabó el foro, monseñor Monteiro de Castro, que aplaudió con educación, se acercara hasta el estrado para charlar con el presidente. Zapatero se mostró esquivo y a los pocos segundos se puso a hablar con el presidente autonómico de Cantabria. A la salida, monseñor Monteiro de Castro comentó a ABC que cuanto más se habla, más aumenta la confusión y añadió que episodios como el de ayer no eran lo mejor. En todo caso, Zapatero prometió al Nuncio de Su Santidad que no pasa de la semana que viene para tomar el caldito en alusión a una reunión que tienen pendiente, y que el jefe del Ejecutivo quiere despachar con una nota posterior del Gobierno para informar de su contenido. En su intervención, Zapatero volvió a criticar el documento que emitieron los obispos hace hoy una semana, en el que señalaban que una sociedad libre y justa no puede tener a una organización terrorista como interlocutor político. Los socialistas montaron en cólera por esta frase. A Zapatero todavía no se le había pasado ayer el berrinche y sacó su lista de reproches contra los obispos. Les echó en cara que en la nota que publicaron para las elecciones de 2000 no se hicieran referencia a los límites de la negociación, cuando en esa legislatura hubo un proceso de diálogo Ésta es la primera vez, en una nota previa a las elecciones, que se hace esa reflexión, una consideración sobre el diálogo legítimo o no legítimo Es insólito dijo. También reprochó a los obispos sus alusiones a Educación para la Ciudadanía. La Iglesia sostiene que lesiona el derecho de los padres y de la escuela en colaboración con ellos a formar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales Según Zapatero, Educación para la Ciudadanía es una asignatura pura Siempre he afirmado que no me callo, pero no me enfado. Es mi forma de ser explicó Zapatero con una sonrisa. Y con ese gesto advirtió a los obispos que el diálogo va a tener que fundamentarse en un mayor respeto a quien encarna la voluntad popular y recordó que la posibilidad de renegociar los acuerdos con la Iglesia siempre está abierta aunque se haría con diálogo y por consenso. Se per- mitió ironizar sobre quienes sostienen que la izquierda alarga la polémica con los obispos porque le beneficia: Llegará el momento en que digan que la nota la redactó Pepe Blanco En la lista de agravios sacó a relucir el acto a favor de la familia en la Plaza de Colón de Madrid, el 30 de diciembre, que tampoco le gustó porque se criticaron algunas de sus leyes. Y terminó diciendo a los obispos cómo debieron escribir su documento: Me hubiera gustado que comenzara hablando de convivencia, concordia, diálogo, tolerancia y paz. Eso forma parte del mensaje cristiano Aumenta la confusión