Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 2 s 2008 Primarias en EE. UU. s El supermartes INTERNACIONAL 35 La política de inmigración, clave para el voto hispano de California Tanto Clinton como Obama prometen una reforma total en esta materia MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL LOS ÁNGELES. El adelanto de las primarias en California, de junio a febrero, ha metido a este singular, rico y populoso Estado en el corazón de la batalla por la Casa Blanca. Aunque los resultados de las elecciones celebradas ayer pueden no determinar aún a los aspirantes a la Presidencia de Estados Unidos, sí pueden ser decisivos en el ánimo de los contendientes. Sobre todo si, como apuntaban los sondeos de última hora, Barack Obama lograba superar a Hillary Clinton en el recuento final. Según una encuesta del Instituto Zogby, el senador de Illinois habría rebasado a la senadora por Nueva York en trece puntos: 49 frente al 36 por ciento de los votos. En el bando republicano, Mitt Romney aventajaría a John McCain en siete puntos, 40 frente a 33 por ciento. La media de los principales estudios demoscópicos efectuados en California señalaba un virtual empate entre los dos políticos conservadores. Mientras, en el caso de los demócratas, concedía a Obama una diferencia favorable de 1,2 puntos. El voto latino, que parecía decidido a darle la victoria a Clinton, podría haber inclinado la balanza a favor de Obama, poniendo de paso fin al supuesto enfrentamiento entre el voto negro y el voto café. Desde las filas de Hillary Clinton se promovió la idea de que los hispanos rechazan apoyar a los políticos de raza negra, sustentada en algunas encuestas que reflejaban un apoyo de tres a uno a su favor dentro de este colectivo. Pero lo cierto es que la comunidad está dividida, y los más jóvenes parecen decantarse por el candidato que, cada día más, ofrece una imagen de esperanza desconocida desde los tiempos de Kennedy. Así, algunos destacados políticos como el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, o el presidente de la Asamblea estatal de California, Fabián Núñez, han promovido la candidatura de Clinton (cuya jefa de campaña también es latina, Patti Solís Doyle) Pero, al mismo tiempo, legisladores federales (Xavier Becerra, Luis Gutiérrez, Linda Chávez... y líderes locales como María Elena Durazo o Gil Cedillo se han sumado en las últimas fechas a la de Obama. También el mayor y más antiguo diario en español de Estados Unidos, La Opinión que se edita en Los Ángeles, se ha pronunciado a favor de Obama, quien representa realmente el cambio en una campaña en que el cambio es el tema central. Los puntos sobre inmigración del legislador de Illinois y su visión inspiradora es lo que necesita el país para salir del sentimiento actual de agotamiento político Ciertamente, cuenta a su favor con la determinación de emprender una reforma migratoria integral. Clinton también defiende esta política, pero Obama se ha comprometido a ponerla en marcha durante su primer año en la Casa Blanca. Un cuarenta por ciento de la población californiana es de origen hispano: trece de los cuarenta millones de latinos a nivel nacional, una tercera par- te del total, de los que 5 millones tienen derecho al voto. De estos últimos, se calcula que algo más de la mitad, cerca de tres millones, acudirían ayer a los centros de recogida de papeletas. Aun así, el peso del voto latino es mucho menos del que le correspondería por presencia demográfica. De esos 40 millones de latinos que viven en Estados Unidos, menos de diez millones están empadronados, y de ellos sólo la mitad tiene previsto participar en las primarias. Otros seis millones cuentan con la ciudadanía, pero no están registrados en el censo. Los 24 millones restantes no tienen voz en esta fiesta. El voto negro y el voto café Sarah Husein Obama, ayer en el salón de su casa de Kogelo, a orillas del lago Victoria, en Kenia, pendiente del futuro de su nieto Barack AP La abuela de Obama, sin televisión en Kenia, siguió los resultados por la radio AP KOGELO (KENIA) La abuela de Barack Obama aguardaba ayer los resultados del supermartes en su aldea somnolienta, mientras los niños corrían por sucios caminos rojos, los aldeanos empujaban sus bicis cargadas de maíz y de azúcar con rumbo al mercado, y las mujeres trabajaban los campos. Sarah Hussein Obama, que generalmente trabaja también tanto en el hogar y como en el campo a pesar de sus 86 años, llevaba un vestido púrpura bordado y una bufanda a juego. La abuela de Obama contó a los periodistas que Barack me dijo delante de esta casa que iba a buscar el asiento presidencial Y continuó: Yo bromeé con él: usted, que acaba de conseguir el asiento de senador, ¿ahora desea dejar aquél para ir a otro? Sarah Hussein Obama explicó, horas antes de iniciarse las votaciones del supermartes en Estados Unidos, que iba a escuchar los resultados en la radio, pues ella no tiene televisión. El padre de Barack Obama ganó una beca en una universidad en Hawaii, donde se casó con la que posteriormente sería su madre, americana. Ambos se separaron más tarde, y el padre de Obama volvió a Kenia, en donde trabajó como economista del Gobierno, hasta que murió en un accidente de coche, en 1982. El joven Barack salió adelante de la mano de su madre, y aunque el contacto con su pa- dre y sus abuelos en Kenia fue mínimo, su oferta presidencial no ha dejado de tener incidencia en el país africano. Obama ha visitado tres veces a sus parientes en Kogelo- -en 2006, se granjeó allí ya muchos apoyos- y su abuela ha hecho el viaje a los Estados Unidos dos veces. Ella dice que están cercanos, aunque tienen que hablar con intérprete. Afortunadamente, su aldea no se ha visto afectada por la violencia que afecta a Kenia desde hace algunas semanas. ABC. es Especial Quién es quién en la carrera hacia la Casa Blanca en abc. es internacional