Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MARTES 5- -2- -2008 ABC No he venido a España para estar a tiempo parcial. Trabajaré aquí todo el tiempo Erwin Wagner s Científico especialista en transgénica El padre de la transgénesis forma ya parte activa del CNIO, donde continuará el desarrollo de proyectos sobre biología celular del cáncer que han elevado su figura a científico de primer nivel mundial s Con su fichaje, España comienza la importación de talento investigador extranjero POR ANTONIO VILLARREAL MADRID. Erwin Wagner deja el Instituto de Patología Molecular (IPM) de Viena, donde en los últimos años desentrañaba las claves del crecimiento celular en los mamíferos y su implicación en procesos patológicos, para convertirse en el fichaje estrella del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) Ganador de premios como el Max Planck por su labor, la llegada del austriaco abre un nuevo paradigma en la investigación española. focado hacia el intercambio entre científicos internacionales de lo que hay actualmente, que es excelente. INVESTIGAR EN ESPAÑA ¿Trabajará en España el 100 de su tiempo o seguirá cooperando con el IPM de Viena? -Todos mis colegas normalmente suelen trabajar a tiempo parcial pero yo no, yo vengo a trabajar a tiempo completo. He discontinuado todos mis esfuerzos en el IPM a lo largo de estos meses y con suerte trasladaré los proyectos que aún tengo allí en abril o mayo. Deberíamos apoyar la internacionalización de los programas de investigación. Espero no ser un raro ejemplo y que muchos otros me sigan BIOLOGÍA DEL CÁNCER -La principal razón por la que decidí venir a España es que me pareció que los desarrollos, particularmente en ciencia médica en los últimos 3 ó 4 años, eran muy buenos y en particular, el CNIO, bajo la dirección de Mariano Barbacid, ha establecido un modelo para un centro internacional de investigadores. Sobre dejar mi propia institución en Viena, en la que tenía una posición cómoda... ¿Por qué? Bueno, creo que construir algo nuevo siempre es un reto para un científico, y un reto quizás mayor del que asumía en Austria, el reto de construir sobre algo que ya estaba aquí y convertirlo en un modelo más internacional y más en- ¿Qué le interesó del CNIO para dejar su puesto en el IPM? -Bueno, hay que distinguir. Me han pedido que inicie un nuevo programa, lo que implica formar siete grupos, aparte del mío. En cuanto a mi grupo en particular, el tipo de desarrollo celular que tiene el cáncer es un tema en el que he estado interesado durante bastantes años, las vías por los que hacemos descubrimientos son a veces activas, y a veces desencaminadas. Por tanto, estaremos trabajando en las redes genéticas que gobiernan el desarrollo del cáncer a nivel de todo el organismo. No estoy interesado en particular en una única célula tumoral, sino en cómo ésta interacciona con las células vecinas basándonos en modelos de ratones para enfermedades como las inflamatorias (psoriasis o artritis) y con- ¿En qué proyectos piensa empezar a desarrollar su labor? En el CNIO voy a trabajar en las redes genéticas que gobiernan los mecanismos del cáncer en todo el organismo, y en cómo interaccionan Erwin Wagner, frente a las instalaciones del CNIO nado con la clínica. Venir aquí supone una evidente ventaja para mí, ya que Mariano (Barbacid) está intentando establecer una fuerte rama clínica, tenemos un gran banco de tumores y creo que es importante resaltar que empezar a estudiar en ratones el desarrollo de las células tumorales sirve en el fondo para trasladarlo a humanos y estudiar la importancia de las vías, de esos mecanismos que hemos visto en ratones, en los seres humanos. Todo eso se trasladará después a modelos pre- clínicos y eventualmente se podrán aplicar los resultados a los pacientes. tinuar con lo que he venido haciendo en Viena. -El CNIO es un centro investigativo puro, que carece quizás del contacto con el paciente de centros similares a escala internacional, ¿echará de menos esta característica? -Por un lado no, ya que el puesto que tenía en Viena como sub- director de una institución como el Instituto de Patología Molecular era básicamente de búsqueda y no translacional es decir, menos combi- -Sí, está claro que como científico reduces la complejidad a lo simple y eso, obviamente, tiene un problema: si admitimos que -En los últimos 25 años se han identificado unas 360 mutaciones en genes que están relacionadas con el proceso tumoral, pero los hallazgos no tienen aplicación rápida en el terreno clínico, ¿por qué? Mariano Barbacid: Con la llegada de Erwin Wagner, España revierte el sentido del flujo de investigadores Desde julio Durante la presentación de Erwin Wagner llevada a cabo ayer por el ministro Bernat Soria y Mariano Barbacid, Director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas- -coincidiendo con el Día Mundial Contra el Cáncer- los responsables hicieron un repaso al estado actual del cáncer, enfermedad que tras las afecciones cardiovasculares es la que aglutina en su haber un mayor índice de fallecimientos en nuestro país. Además de ensalzar el brillante currículum del investigador austriaco, tanto Barbacid como Bernat Soria destacaron la excelencia del centro que va a acoger sus proyectos. Desde julio del año pasado, el CNIO ha publicado 176 trabajos de investigación, a los que hay que añadir otros 140 que proceden de colaboraciones. Destacó su director que, además, un 18 de la producción española publicada en revistas científicas de impacto superior a 15, es decir, del más alto nivel, proceden del centro Barbacid tomó además la presentación del genetista como punto de arranque de un nuevo periodo. Estamos haciendo un poco de historia, ya que, por primera vez, España está en condiciones de atraer a un científico de primer nivel con el fichaje de Erwin Wagner No fue la única vez que se empleó un símil futbolístico para valorar su llegada a nuestra liga en palabras de Barbacid, quien dictaminó que España revierte el flujo de investigadores Además del austriaco, el Ministerio de Sanidad anunció la llegada al CNIO de otros dos científicos: el americano James R. Bischoff y el italiano Paolo Pevarello.