Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID MARTES 5 s 2 s 2008 ABC TENDENCIAS Rafael Puyol Fundación Instituto de Empresa Polémica por Ana Frank El musical basado en El Diario de Ana Frank que se estrena el próximo 28 de febrero en Madrid, ha provocado las quejas de la Fundación que lleva su nombre y de una prima superviviente de la niña. No quieren que sea mostrada como entretenimiento ABC MADRID. La obra, que para su director es el resultado de su necesidad de transmitir los sentimientos de Ana Frank mediante un proyecto relacionado con la música, para otros, como la Fundación que lleva el nombre de la niña y una prima de 82 años superviviente, está basada en una historia tan cruda que no puede mostrarse como simple entretenimiento según relata la emisora Deutsche Welle en internet. La idea de llevar a las tablas la historia surgió de un viaje que realizó Rafael Alvero, director del proyecto, hace diez años a Amsterdam, ciudad donde se refugiaron Ana Frank y su familia de la represión nazi contra los judíos durante la II Guerra Mundial, antes de ser descubierta y llevada a un campo de concentración donde fue asesinada. Tuve la oportunidad de visitar la casa donde se escondió Ana Frank y sentí la necesidad de hacer llegar estos sentimientos al público mediante algún proyecto relacionado con la música explicó Alvero a Ep. No lo han visto así ni la Fundación Ana Frank, ni su prima Buddy Ellias, que pese a que han mostrado su negativa a la idea de que la trágica historia sea mostrada así, no van a tomar acciones legales contra Alvero puesto que la obra no cita directamente el diario de la joven judía que murió en manos del nazismo. Hasta su muerte, en 1980, el padre de la chica, Otto Frank, también se negó a permitir cualquier adaptación artística del diario que escribió su hija durante su cautiverio durante dos años en una casa de Amsterdam. Para el director del musical parece que el nombre de la obra lo dice todo: Diario de Ana Frank, un canto a la vida Es más, asegura, es mucho más que una ópera trágica Este musical ensalza los valores de la tolerancia y los derechos humanos y se hace de manera muy especial a través de la música, compuesta por José Luis Tierno señaló. Para después añadir que no se han entrado en consideraciones de tipo político o religioso Se trata de un homenaje a una joven vitalista e imaginativa que ha sido icono de varias generaciones y lo hacemos desde una nueva mirada a Ana Frank, abundando en el lado más amable y emotivo de esa edad comprendida entre los 13 y los 15 años. Hemos querido equilibrar la parte dramática de la obra con la evasión de la mente de una niña aclaró. Dos horas y media de espectáculo para el que se han compuesto 22 canciones que interpretan más de una veintena de artistas son algunas de las cifras de este proyecto en el que se han invertido tres millones de euros, nada que envidiar a cualquier otro musical de la Gran Vía señaló el productor Carlos Ituiño. El proyecto es también pionero por lo que respecta a la selección de los artistas, puesto que ha recurrido al casting por internet y luego al personal con 800 personas. La actriz Isabella Castillo, a sus 14 años, se enfrenta a este personaje para el que se preparó leyendo el Diario, viendo películas y recopilando información sobre el Holocausto Un viaje a la Casa- Museo de Amsterdam le ayudó a completar la imagen de la joven Ana y a imaginarse los diferentes momentos y sentimientos por los que pasó. Confesó también tener un diario pero no se parece en nada al suyo, siempre lleno de esperanza dijo. Por su parte, Juan Parra señaló que desde el principio se ha contado con el placet de las dos fundaciones Ana Frank, la de Amsterdam y la de Basilea, que tiene los derechos sobre el Diario, para llevar a cabo este proyecto, aunque matizó algunas informaciones que indican que la suiza habría puesto algunas objeciones. Se ha controlado al cien por cien todo el contenido y se le ha dado al proyecto un enfoque pedagógico aclaró Parra, a lo que el director Daniel García Chávez añadió que no hay nada en el espectáculo que no venga del propio Diario VOLVER A CASA a arrolladora fuerza del fenómeno inmigratorio nos hace olvidar a veces que fuimos históricamente un territorio de emigrantes. Un país que repartió su gente por el Norte de África, por las Américas y por los estados europeos, en todos los cuales llego a existir una colonia superior a 3 millones de personas. Ya no somos una tierra de emigrantes. Hemos perdido la condición de ser la España peregrina primero tras la crisis de comienzos de los 70 y después a partir de 1990 cuando el balance entre los que se van y los que vuelven se hizo favorable a estos últimos. En la actualidad, siguen saliendo más de 22.000 personas en su mayoría a Europa y secundariamente a América. Las corrientes ya no están integradas por obreros sin cualificación. Ahora, en una alta proporción, son trabajadores cualificados, estudiantes o cooperantes de iniciativas humanitarias internacionales. La vuelta a casa ha traído en la última década a 320.000 personas que regresan sobre todo desde los principales destinos europeos y latinoamericanos que nos devuelven ahora los principales contingentes de retornados. Pero todo parece indicar que estamos en una fase final del retorno de antiguos inmigrantes. Para empezar no todos son jubilados. En los últimos años las personas de 55 años y más, solo suponen una cuarta parte de los que vuelven. La mayoría son trabajadores en edad activa con un volumen no despreciable de menores de 16 años. Ciertamente las posibilidades del regreso de los viejos expatriados no se han agotado, pero las colonias se van reduciendo y su estructura cambiando. Queda un millón y medio de personas con nacionalidad española viviendo fuera, aunque dos tercios de ellos no son emigrantes, sino descendientes que han nacido en el país de acogida de sus padres o abuelos. El eco de la gran salida al exterior se va apagando con la disminución progresiva de sus protagonistas. Lo que no debería desaparecer es el recuerdo y la gratitud a quienes, con su éxodo, fueron un factor tan decisivo del desarrollo español. L Nada que envidiar Una ópera trágica Visité la casa- museo de Amsterdam y tuve la necesidad de contar estos sentimientos comenta su director La obra tendrá una duración de dos horas y media, y contará con 22 canciones compuestas expresamente Ensayo principal del musical de Ana Frank, que se estrenará en Madrid el próximo 28 JAIME GARCÍA