Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 s 2 s 2008 Primera división s Vigésima segunda jornada DEPORTES 81 Xavi evita una tragedia Marcó en el minuto 87 el gol de la victoria y el Barça se coloca a seis puntos del Madrid Barcelona Osasuna 1 0 Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Zambrotta, Thuram, Milito, Abidal; Deco (Xavi, m. 81) Márquez, Iniesta: Messi (Ronaldinho, m. 67) Bojan y Henry (Giovani dos Santos, m. 62) Osasuna (4- 2- 3- 1) Ricardo; Azpilicueta, Cruchaga, Miguel Flaño (Astudillo, m. 46) Monreal; Puñal (Pandiani, m. 90) Javi García; Juanfran, Plasil, Vela (Héctor Font, m. 84) y Kike Sola. Árbitro: Turienzo Álvarez (Comité Castellano y leonés) Mostró la cartulina amarilla a los visitantes Juanfran, Plasil, Ricardo. Gol: 1- 0, m. 87: Xavi. ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Imagen de película, jugadores empapados desfondándose hasta la extenuidad, corazones al borde del ataque. Una auténtica tromba de agua sobre el Camp Nou, lo más parecido a aquella mágina noche de Saint Dennis. Y la explosión, júbilo descontrolado con un gol en el último suspiro que mete de lleno al Barça en la lucha por la Liga. Ojo, un susto final, un disparo que obliga a lucirse a Valdés. Tres pitos del árbitro y la parroquia que se siente eufórica, como si un título se hubiese logrado. El fútbol y sus estados de ánimo. Así de épica se narra la victoria de ayer del Barcelona, que está a seis puntos del Madrid y con la moral por las nubes por lo costoso que resultó todo. Se mascaba la tragedia y el personal buscaba el pañuelo castigador en el bolsillo de la chaqueta, pero fútbol es fútbol, que diría aquél. De sopetón, el gol de Xavi y fiesta mayor en Barcelona, desbordada por la felicidad e impasible ante el temporal. El agua moja menos entre abrazos y sonrisas. Todo lo que se jugó anteriormente no vale para los resultadistas. Lo que queda es eso, los tres puntos que le acercan al maillot amarillo. Falta mucho Tour pero es una inyección de confianza tremenda para el Barça. Ahora, no estaría de más que reflexionase y cambiase un par de matices en su filosofía, pues no siempre le va a salir tan redonda la jugada. Bien en el arranque, el cuadro de Rijkaard se encontró con un Osasuna respondón que aguantó con fuerza el primer cuarto de hora. Luego se limitó a defender y a perder tiempo incesantemente, con el castigo ya Giovani celebra eufórico el gol de Xavi, que pone al Barcelona a seis puntos del Real Madrid sabido sobre la bocina. Pero lo suyo hubiese sido que el Barcelona sumase algún tanto en el primer acto. Asomó en numerosas ocasiones por las inmediaciones de Ricardo, pero algo psicológico tiene este equipo que no sabe culminar, tiene fobia al gol. Lo que antes siempre acababa en las redes ahora se queda en un ¡uy! y en un puntapié a la silla de delante, que es la que recibe el enfado. Dice Rijkaard que lo importante es generar esas opciones, pero se olvida que el fútbol es el gol. Ni más ni menos. Sin hacer nada del otro mundo, los primeros 45 minutos del Barcelona son dignos, REUTERS aceptables. Llegó y llegó, pero falló en los últimos metros. Y el Osasuna, lo dicho, atrevido con una defensa adelantadísima e incordiando por las bandas, dejando en evidencia a Zambrotta y a Abidal, no hizo trabajar demasiado a Valdés pero alguna tuvo para liarla. Ronaldinho sigue igual La junta del Barça invierte el juntos podemos en un me cago en diez E. Y. BARCELONA. El juntos podemos del Madrid es algo más malsonante en el Camp Nou. El cuadro azulgrana, que vio cómo cuajó el lema en la Casa Blanca, propone en el diario gratuito que reparte en cada partido- Barça. Camp Nou -que el pueblo exprese su rabia y proclamen algo así como Me cago en diez Mecagoncony Las victorias nos tienen que estimular y las derrotas no nos deben paralizar, sino motivarnos para superarlas... Un arrebato que sea rebeldía y no resignación relata el editorial. Es una medida que toma la junta directiva para incentivar y motivar al personal, que andaba resignado antes de esta jornada tan productiva para los intereses azulgrana. Sin embargo, y aunque pueda quedar justificada por lo desagradecido del temporal, estaría bien que la directiva contagiase al aficionado, ya que ayer sólo se presentaron 56.221 personas sobre un aforo de 98.772 asientos. El Barça perdona demasiado Por contra, la segunda parte fue mediocre. Es lo que tiene este equipo, que nunca sabes cómo te va a salir. Perdió la iniciativa y no le dio rapidez al movimiento del balón, desquiciado ante el buen repliegue navarro. Y en estas movió ficha Rijkaard, que hipotecó todas las opciones de los suyos en Ronaldinho. Sentó primero al señor fuera de juego -Henry- -y luego a un deslucido Messi, dándole todos los galones al brasileño. Nada de nada, sigue igual que hace un mes y, que a nadie le moleste, se le ve realmente gordo. Se consumían los minutos sin que el Barcelona transmitiese mucho, sin que encontrase la clave para abrir la caja. Sólo una llegada clara destaca antes del gol de Xavi, que llegó de la forma menos esparada para alimentar la épica. A seis puntos, vuelve a soñar con la Liga.