Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 s 2 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 85 Homenaje en Atenas a Romero Radigales, salvador de sefardíes griegos BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL ATENAS. La Comunidad Judía de Grecia tenía una deuda pendiente con las autoridades diplomáticas españolas e italianas que intentaron y consiguieron en muchos casos salvar las vidas de judíos sefarditas durante la Segunda Guerra Mundial en Grecia. El lunes, en un acto oficial y a la vez entrañable, el secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León recordó en Atenas a quienes ayudaron a salvar muchas vidas, y muy especialmente a Sebastián de Romero Radigales, que era entonces Ministro de la Legación de España en Atenas en presencia de su nieta, Elena Colitto. El acto fué la culminación del Día del Recuerdo a los Héroes y Mártires del Holocausto y estuvo presidido esa noche en el Palacio de Música de la capital por el Presidente de la República Helena, Carolos Papulias, con asistencia del la Ministra de Asuntos Exteriores Dora Bakoyani, el gobernador de Atenas Yanis Sguros, el Embajador de España en Grecia Juan Ramón Martínez Salazar y representantes de la comunidad judía en Grecia, que fueron quienes organizaron el acto. Romero Radigales, junto con su canciller, el sacerdote católico de rito bizantino Padre Irineo Tipaldo y el resto del personal se volcaron para ayudar a proteger y salvar a los judíos sefarditas. Lo hicieron basándose en el Decreto del Gobierno español de 1924, que les ofrecía nacionalidad española. En el acto de ayer, Bernardino León, acompañado por la directora de la Casa Sefarad- Israel en Madrid, Ana Salomón Pérez, y por Isy Revah, el cónsul Honorario de España en Tesalónica, recordó el firme compromiso y apoyo de España a la Comunidad judía y sefardí, y las palabras que en 1998 Su Majestad el Rey reiteró en su visita a la ciudad de Salónica ante el monumento al Holocausto: afirmó que España desea reincorporar al tronco de la cultura española a todos aquellos que en su día se sintieron españoles Tambien destacó que el Gobierno español apoyó desde su comienzo la iniciativa de investigar y documentar la acción de Radigales con los archivos de la Embajada de España en Atenas, por la Profesora Matilde Morcillo, que ha publicado el libro que se presentó en el acto, editado por la Casa SefaradIsrael: S. R. Radigales y los Sefardíes de Grecia (1943- 46) Raghu Rai, ayer durante la entrevista en Madrid Ya es hora de mostrar nuestros países con nuestros propios ojos Raghu Rai s Fotógrafo. Casa Asia acoge su muestra Pasajes de la India Durante cuatro décadas ha sido testigo (y no mudo) de la vida de su país, la India. Un coloso del que ha retratado sus pies de barro como sus bellezas legendarias, y sus sus grandes nombres propios, como la Madre Teresa de Calcuta e Indira Gandhi POR MANUEL DE LA FUENTE FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Curtido en la trinchera de la vida cotidiana de la India durante cuatro décadas, bregado y bragado en el combate del fotoperiodismo, los disparos (en imágenes, claro) del fotógrafo Raghu Rai son, sin embargo, ráfagas de paz, desembarcos de tolerancia. Testigo (silencioso, pero no mudo) del devenir del coloso asiático, una parte de su obra llega ahora a Casa Asia (en color en Barcelona; en blanco y negro en Madrid, a partir de mañana) para dejar constancia de que la fotografía es un arte con todas las mayúsculas, y revelar lo que fue, lo que es y quién sabe si lo que será de ese extraordinario país. Rai quiere ser neutral, aunque sus instantáneas tal vez no lo sean. No es mi punto de vista lo que transmito, sino lo que las situaciones me transmiten dice. Raghu Rai trabajó a lo largo de bastante tiempo en diversas publicaciones de su país, pero en 1971 (apenas tenía treinta años) el gran Henry CartierBresson le echó el ojo (nunca mejor dicho) a una de sus exposiciones y lo fichó para la agencia Magnum, tierra mítica de la fotografía donde Rai ha trabajado y donde reunió la experiencia y el saber suficientes para enfrentarse a los tópicos: En el pasado sí creía que una imagen vale más que mil palabras. Pero me gustaría acabar con todos esos dichos sobre fotógrafos. Para muchos de mis colegas, cada fotografía tiene una historia, un sentido, lo mismo que las palabras tienen un significado. Pero ¿de esas palabras cotidianas, cuántas llegan a decirnos algo significativo? Lo mismo puede suceder con la fotografía, por sí sola no tiene necesariamente que valer más que mil palabras. Además, creo que el silencio puede explicar mucho mejor ciertas cosas, el silencio puede ser mucho más expresivo Las fotografías de Rai van mucho más allá de la visión de muchos de sus colegas occidentales que caen con facilidad en la tentación del paternalismo o en la demagogia del sensacionalismo. Allá donde estés y trabajes- -continúa el artista indio- -tienes que entender la parte social y espiritual de lo que intentas reflejar. Creo que ya es hora de que los asiáticos empecemos a enseñar al mundo a través de nuestros propios ojos cómo son nuestras sociedades. Quien no conoce el lugar y la gente que retrata no tiene la capacidad de profundizar y se queda sólo en la superficie Indira Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta son dos de las mujeres que han marcado la vida de este hombre que no se conforma con que las imágenes sean respuestas que se las lleva el viento: La norma número uno para un fotógrafo es que la foto tiene que vivir en el tiempo, tiene que mantenerse, al margen de que el retratado sea una persona famosa o no De nacionalidad india aunque nació en una zona que actualmente es Pakistán Al Qaeda nació en Pakistán y acabará devorándolo asegura) militante a tiempo completo de la fotografía sin mi cámara me siento desnudo testigo de cargo de la tragedia de Bhopal (Greenpeace usó sus imágenes para denunciar el desastre) Raghu Rai no quiere sin embargo chupar cámara, ni robarle el plano a otros. Porque su encuadre es meridianamente claro: Un fotógrafo no debe pensar en hacer reformas sociales. Mi trabajo es enseñar cómo es la gente, y que la gente saque sus conclusiones Mi trabajo no son las reformas sociales, sino enseñar cómo es la gente; las conclusiones son cosa de cada cual Más información sobre la muestra y Casa Asia: http: www. casaasia. es