Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente LUNES 4- -2- -2008 ABC Marisol, ¡feliz cumpleaños! La cantante y actriz Pepa Flores cumple hoy 60 años. El poeta Luis Alberto de Cuenca reflexiona sobre lo que ha supuesto para él su figura POR LUIS ALBERTO DE CUENCA Los nacidos hacia 1950 tuvimos, y seguimos teniendo, uno de nuestros iconos eróticos en Josefa (Pepa) Flores González, conocida como Marisol, una malagueña salerosísima, que hoy se dispone a trasponer la barrera de los 60 años sin inmutarse, porque las bellezas olímpicas no cumplen años ni envejecen, al vivir como viven en un mundo de permanencias imaginarias que sólo hará mutis por el foro cuando la legión de voyeurs que soñábamos y soñamos con ella dejemos de respirar. Y aun cuando eso ocurra- -que ocurrirá, más tarde o más temprano- la estrella de Marisol no se extinguirá, porque es el símbolo de una década, la de los felices sixties del siglo XX, que a algunos nos pillaron en plena ebullición adolescente, de modo que los Beatles, los Rolling Stones, Elvis (que había iniciado su reinado en la década anterior) Sylvie Vartan y el mayo del 68 compartieron bed breakfast espiritual con la preciosa y algo repipi Marisol en el destartalado edificio de nuestro cerebro, atiborrado hasta la bandera de confusión y de ilusiones al cincuenta por ciento. La verdad es que las películas de Marisol, y me refiero a las primeras, que fueron las más famosas- -Un rayo de luz (1960) Ha llegado un ángel (1961) Tómbola (1962) y Marisol rumbo a Río (1963) pero también podría referirme a las que vinieron después, porque allá se van unas con otras, eran absolutamente insufribles, incluso para el loco bajito de nueve a doce años que era yo en la época en que se estrenaron, pero otra cosa era la niña que encendía la luz de todo aquel tinglado mediático. Aquella niña era fantástica. Tenía una alegría en los ojos que contagiaba y hasta yo creo que resucitaba a los muertos, porque no había pocos de ellos que hacían cola en los cines para verla, en aquel tiempo de zombis en el que se tenía que esperar a la medianoche para comprar los libros prohibidos en un mítico puesto que había en la Gran Vía, enfrente de Sepu. Aquella niña era un prodigio de simpatía. A veces se pasaba un poco y metía la nariz en todas las salsas hasta resultar enfadosa, pero se lo perdonábamos todo, porque era tan mona, tan pizpireta, tan encantadora y tan extrovertida que parecía que nos hacía señas desde la pantalla y nos decía con la sonrisa: No os preocupéis, chicos. La ado- Pepa Flores, más conocida como Marisol, en una imagen de archivo lescencia tiene arreglo. Miradme a mí. ¿No veis lo bien que me lo monto? Y luego, de mayor, ¡cómo cantaba- -canta- -Marisol! Vuélvenos a cantar, como entonces, Háblame del mar, marinero. Si nos cantas esa canción- -y fue Alicia quien me ha hecho reparar en ello- -puedes estar segura de ABC que desde todas las ventanas de España, e incluso puede que del extranjero, podrá verse el mar, el mar de las Sirenas y de Ulises, en tu maravillosa voz. Fallece el padre de Antonio Banderas JOSÉ MARÍA CAMACHO MÁLAGA. José Domínguez Prieto, el padre de Antonio Banderas, falleció el pasado sábado, a los 87 años, en la localidad de Marbella después de una larga enfermedad, según informaron a ABC fuentes próximas al actor malagueño. José Domínguez, que trabajó como comisario y fue condecorado en 2003 por los servicios prestados en el Cuerpo Nacional de Policía, murió en el chalé que tiene su hijo en la citada localidad, conocido como La Gaviota, donde ha pasado sus últimos días. La incineración de los restos mortales del padre del actor malagueño se iba a llevar a cabo en el cementerio de la Virgen del Carmen de Marbella. La enfermedad del padre de Antonio Banderas ha discurrido con total discreción, pese a que era conocida en su entorno más cercano. El actor, que había decidido estar más cerca de su padre tras conocer su delicado estado de salud, recibió ayer la visita de numerosos familiares y amigos. Antonio Banderas acompaña a su madre, seguidos por Mellanie Griffith, a su llegada anoche al cementerio de Marbella EFE Devoto de la Semana Santa malagueña, compartió unos momentos con cofrades amigos suyos de la Virgen de la Esperanza y también de la Virgen de Lágrimas y Favores. Banderas pidió que los distintos actos religiosos fueran en la más estricta intimidad. Melannie Griffith llegó por la tarde procedente de los Estados Unidos. La relación de Banderas con su progenitor era excelente. En uno de sus últimos homenajes, le dedicó el galardón a sus padres: Sois vosotros los que habéis dado forma a mi personalidad y me habéis dotado de los escudos necesarios que he tenido a veces que usar en los campos de batalla de un mundo confuso