Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 5 de Febrero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.653. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte EUROPEO EL IDIOTA MORAL Sonia Jiménez, hija de Encarnación, en su casa de Cúllar Vega (Granada) RAMÓN L. PÉREZ La herencia de un asesino Una mujer ha asumido las deudas del hombre que asesinó a su madre: la hipoteca, 11.000 euros de letras del coche con el que la atropelló y una indemnización de 12.000 euros a un samaritano que quiso ayudar M. J. PÉREZ- BARCO bía iniciado los trámites del divorcio y contaba con una orden de protección, tras sucesivas denuncias por malos tratos, que de muy poco le sirvió. Como tampoco pudo hacer nada un samaritano de 81 años que intentó evitar el atropello. En una de las brutales embestidas él también resultó herido. A Francisco le llegó su hora. El juez le condenó a 26 años de cárcel tanto por maltratar y después asesinar a la que había sido su esposa como por un intento de homicio al hombre que arriesgó su vida para salvar la de Encarnación. Sin embargo, no ha cumplido la sentencia. Murió, en el verano de 2006, a causa de un fallo multiorgánico. A partir de ahí, si Sonia no tenía bastante con la pérdida de su madre, comenzó su otro gran calvario, ya que debió cargar a sus espaldas con todas las deudas del criminal que había acabado con su progenitora. Por un lado, se vio obligada a terminar de pagar el coche asesino 11.000 euros de un Opel Corsa adaptado para su padre que sufría esclerosis múltiple; por otro, tuvo que indemnizar con otros 12.000 al buen samaritano herido, pago que ya abonó el pasado año, y por último, se ocupó de la hipoteca de su progenitor. En total, cerca de 100.000 euros que ha conseguido a través de créditos bancarios y que ha asumido con grandes esfuerzos para evitar que la embargaran su casa. Una heredera legímita totalmente desprotegida ante los abusos y delitos del verdadero culpable. Me ha condenado en vida se ha lamentado esta mujer. Y es que la ley no prevé soluciones para casos como éste en el que los hijos de una mujer asesinada por su cónyuge heredan las deudas de éste último. No en vano, ayer la Fiscalía Superior de Andalucía ordenó a la fiscal de Violencia sobre la Mujer que revise la ejecución de la sentencia por el asesinato de Encarnación y, si es oportuno, a Sonia se le prestará auxilio como víctima indirecta Pero las desgracias nunca vienen solas. La vida de Sonia parece marcada por la tragedia. El asesinato de su madre llegó en un momento muy amargo y duro para la familia. Apenas tres meses antes, su hermano y su novia murieron en un accidente de tráfico. Y un año después del atropello, Sonia conocía otra desgarradora noticia: su abuela había sido apuñalada por un vecino. A nadie le sorprende ya que en muchas ocasiones los vacíos legales conduzcan a situaciones tremendamente injustas, que no en pocos casos se tornan en trances retorcidos y macabros, ciertamente indignantes, como el de Sonia Jiménez, una mujer que se ha visto obligada a pagar el coche con el que fue asesinada su madre. La historia se remonta a marzo de 2004, cuando la madre de Sonia, Encarnación, fue atropellada varias veces hasta la muerte por su marido en una calle de Cúllar Vega (Granada) Ella ha- i nosotros, los europeos, ignoramos durante años los millones de crímenes estalinistas, también los nazis al principio, con mucha más tranquilidad hemos dado la espalda a los cientos de miles de crímenes de los terroristas colombianos. Las víctimas colombianas están muy lejos y las excusas ideológicas de los criminales muy cerca. Son las mismas que las de todos los terrorismos de extrema izquierda, las mismas que las de ETA. Algunos europeos aún las comparten y ni siquiera reconocen a los asesinos. Sospechan de las propias víctimas y de los demócratas colombianos. Por eso hemos tardado varias décadas en salir a la calle en Europa y en el resto del mundo a decir Basta Ya a las FARC como lo hicimos ayer. Quienes hasta ahora hablaban en Europa eran los ideólogos del conflicto, los que sí entienden que los crímenes de los paramilitares son sólo crímenes, pero persisten en confundir los otros crímenes, los del otro terrorismo, con el conflicto. Y luego viene el otro lado de la idiocia moral europea. Aún hace sólo una semana, una prestigiosa y respetable revista francesa de centro derecha preguntaba al presidente colombiano por qué llamaba terroristas a la guerrilla. O si su política antiterrorista era fruto de la venganza porque su padre fue asesinado por las FARC. Preguntaba el idiota moral europeo. Desde la izquierda, llama conflicto al crimen. Desde la derecha, llama venganza a la firmeza democrática. Demasiadas aberraciones, demasiada ignominia contra las víctimas colombianas para que un día de protesta sea suficiente. Queda un largo camino para que Europa repare su deuda moral con Colombia. S